#Sociedad

Nuestra moledora de carne de pobre llamada sistema penal

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Audiencia de sobreseimiento definitivo. El caso, el hallazgo del cadáver de un anciano de 81 años en una de las camas que pone a disposición de lxs indigentes el Ejército de Salvación. El resultado de la autopsia: muerte por neumonía.

Audiencia de preparación de juicio oral. El caso, una mujer de 51 años, trabajadora agrícola, sin antecedentes penales, intentó ingresar a la cárcel de Valparaíso marihuana dentro de una zapatilla. La pena que arriesga: 5 años y un día. La pena impuesta: 541 días, que se cumplirán como remisión condicional de la pena, dado que no tenía antecedentes penales, y multa. La mujer salió llorando.

En el juzgado no se ven mujeres con carteras Luis Vouton, no se ven chaquetas Columbia. En el juzgado se ve una clase social, los trabajadores, los jóvenes metidos en la droga, los pobres. Eso es lo que se ve en el juzgado, los pobres, no “las personas en riesgo social” y esas siutiquerías que se han inventado para hacer menos incómoda esta realidad tan patente. ¿Y por qué? ¿es que los ricos no cometen delitos?

Salvo cierto núcleo duro de la criminalidad que es ineludible (como el homicidio o la violación), gran parte de los delitos no lo son per se, sino porque los parlamentarios han decidido que son tan moralmente reprochables que deben ser sancionados con una pena. El problema es que al parecer a nuestros parlamentarios le parecen éticamente reprochables solo las conductas susceptibles de ser cometidas por las clases bajas, y no por las altas. Y claro, es natural pensar que si me roban el celular en la calle me indignaría, sin embargo, ¿qué pasaría si al llegar a la casa me entero que –ni idea cómo- el banco me está cobrando un seguro que jamás contraté y cuyos intereses ascienden y ascienden? ¿no habría encontrado más desvaliosa esta última conducta que la primera? Y así, la primera conducta es delito, y sale en Chilevisión y el imputado va a la cárcel y queda totalmente marginado del sistema…¿y el segundo? ¿Qué pasa con el segundo?

En el juzgado no se ven mujeres con carteras Luis Vouton, no se ven chaquetas Columbia. En el juzgado se ve una clase social, los trabajadores, los jóvenes metidos en la droga, los pobres. Eso es lo que se ve en el juzgado, los pobres, no “las personas en riesgo social” y esas siutiquerías que se han inventado para hacer menos incómoda esta realidad tan patente.

Como dice un profesor de la escuela, nuestro sistema penal es una máquina de moler carne de pobre, y no puede estar más en lo cierto. Nuestro derecho penal es una viva consagración de los intereses de la clase dominante, que valiéndose del ius puniendi estatal, oprime a las clases más bajas de la sociedad. Es la misma clase social que repugna que alguien pueda ir a la cárcel por lucrar con las universidades, pero aplaude que alguien pueda hacerlo por hurtar un chocolate en el supermercado.

Esas son las relaciones de poder que palpitan bajo el entramado de nuestro derecho, que jamás darán su brazo a torcer, que jamás dejarán al pobre ganar. Son los grandes capitales que –como se ha destapado en el último tiempo– van comprando parlamentarios para que defiendan sus intereses en el Congreso. Luego, esos parlamentarios son los que pululan por las juntas de vecinos, los bingos vecinales, los platos únicos, los que llegan con calendarios y canastas familiares a las poblaciones a pedir votos. Los mismos que luego van a legislar en forma opresiva de esas mismas personas a quienes les estaban pidiendo el voto meses atrás.

Ante esta indignante realidad, que se replica a su vez de diversas maneras en las distintas ramas del derecho, y en el ordenamiento jurídico en su conjunto, no podemos eludir la responsabilidad que nos compete de poner en entredicho las actuales relaciones de poder. Los procesos de cambio en Latinoamérica solo vendrán de la mano de un pueblo comprometido con su historia y su futuro, sin miedo, y con consciencia de la responsabilidad que le compete en las transformaciones que vienen. Es por ello que hemos de poner nuestra profesión al servicio de los cambios sociales, como instrumento para alcanzar la igualdad y devolver el poder a quienes siempre debiesen haberlo tenido: el pueblo.

TAGS: #Desigualdad Sistema Penal

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de Octubre

Es bastante hipócrita la posición de la patronal cuando se trata de hablar de reformas laborales, de cambios en la educación, en la salud, en la institucionalidad, en el derecho y en realidad cuando se plantea cualquier tema. Si lo que se busca es defender intereses propios, los que han prevalecido sin ningún tipo de límites ni consideraciones en los últimos 41 años, los empresarios nos hablan de flexibilización del trabajo, de libertad de los mercados, de apertura de la economía y del “dejar hacer” como máxima expresión de racionalidad política y económica.

Sin embargo, si por el motivo que sea, por crisis que ellos mismos generan con sus políticas neoliberales, consideran que están en riesgos sus ganancias, la acumulación privada del capital y sus diversos negociados entonces ahí sí, en ese preciso momento, recurren al Estado exigiendo de ese modo la intervención del sector público en la economía. De hecho, éste se entromete todo el tiempo pero lo hace siempre en favor de la patronal, en beneficio de su modo de vida que definitivamente es contrario a las demandas de la mayor parte de la población que simplemente intentamos vivir de un salario también definido de antemano por los dueños de Chile. Precisamente por lo anterior, como bien nos lo dice el autor de este artículo, no podemos eludir la responsabilidad que nos corresponde como trabajadores y estudiantes para poner en entredicho las actuales relaciones de poder.

11 de Octubre

Y lo justifican amparándose en el supuesto “principio de subsidiariedad” subyacente en nuestra Constitución. Finalmente logran disfrazar tras argumentos técnicos y jurídicos simplemente lógicas de poder y opresión de clase. Es por ello que no podemos dejar de denunciar esta realidad para que, algún día, los trabajadores vuelvan a golpear la mesa.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

Ojalá podamos retomar la escuela y todas las clases presenciales pero, pensemos bien. No somos los mismos, no podemos ser los mismos, nuestros niños y niñas son diferentes y tenemos que hacernos cargo de ...
+VER MÁS
#Educación

Los niños de la pandemia ¿Qué haremos en las aulas?

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?