#Sociedad

Todos somos migrantes

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Adoptar posturas claras, tajantes, sin medias tintas, consistentes y consecuentes tienden a ser buenas señales, cuando se trata de propuestas positivas, en favor del ser humano. No lo son cuando tales posturas están dirigidas contra grupos de personas, incriminándolas, discriminándolas aduciendo los más diversos motivos.


Así se está haciendo en el presente siglo en los más diversos rincones del mundo, ahora con el foco puesto en los inmigrantes.
En Chile, la derecha se está agarrando de esta veta que le permite emborrachar la perdiz y entroncar tan bien con su filosofía de generar crisis y luego inculpar a terceros.

En USA acaba de triunfar un candidato a la presidencia, Trump, con un discurso basado, entre otros, contra los inmigrantes, en específico, “los ilegales”, sin importar el tiempo que llevan como tales, sus lazos familiares, sus aportes, ni los motivos de su situación, ni que USA fue construido por inmigrantes y arrinconando a los nativos.

Desde antes de Trump, pero especialmente desde su triunfo electoral, las banderas del nacionalismo están recuperando terreno alentadas por las crisis económicas, las incertidumbres, los temores “al otro”, “al distinto”. Olvidamos nuestra común condición humana buscando un chivo expiatorio. Así lo hizo Hitler en la primera mitad del siglo pasado cuando puso la mira en los judíos, los gitanos y todo aquel que no fuese ario, a quienes sindicó como responsables de la crisis económico-financiera en que estaba sumergida Alemania; así lo hizo en la segunda mitad del siglo XX el innombrable y sus compañeros de ruta latinoamericanos vía operación Cóndor, cuando puso el foco en los marxistas, los comunistas, como los responsables de la crisis económico-política que vivía Chile.

Así se está haciendo en el presente siglo en los más diversos rincones del mundo, ahora con el foco puesto en los inmigrantes. En Europa contra quienes provienen de países africanos escapando del hambre y de la guerra en Siria; en USA contra los latinos y musulmanes. En Chile, la derecha se está agarrando de esta veta que le permite emborrachar la perdiz y entroncar tan bien con su filosofía de generar crisis y luego inculpar a terceros.

En Alemania, para frenar a una ultraderecha nacionalista que está tomando vuelo, Merkel ha resuelto repostularse sobre la base de ideas positivas, del aporte de los inmigrantes, de su condición humana, del derecho de todo hombre y mujer a vivir en paz en cualquier lugar del mundo. En Austria, a duras penas acaba de evitarse el triunfo de ese nacionalismo rancio fundado en el temor a quien ve como un enemigo. En USA el nacionalismo está contenido en el reciente triunfo de Trump al amparo del slogan “para volver a ser grandes”, donde una de las medidas para su logro reside en la expulsión de los millones de inmigrantes ilegales que residen en ese país.

No olvidemos que ante todo somos personas, con iguales derechos y deberes, que habitamos un mismo mundo, que no elegimos la familia ni el país en que nacemos. No olvidemos que la inmensa mayoría de las migraciones no son voluntarias, sino consecuencia de circunstancias, persecuciones o en busca de un trabajo esquivo en la tierra que nos vio nacer.

No olvidemos que los delitos son cometidos tanto por chilenos como extranjeros y que los chilenos no tenemos más “derechos” para delinquir que los inmigrantes. No discriminar es de la esencia del verdadero desarrollo. No olvidemos que la tasa de delitos cometidos por inmigrantes no es mayor que la de los chilenos. No nos dejemos llevar por titulares efectistas que ya se están enarbolando en los medios de comunicación.

El nacionalismo es expresión de subdesarrollo, de la explotación del miedo. Resistir esta tentación es uno de los grandes desafíos que tenemos por delante. El nacionalismo ignora los aportes y la riqueza que traen consigo los migrantes.

Por ello, con mucha fuerza proclamo: todos somos migrantes!

TAGS: #Cultura #Migrantes Inmigrantes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Andrés

12 de Diciembre

Sólo palabrería barata pregúntale al poblador de la periferia que piensa de tu discurso integrador al que sube al transantiago y ve como los extranjeros no pagan sabes lo que piensan al ir al consultorio y ver como está lleno de inmigrantes que siente que le quitan su lugar, tu no los convences con tu discurso humanitario a ti no te afecta, baja de la nube en que vives y ve al barrio a las poblaciones y pregúntales a ellos son los que si se sienten afectados con tanto inmigrante en SU país.

12 de Diciembre

Entiendo que en las poblaciones es donde más y mejor han acogido a los inmigrantes, y que es en la nube donde no los quieren.

Son personas, y como tales tenemos la obligación moral de tratarlos, a ellos, así como a nosotros mismos.

13 de Diciembre

Andres, y que pasaba cuando esos mismos pobladores ysaba el mismo sistema de movilizacion pra llegar al mismo consultorio cuando el numero de inmgrantes eran tan minimo que nadie reakmente los veia? Eran mejor la atencion de salud? Se caminaba de noche tranquilamente sin miedo?, No habia problemas para cambiarse de pega cuando la paga era mejor? Los bonos que todos los gobiernos han empleado para desinflar la presion social no existiian? La corrupcion, desfalcos y arreglines de alcaldes, regidores y otros metidos en el sistema jamas existieron y todo comenzo cuando los emigrantes legales e ilegales empezaron a llegar a Chile? N
El verdadero problema es que los emigrantes han puesto una vara demasiada alta para los que viven de la caridad de los gobiernos con sus bonos y perdonazos, incapacitados para sacrificarse como el ejemplo que el inmigrante lo hace dia a dia, manyeniendo su familia unida y haciendo yodo lo posible para que sus hijos estudien y sean mejores, una actitud que el chileno perdio hace mucho pero mucho tiempo. El chileno se acostumbro a llorar y estirar la mano culpando a todos de su desgracia, Anres eran los patrones, Hoy son los inmigtantes,

12 de Diciembre

Creo que es al revés, se termina discriminando por este complejo a no discriminar.

El problema de USA y de Chile y quizá cuantos mas es que no hay una política migratoria, en realidad hay ciclos de tolerancia e intolerancia a “los inmigrantes”, entre los cuales hay desde el mas antisocial y peligroso hasta el mas honesto, trabajador y talentoso. Entran todos mezclados. El problema es al revés, no se discrimina a los inmigrantes, al menos no de la forma correcta, justamente por esta tranca absurda de la no discriminación..

Los países emergentes como Australia, Nueva Zelandia, Canadá, Irlanda. etc… tienen una política migratoria: sólo entran a esos países a quines tienen antecedentes limpios y además califican en determinadas profesiones y oficios determinados por la demanda de mano de obra interna. O sea se discrimina antes ingresar y asi se evita la injusta discriminación posterior.

Saludos

Ver todos
Ocultar