#Política

Una Nueva Constitución de todas y todos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Foto: Diario U de Chile

La necesidad de que Chile tenga una nueva Constitución se ha hecho cada vez más evidente. Nuestra actual carta magna no es el producto de una adecuada deliberación democrática y ello le resta legitimidad. Pero ella no sólo tiene un vicio de origen, además en su estructuración se verifican una serie de falencias en torno a materias de derechos sociales, civiles y económicos, una estructura de Estado altamente centralizada, sistemas contramayoritarios que facilitan el veto de las minorías e impedimentos que dificultan la representación de las mujeres, de los pobres, de los pueblos originarios y de las regiones.


Quienes estamos por una Asamblea Constituyente, creemos que este es el mecanismo que asegura de mejor manera la participación de la ciudadanía en el diseño institucional.

En definitiva, esta no es sólo una Constitución con severos déficit de legitimidad. Además, es una mala regla para fijar la convivencia democrática que se merece nuestro país. Por todo ello debemos cambiarla.

El consenso frente a la necesidad de una nueva Constitución ha crecido a pasos agigantados. De acuerdo a los datos del Informe de Desarrollo Humano 2015 del PNUD (”Los tiempos de la politización”), un 67% de la población quiere cambios profundos en la Constitución. El mismo PNUD ha dado a conocer datos de su Encuesta Desarrollo Humano 2013, donde se explicita que el 72% considera “muy importante” cambiar la Constitución.

Ello ha redundando en que, con matices más o matices menos, entre los partidos y movimientos políticos, hoy existe un amplio acuerdo (que uno puede visualizar desde sectores como Evopoli y Renovación Nacional hasta la movimientos de izquierda extraparlamentarios, pasando por toda la Nueva Mayoría) de que Chile requiere un cambio constitucional profundo.

Donde no tenemos acuerdo en el mundo político, es respecto al mecanismo o metodología con que se debe realizar el diseño de la nueva Constitución. Ello a pesar de que los datos indican que la ciudadanía prefiere un mecanismo que radique la decisión del cambio constitucional en sí misma (1) .

Debemos reconocer que la confianza de las chilenas y los chilenos en sus instituciones democráticas se ha visto profundamente dañada, sobre todo luego de que se hiciera evidente la impresentable relación que existe en nuestro país entre política y dinero. Hoy justamente la manera de recuperar confianzas frente a la crisis que vivimos, pasa por incorporar a la ciudadanía al proceso de diseño de las nuevas reglas y normas que tendrá nuestra nueva Constitución.

Quienes estamos por una Asamblea Constituyente, creemos que este es el mecanismo que asegura de mejor manera la participación de la ciudadanía en el diseño institucional. La concurrencia vinculante de la ciudadanía a un nuevo pacto institucional, asegurará la adhesión al mismo y la legitimidad que Chile requiere para avanzar en su desarrollo. Necesitamos, todas y todos juntos, hacer frente a la baja de la participación electoral, al descrédito de las instituciones y al desprestigio de algunas prácticas políticas.

Además, asegurar a la ciudadanía el acceso a la deliberación de los contenidos, coloca a ésta en una mejor posición para instalar en el nuevo texto constitucional, una mejor protección de los derechos fundamentales, que equilibre la relación existente entre privilegiados y los más débiles.

Por otro lado, una AC entrega la posibilidad a las regiones de incidir de manera mucho más relevante en el diseño y el ordenamiento territorial y administrativo del país, pues el proceso posibilita el debate sobre la organización del Estado.

Creo firmemente que hoy Chile tiene la oportunidad de resolver el problema del cambio constitucional en un marco de convivencia cívica e institucional. 54 diputadas y diputados han presentado un proyecto que otorga facultades al Ejecutivo para convocar a un plebiscito. No todos tenemos que estar de acuerdo en una Asamblea Constituyente. Tener diversas visiones respecto al mecanismo óptimo de diseño de la nueva Constitución es legítimo y enriquece el debate. Pero sin lugar a dudas, ello debe ser resuelto por la misma ciudadanía. En definitiva, se trata de que sea el pueblo el que pueda manifestarse.

(1) Los datos de la encuesta Lapop 2012 indican que un sustantivo 89% prefiere que la misma ciudadanía decida las reformas constitucionales versus un 11% que se inclina porque dicha decisión radique en el Congreso.

Por Alfonso de Urresti Longton
@adeurresti

Senador de la República
Región de Los Ríos

TAGS: #AsambleaConstituyente #NuevaConstitución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Esta es la oportunidad de cuestionarnos qué entendemos por excelencia, trabajo y calidad de nuestras vidas
+VER MÁS
#Educación

Tengo sueño

Donde hoy terminar con las bolsas plásticas o ayer con la extracción y uso de asbesto han sido cuestionados porque afectarán el empleo.   ¿Lo mismo para el término de enfermedades asociadas a lucrati ...
+VER MÁS
#Economía

Producir/comprar local: Ni chovinismo ni moda, una opción sustentable

El lucrativo negocio inmobiliario contempla 471 departamentos, un local comercial, 133 estacionamientos y sus faenas preliminares comenzaron en octubre de 2018 con la excavación del terreno.
+VER MÁS
#Ciudad

Alcalde Delgado ¿Hará cumplir el dictamen de Contraloría?

La COP25 se presenta como un momento estratégico para elevar la agenda ambiental hasta las prioridades de la agenda pública chilena
+VER MÁS
#Política

Dentro y fuera de la #COP25

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

¿Usted piensa que están vigentes los principios de libertad, igualdad y fraternidad? ¿Los vive en las calles, o cuándo busca su atención de salud, o cuándo pide ser atendido en un servicio público? ...
+VER MÁS
#Sociedad

Laicismo ¿Vigencia de los principios de libertad, igualdad y fraternidad?