#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Secretos de una Pasión (Netflix).  Mala traducción (The Reader) para una película extraordinaria.  En parte es la historia de la “culpa” de la sociedad alemana posterior a la Segunda Guerra matizado con un romance que a ratos parece un poema.

El profesor de Derecho (Bruno Ganz) que realiza un Seminario con tan solo cinco alumnos en 1958 (señal de que una preocupación masiva del tema, no existía) plantea lo siguiente: “Las sociedades se rigen por las leyes, nunca por la moral”

Es una afirmación que estremece y da para pensar.  Como espectador no podemos dejar de preguntarnos cómo sería a la inversa: una sociedad regida por lo moral por sobre lo legal.


Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales y amorales.

No olvidar que la historia se desarrolla no en Ruanda ni Burundi, si no en el país de Goethe, Brams, Kant, Bach, Schopenhauer y un largo etc.  Obligatoriamente renace la pregunta que muchos se han hecho estos últimos 70 años: ¿como una sociedad culta como la alemana llegó a cobijar y promover ese horror?

No aventuraré una respuesta que otros han intentado, con febles resultados.

Recordemos en La Lista de Schindler cuando desalojan un edificio de judíos en Varsovia y entre culatazos, balazos y violencia desatada un oficial se da el tiempo para tocar el piano. Otros dos soldados se detienen por un instante para preguntarse uno al otro: ¿Brams… Bach?

Jamás la sociedad chilena alcanzará el nivel cultural de la alemana, ni en mil años, a lo máximo dos pelados se preguntarían si su capitán está guitarreando el Guatón Loyola o La Pirilacha.

Pues si en la culta, intelectual e industrial Alemania germinaron conductas criminales como nunca la humanidad conociera, en esta larga, angosta, rasca y monoproductora sociedad el salvajismo nació desde de la ignorancia en estado puro.

Retomando el dilema que platea el profesor en el film. 

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales y amorales.

Me permito sugerir dos recientes ejemplos locales:

Inmoral: “al Tribunal Constitucional no hay que reformarlo, pues a nosotros nos conviene tal como está” (Carlos Larraín)

Amoral: “bueno, esas son formas tradicionales que tienen los delincuentes de celebrar a sus muertos” (General de Carabineros “explicando” los balazos y fuegos de artificio en La Granja)

La otra interrogante del film: ¿se puede juzgar a quien actuó bajo el amparo de las leyes de su tiempo con las leyes de hoy? 

Por estos lados los violadores de DD.HH. tienen la falaz respuesta a flor de labios:

-Solo cumplí órdenes.
-Pero ¿órdenes de quien?.
-De mi comandante.
-Señor comandante: ¿usted impartió esa orden y amparado en qué ley?
-Si, yo la dí amparado en que estábamos en Estado de Guerra.

Falacia, pues para la atrocidad existe la excusa del “estado de guerra”, pero para respetar los derechos de los prisioneros de ese mismo “estado de guerra”, reglas que los hombres se impusieron a principios del s.XX en Ginebra en un intento de humanizar las guerras, simplemente no existe.  Cheyre es fiel exponente de esto ultimo.

El film sugiere que la sociedad alemana o permitió  a sabiendas o miró hacia un costados todas las atrocidades.  O quizás fue el orgullo. La acusada de crímenes de lesa humanidad pudo perfectamente salvarse de una condena a perpetua o quizás obtener una menor si tan solo hubiese dicho; “nunca podría haber hecho ese informe pues soy analfabeta”.

Pero reconocer eso, exponer tal vergüenza ante una sala atestada de estudiantes, prensa y público, le resultó imposible.

En lo que respecta al joven estudiante de derecho que hace tan solo seis años atrás con 15 años había tenido un tórrido romance con la acusada entonces de 36, bien pudo hablar con el juez e informarle que su ex enamorada no sabía leer ni escribir.

Pero ese joven representa a la Alemania de Hitler, nazis o no nazis que escondieron la cabeza como avestruz, sin regirse por la ley ni la moral.

TAGS: #Alemania Cine Segunda Guerra Mundial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Tenemos la pretensión de dejar notar que en Colombia hubo un presidente de piel negra que ha ocupado el cargo más alto de la política (la presidencia) a pesar de sus orígenes humildes.
+VER MÁS
#Cultura

Orígenes humildes de Juan José Nieto Gil. Primer presidente negro de Colombia

El saludable efecto, constatado en Israel, con la reducción ostensible de la tasa de contagios, posterior a la vacunación, nos da la esperanza, de que en Chile se pueda lograr ese mismo efecto. Pero se re ...
+VER MÁS
#Salud

Responsabilidad: la única vacuna

Su llamada cayó en el momento en que estaba tirado sobre la cama y mis planes de salir se habían evaporado. Cuando la oí hablar, noté los típicos balbuceos por efecto de mucha cerveza y chicha fermentada
+VER MÁS
#Cultura

Eso que pensamos que no dolerá

Que no exista un órgano responsable de la revisión del estudio de riesgo por amenaza de incendio no puede servir como excusa para no hacerlo porque eso implica una interpretación que deja sin aplicación ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sí hay culpables en el mega incendio en Quilpué

Nuevos

Tenemos la pretensión de dejar notar que en Colombia hubo un presidente de piel negra que ha ocupado el cargo más alto de la política (la presidencia) a pesar de sus orígenes humildes.
+VER MÁS
#Cultura

Orígenes humildes de Juan José Nieto Gil. Primer presidente negro de Colombia

El saludable efecto, constatado en Israel, con la reducción ostensible de la tasa de contagios, posterior a la vacunación, nos da la esperanza, de que en Chile se pueda lograr ese mismo efecto. Pero se re ...
+VER MÁS
#Salud

Responsabilidad: la única vacuna

Su llamada cayó en el momento en que estaba tirado sobre la cama y mis planes de salir se habían evaporado. Cuando la oí hablar, noté los típicos balbuceos por efecto de mucha cerveza y chicha fermentada
+VER MÁS
#Cultura

Eso que pensamos que no dolerá

Que no exista un órgano responsable de la revisión del estudio de riesgo por amenaza de incendio no puede servir como excusa para no hacerlo porque eso implica una interpretación que deja sin aplicación ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sí hay culpables en el mega incendio en Quilpué

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos

La vida nos enseña que tanto las enfermedades, como el tratamiento y la muerte al fin, están dotadas de clase social, por una condicionante social que es el cuidado, el reposo, el tratamiento oportuno, la ...
+VER MÁS
#Política

La metáfora de la Muerte Roja

Cada piedra y montaña, árbol y bosque, animal y jauría, persona y comunidad pertenecen a un todo (todos) de una manera tal que son las interrelaciones las que hacen los miembros o elementos.
+VER MÁS
#Política

Razones del todo en los rituales del buen vivir