#Sociedad

Los mil días de Bielsa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Consumada la partida de Bielsa y las expresiones de dolor y malestar que recorren el país, no deja de impresionar la sintonía que logró con buena parte de la sociedad chilena. Es esta una de las razones, con seguridad, de la emergencia de las voces de la política, entre otras, para representar la frustración por su abrupta partida.

Las esperanzas que levantó para el alicaído orgullo nacional del mundo del fútbol -la música del cuerpo y la fiesta para los ojos, en el decir del escritor uruguayo Eduardo Galeano- resultan incontrarrestables. Así como el pavor futbolero, por revivir nuevamente, el carrusel de tumbo en tumbo de sus logros deportivos y con la conclusión final, de que ninguna lección fue aprendida.

Y el futbol, como el mito de Sísifo entonces, con la condena de los dioses a perder la vista y empujar perpetuamente un peñasco gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que vuelva a caer rodando hasta el valle, y así indefinidamente.

La figura de Bielsa y su liderazgo sobrepasa, a todas luces, el ámbito de las estrategias y tácticas futboleras, y también su versión liberal de explicarlo, como ejemplo de las bondades del mero trabajo y esfuerzo individual para salir de situaciones precarias. Esto último desmentido por  su destitución, que más bien dan señales en dirección contraria: la necesidad de contar con una institucionalidad fuerte, que sea garantía para que justamente el esfuerzo individual pueda surgir, y no verse amenazado, una vez que empieza a florecer, por el afán de usufructo de los poderosos de siempre y de todo ámbito.

Pero la lección de Bielsa, tiene que ver, más que con sus éxitos, con la impronta de su liderazgo, tan a contrapelo de los modelos exitosos actuales. Y son justamente los actores de la política los que debiesen sacar las mejores lecciones y aprendizajes.

Marcelo Bielsa tuvo una profunda coherencia respecto de los contenidos de su liderazgo. No transitó ni de cerca el camino de la farándula, ni siquiera con la tentación, de muchos de nuestros políticos, de acceder a un público distinto y aprovechar de comunicar mejor la función. No cultivó contactos o redes sociales como se le denomina ahora.  Nadie se imagina al rosarino participando en un comercial de TV, como vemos por ejemplo, a muchos rostros  y actores incluso críticos de los patrones valóricos actuales. Quizás Bielsa tiene la convicción que hacer alguna concesión respecto de las pautas culturales de los estilos de liderazgos, no hace más que reafirmar aquello que se pretende modificar. En ese sentido, no sólo resistió los embates que convierte todo en mercancía, sino que propuso una manera  alternativa de entender el éxito. Con sobriedad y sencillez, y como siempre lo expuso, hasta en su última conferencia de prensa, con cierto pudor ante los privilegios que le tocó asumir, dando a entender que la obra siempre debe superar al personaje

Seguramente ante el viejo dilema, de hacer popular el arte o educar lo popular, él estuvo más cerca de lo segundo. Porque el liderazgo debe ser pedagógico no solo respecto de lo programático sino también respecto a su forma de ejercerlo. Y lo más importante demostró que ese camino es posible. Esa es la lección de Bielsa.

Con él, algo hay de cierto, que en estos mil días, el pueblo entró a Pinto Durán. Por eso su  caída, evoca también fantasmáticamente la salida virulenta de los mismos. Ya no podremos decir, que las penas del futbol se pasan con futbol. Más bien recuerdo las palabras de mi buen amigo, el relator deportivo Carlos Campusano (QEPD): “no lo puedo creer, esto se acabo señores”.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación