#Religión

Los neoconcertacionistas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Hay gente que si le pregunta por qué vota aun por la gente de la Concertación le dirá que es porque se opuso a Pinochet; otra porque se opone al gobierno actual; algunos porque gracias a ella consiguió su casa o ese subsidio que le faltaba. Es en estas personas donde se puede reflejar el legado de la República Concertacionista, esa que gobernó al país durante dos décadas cruciales en nuestra historia.
 
A juzgar por los motivos que tienen muchas personas para que Michelle Bachelet ocupe nuevamente la presidencia, se puede decir que hay un sector importante de la población que aún mantiene una ligazón con la Concertación. No obstante, hay muchísimas cosas que la separan de esta coalición, la más duradera de nuestra historia. Ya que se ostenta esta categoría, bueno es criticarla en esas condiciones, evaluando su historia.
 
Bien vale hacer un par de aclaraciones. Se entenderá como República Concertacionista al período de gobierno entre 1990 y 2010, que se divide en dos grandes épocas: el período democratacristiano (1990-2000), y el socialdemócrata (2000-2010). La primera etapa es la de los grandes acuerdos políticos, los primeros encuentros cívico-militares y la inclusión de Chile en el concierto económico mundial. La segunda fase es la de los grandes avances sociales.
 
Muchas personas, beneficiadas con una serie de políticas gubernamentales, se sienten ligadas a la Concertación. Rescatan el rotundo No a Pinochet, el reencuentro de Aylwin, la inclusión al mundo de Frei. Además, rescatan los avances de Lagos y el sentido social de Bachelet, así como su hito histórico de ser la primera mujer en llegar a la presidencia.  Juntan con eso su rol de oposición política al actual gobierno y las ansias de volver pasada esta administración.
 
A estas personas podríamos denominarlas neo o post-concertacionistas, que se incluyen en el período de la “desintegración” o “post-concertacionismo”.
 
Debemos ser sinceros: esta alianza iba derecho a convertirse en un PRI chileno, pues ya estaba montando una maquinaria clientelar que intervenía efectivamente en las elecciones. Por otra parte, tenía una red de personas que actuaban en distintas esferas que se “apernaron” en sus cargos durante largos años. No hay que olvidar, por cierto, los casos de corrupción, sobresueldos, coimas y otros vicios que cometieron sus integrantes.
 
A nivel de coalición, existe una especie de sector transversal que dificulta el recambio generacional (por ende, su renovación y perpetuación) y las reformas necesarias para su adaptación a los tiempos que corren, de una ciudadanía más y mejor organizada. Estas personas, que no se han retirado del poder, si bien tienen una mayor figuración y reconocimiento (por ende, más votación), han enquistado a la coalición mermando su imagen. Ya se demostró con la salida de rostros emblemáticos desde 2008 y con la victoria de Hernán Pinto en las primarias de abril de 2012.
 
22 años de democracia nos enseñaron que ya no basta sólo con un buen discurso, sino que se debe avanzar en un programa de Estado que mire al 2030, con el acuerdo de toda la oposición. Ya no basta con prometer la eterna alegría si por detrás se hacen acuerdos viciados y se ofrecen las grandes riquezas del país al extranjero. Ya no basta solo con la foto del candidato con un niño o un adulto mayor. Hoy es tiempo de que las cúpulas de la coalición despierten de ese sueño en el que duermen desde 1990.
 
Ya no estamos en ese año. Aylwin ya se fue del gobierno, Pinochet ya murió y pasaron los tiempos en que Bachelet llegaba al poder. Hoy son oposición y la gente en masa ha dicho que los rechaza. Es tiempo suficiente para haber leído las señales que está dando Chile y abrir la coalición a los nuevos tiempos.
 
Estoy seguro de que si quitamos la mala hierba del camino y sacamos a esos operadores que todo lo enquistan, y no se cometen bochornos como el de la Convergencia Opositora (que terminó siendo un show mediático para demostrar que los ex presidentes y los más antiguos no quieren soltar sus riendas del poder), esos sectores neoconcertacionistas los apoyarán.
 
Ganar una elección por tener poder no vale. La gente no es tonta y sabe cuándo le mienten. Sabe cuando alguien tiene segundas intenciones y no hace bien su trabajo. Si no despiertan del sueño de 1990 y reconocen con urgencia que ya han pasado 22 años, no sueñen con que vuelva Bachelet o gane otro. Si tienen los mismos equipos y asesores (con mentalidad de fines del siglo pasado) es difícil proyectar el país del siglo XXI.
 
Este es el tiempo del neoconcertacionismo.
————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Nuevos

La escritura es la expresión de mi alma, pero la pintura es la realización de mi espíritu. Quien quiera conocerme solo tiene que ver mis pinturas, me conocería mejor que conversando conmigo en persona.
+VER MÁS
#Cultura

La resistencia a través de la escritura y el arte

Cada septiembre tiende a repetirse la implementación de una suerte de estrategia de la desmemoria. En vez de avanzar más profundamente en verdad y justicia, no, hagamos como si no fue tanto la cosa
+VER MÁS
#Sociedad

La desmemoria como estrategia

Para los ciudadanos, la falta de democracia significa no ser escuchados, ver que las decisiones se toman sin consulta, lo cual va mucho más allá del dato ciudadano/electoral constituido en el momento úni ...
+VER MÁS
#Política

Otra democracia es posible

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos