#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Secretos de una Pasión (Netflix).  Mala traducción (The Reader) para una película extraordinaria.  En parte es la historia de la “culpa” de la sociedad alemana posterior a la Segunda Guerra matizado con un romance que a ratos parece un poema.

El profesor de Derecho (Bruno Ganz) que realiza un Seminario con tan solo cinco alumnos en 1958 (señal de que una preocupación masiva del tema, no existía) plantea lo siguiente: “Las sociedades se rigen por las leyes, nunca por la moral”

Es una afirmación que estremece y da para pensar.  Como espectador no podemos dejar de preguntarnos cómo sería a la inversa: una sociedad regida por lo moral por sobre lo legal.


Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales y amorales.

No olvidar que la historia se desarrolla no en Ruanda ni Burundi, si no en el país de Goethe, Brams, Kant, Bach, Schopenhauer y un largo etc.  Obligatoriamente renace la pregunta que muchos se han hecho estos últimos 70 años: ¿como una sociedad culta como la alemana llegó a cobijar y promover ese horror?

No aventuraré una respuesta que otros han intentado, con febles resultados.

Recordemos en La Lista de Schindler cuando desalojan un edificio de judíos en Varsovia y entre culatazos, balazos y violencia desatada un oficial se da el tiempo para tocar el piano. Otros dos soldados se detienen por un instante para preguntarse uno al otro: ¿Brams… Bach?

Jamás la sociedad chilena alcanzará el nivel cultural de la alemana, ni en mil años, a lo máximo dos pelados se preguntarían si su capitán está guitarreando el Guatón Loyola o La Pirilacha.

Pues si en la culta, intelectual e industrial Alemania germinaron conductas criminales como nunca la humanidad conociera, en esta larga, angosta, rasca y monoproductora sociedad el salvajismo nació desde de la ignorancia en estado puro.

Retomando el dilema que platea el profesor en el film. 

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales y amorales.

Me permito sugerir dos recientes ejemplos locales:

Inmoral: “al Tribunal Constitucional no hay que reformarlo, pues a nosotros nos conviene tal como está” (Carlos Larraín)

Amoral: “bueno, esas son formas tradicionales que tienen los delincuentes de celebrar a sus muertos” (General de Carabineros “explicando” los balazos y fuegos de artificio en La Granja)

La otra interrogante del film: ¿se puede juzgar a quien actuó bajo el amparo de las leyes de su tiempo con las leyes de hoy? 

Por estos lados los violadores de DD.HH. tienen la falaz respuesta a flor de labios:

-Solo cumplí órdenes.
-Pero ¿órdenes de quien?.
-De mi comandante.
-Señor comandante: ¿usted impartió esa orden y amparado en qué ley?
-Si, yo la dí amparado en que estábamos en Estado de Guerra.

Falacia, pues para la atrocidad existe la excusa del “estado de guerra”, pero para respetar los derechos de los prisioneros de ese mismo “estado de guerra”, reglas que los hombres se impusieron a principios del s.XX en Ginebra en un intento de humanizar las guerras, simplemente no existe.  Cheyre es fiel exponente de esto ultimo.

El film sugiere que la sociedad alemana o permitió  a sabiendas o miró hacia un costados todas las atrocidades.  O quizás fue el orgullo. La acusada de crímenes de lesa humanidad pudo perfectamente salvarse de una condena a perpetua o quizás obtener una menor si tan solo hubiese dicho; “nunca podría haber hecho ese informe pues soy analfabeta”.

Pero reconocer eso, exponer tal vergüenza ante una sala atestada de estudiantes, prensa y público, le resultó imposible.

En lo que respecta al joven estudiante de derecho que hace tan solo seis años atrás con 15 años había tenido un tórrido romance con la acusada entonces de 36, bien pudo hablar con el juez e informarle que su ex enamorada no sabía leer ni escribir.

Pero ese joven representa a la Alemania de Hitler, nazis o no nazis que escondieron la cabeza como avestruz, sin regirse por la ley ni la moral.

TAGS: #Alemania Cine Segunda Guerra Mundial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
El teletrabajo surge como una práctica común para la mayoría de los hogares donde hay mujeres que trabajan y que tienen responsabilidades domésticas, que hacen difícil la posibilidad de conciliar los r ...
+VER MÁS
#Género

Para que el teletrabajo no sea una ilusión óptica

La normalidad migrante es una realidad muchas veces marginada, ligada a los estándares de la vulnerabilidad y no reconocida institucionalmente
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La ´nueva normalidad`que vive la población migrante en Chile

No podemos ser un país donde la gente come según la voluntad del otro. No podemos ser un país que depende de la solidaridad.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Pueblo de Chile

No estamos ante la típica reforma administrativa y ni siquiera constitucional, sino frente a la necesidad de una reconceptualización, “un reseteo”, de los conceptos y categorías que la política ha u ...
+VER MÁS
#Política

La política es incapaz de gestionar la creciente complejidad

Popular

El teletrabajo surge como una práctica común para la mayoría de los hogares donde hay mujeres que trabajan y que tienen responsabilidades domésticas, que hacen difícil la posibilidad de conciliar los r ...
+VER MÁS
#Género

Para que el teletrabajo no sea una ilusión óptica

La normalidad migrante es una realidad muchas veces marginada, ligada a los estándares de la vulnerabilidad y no reconocida institucionalmente
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La ´nueva normalidad`que vive la población migrante en Chile

No podemos ser un país donde la gente come según la voluntad del otro. No podemos ser un país que depende de la solidaridad.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Pueblo de Chile

No estamos ante la típica reforma administrativa y ni siquiera constitucional, sino frente a la necesidad de una reconceptualización, “un reseteo”, de los conceptos y categorías que la política ha u ...
+VER MÁS
#Política

La política es incapaz de gestionar la creciente complejidad

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Debemos sacar de nuestras cabezas que nosotros, por el simple hecho de ser nosotros, tenemos menos probabilidades de contraer la enfermedad y si nos llegamos a contagiar no será tan grave.
+VER MÁS
#Salud

COVID-19: Cambiar comportamientos es hoy nuestra única y mejor arma