#Educación

Profesor: Aquel alto honor de la nación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Me enamoré: Soy Profesor desde antes de ser Profesor.

Porque me gustaba que otros aprendieran y porque disfruté plenamente cuando ello se lograba, cuando buscaba mi vocación. Porque cuando comenté que quería estudiar –amén de las piedras de muchos-, lo hacía con orgullo anhelando ser maestro. Porque entré a formarme por la disciplina y salí enamorado de la pedagogía. Porque me sigue llenando el alma, como el primer día, el enseñar.

Por eso, con estas palabras, envío un abrazo a todas y todos quienes me formaron, a quienes en mi familia comparten esta vocación, y todas y todos quienes enseñan.

“Que no te llamen solamente los trabajos fáciles

Es tan bello hacer lo que otros esquivan!”

Gabriela Mistral.

Debería ser el más alto honor de la nación pues la estatura moral de quien enseña se erige más arriba que el punto más alto de la cordillera, porque con cada gesto que se realiza se construye un ciudadano, con el objetivo de buscar la felicidad misma, de adaptarse en un contexto a ratos hostil.

Pero, ¿Estamos educando para fortalecer al ser humano y a la humanidad del ser? ¿Estamos educando para dar el salto al desarrollo? En suma, ¿Siguen teniendo eco las palabras de un centenario Mac Iver cuando nos plantea que “no somos felices”?

Hablar de nosotros, los profesores, a ratos nos deja un sabor agridulce.

Agrio, porque mucho de culpa por no poder responder satisfactoriamente las anteriores preguntas las tiene un sistema que es injusto, perverso, maldito con quienes quieren tener el tiempo suficiente para pensar en cómo enseñar mejor, en cómo atender a la diversidad. Porque les deja despiertos hasta la madrugada corrigiendo pruebas o buscando material.

Pero, lo que es peor, porque hay algunos que no quisieron seguir más por el hambre latente en la billetera a fin de mes o porque se saturaron por las injustas condiciones de nuestra identidad. Y lo que es más grave, porque hay aquellos que simplemente dejaron de creer. En síntesis, se jubilaron mentalmente.

Sin embargo, es muchísimo más esperanzador hablar de lo dulce, porque gracias a esa formación noble de tantos, es que somos los que hoy somos, los que queremos construir futuro para volver a mirarlos después de muchos años a los ojos y mostrarles que, a pesar de todo lo que puedan decirnos o de enrostrarnos en la cara la pobreza y las dificultades, se puede.

Dulce, porque probablemente algunos de los recuerdos y enseñanzas más preciosas que poseemos son con nuestras profesoras y nuestros profesores. Desde los primeros, los que hoy emparejan la cancha e impiden que personas de contextos desiguales se separen en tercer año básico para no volverse a ver. Esos que nos enseñaron a leer, a jugar a la pelota, a dilucidar las operaciones básicas o a cuidar nuestro entorno. Aquellos que nos guiaron el pensamiento o el conocimiento del cuerpo humano y las sensaciones más hermosas de la adolescencia, o que nos prendaron con el valor de una poesía o del conocimiento crítico de nuestra historia nacional. O esos que, un poco por privilegio, otro poco por cariño y otro más por convicción, nos enseñaron a formar personas.

Parra nos hablaba de ser profesor en un liceo oscuro, perdiendo la voz haciendo clases; Mistral pedía al Señor que le permitiera amar y ser verso perfecto en cada una de sus niñas; Darío Salas con pasión nos transmitió sobre el fin fundamental de nuestra obra, que es la constante reflexión sobre la cotidiana experiencia que nos hará crecer en solidez y fineza. Cada uno, desde su tiempo, nos permea a ser los elementos fundamentales de la sociedad.

Hoy Chile no está cuidando a sus profesoras y profesores. Y es que parte de las normalizaciones educativas que se están llevando a cabo no debe quedar fuera parte del corazón de nuestro sistema. Es justo porque debe bajar la carga horaria, porque se debe poner el foco en el acompañamiento profesional, en una mayor presencia investigativa, en la formación continua y el reconocimiento profesional y social. Nuestras autoridades tendrán la palabra siguiente, porque se deposita en ellas el compromiso por recuperar el honor más alto de la Nación.

Hasta entonces, a pesar de todo, será siempre honor y orgullo saludar con el pecho inflado y, antes de dar el nombre, mirar a los ojos y decir que se es profesor. No sólo por la nobleza que ello implica, sino porque me enamoré de la profesión desde mucho antes de ser profesor, porque la sola palabra sigue llenando el alma.

——————————-
Imagen

TAGS: #Profesores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

En el diálogo no se trata solamente de poner nuestras propias ideas válidas en sí misma, si no también recoger autenticamente los planteamientos de la otredad.
+VER MÁS
#Medios

Diálogo y participación: una mirada educomunicativa

Popular

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

En el diálogo no se trata solamente de poner nuestras propias ideas válidas en sí misma, si no también recoger autenticamente los planteamientos de la otredad.
+VER MÁS
#Medios

Diálogo y participación: una mirada educomunicativa

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista