#Política

Rosauro Martínez: la evidencia del fracaso democrático

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cómo puede ser que hayamos construido una libertad manteniéndole resguardo a quienes nos castraron mentalmente como país, sin siquiera poder entender que no bastaba con que se acabara la dictadura, sino que también era imperioso restaurar nuestra conciencia y nuestro sentido democrático.

Rosauro Martínez está en la mirada de opinión pública. Y no es para menos ya que ayer se supo su desafuero, debido a su “presunta”- eso es por lo menos lo que dice la justicia hasta el momento- participación en homicidios calificados a miristas en 1981, en el marco de la llamada “Operación Machete”.

Rosauro, quien fue miembro de la DINA durante la dictadura, ha formado parte del Congreso desde el 11 de Marzo de 1994, compartiendo la labor parlamentaria con quienes estuvieron del otro lado de la moneda en materia política durante los diecisiete años de represión en Chile.

Habían datos, habían investigaciones de periodistas y un sinfín de declaraciones que lo inculpaban, sin embargo no es hasta hace poco tiempo que esto cayó en la justicia nacional.

Nadie decía nada, y seguíamos disfrutando de esto que tan maravillosamente llamamos democracia, sin poner en disposición de tribunales a quienes hicieron imposible que esta volviera, durante muchos años.

No fuimos capaces de preguntar, de dudar y darnos cuenta que habían cosas que estaban frente a nuestros ojos, pero no queríamos ver debido a ese miedo que calaba hondo y que estaba  convirtiéndose de a poco en acomodamiento. En una seguridad de superioridad democrática que nos carcomió la conciencia y los ideales.

Lo principal era no enojar a los militares porque, como ellos nos dijeron, lo “democrático” partía con ellos, y mientras no les discutieran su espíritu patrio, tal vez todo podría seguir su curso según lo que estimuló su institucionalidad, o por lo menos la que ellos ayudaron a construir.

Rosauro es un ejemplo de ello. A veinticuatro años de recuperada la democracia, el hecho de que hoy recién se proceda a juzgar este tipo de accionares de organismos de inteligencia que usaban el poder del Estado para suprimir violentamente la disidencia, nos habla mucho de la mentalidad que nos ha gobernado por años.  Y nos ratifica que la prudencia y el olvido de ciertos valores no tienen por qué ir de la mano, como nos han querido contar.

Martínez es quizás la evidencia de que la libertad que alguna vez se quiso fracasó. Esto porque nunca nos atrevimos a molestar a nuestros carceleros, y menos a decirles realmente -por medio de la justicia, no solamente con insultos- de que lo que hicieron no era el bien de esa patria que dijeron defender, sino que hirieron vidas, partieron en dos a familias y socavaron la dignidad de muchos. Demasiados.

Si bien el dicho es “la justicia tarda pero llega”, lo cierto es que la tardanza en este caso tiene que ver con asimilar lo que fuimos, lo que sufrimos y lo que aceptamos. Independiente de si el diputado Martínez fue o no responsable de lo que se le imputa, lo cierto es que sí fue parte de la represión, y de la protección de valores que legalizaban lo que en toda sociedad decente es inmoral.

Más que condenar la actitud del parlamentario – porque evidentemente haber formado parte de organismo de las características de la DINA es condenable- lo que debemos hacer es mirarnos al espejo como sociedad y preguntarnos cómo es posible que recién ahora estas cosas nos parezcan un horror. Cómo puede ser que hayamos construido una libertad manteniéndole resguardo a quienes nos castraron mentalmente como país, sin siquiera poder entender que no bastaba con que se acabara la dictadura, sino que también era imperioso restaurar nuestra conciencia y nuestro sentido democrático.

¡Cómo es posible que una persona con los antecedentes de Rosauro haya sido candidato a algo en este país! ¡Cómo es posible que yo recién en 2014 sea capaz de escribir esto que debió haber sido escrito hace años!

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de agosto

El tema de los derechos humanos es tremendo porque se trata de luchar por la verdad, por la justicia, por la reparación histórica de las víctimas y por una pedagogía política que se concretice de manera efectiva en el “nunca más”. Sin embargo, también involucra garantías constitucionales relacionadas con la dignidad en el trabajo, con la posibilidad de estudiar, de capacitarse o de sanarse en los hospitales públicos en un ámbito de respeto y cuidado. En otras palabras, se trata también de reivindicar la salud y la educación como derechos fundamentales porque son prioritarios para aspirar a una mejor calidad de vida que es lo que finalmente se busca.

Por desgracia en el Chile de hoy no es nada grato vivir de un salario porque este la mayor parte de las veces es mínimo y no tiene relación alguna con nuestro esfuerzo y necesidades. Es así porque este régimen sigue favoreciendo a la patronal que fue la gran protagonista del golpe y la conductora actual del neoliberalismo que nos somete a sus designios. Eso es clave: cuando nos referimos a los derechos humanos la derecha duopólica nos plantea que dejemos atrás el pasado, que no seamos resentidos y que busquemos la reconciliación. El asunto es que los derechos humanos en su sentido más amplio, es decir, desde la perspectiva que implica conquistas tanto políticas como sociales concretas, es un tema plenamente vigente porque los problemas asociados a ellos no han sido resueltos. Tal vez ahí se explique en parte las preguntas que hace el autor de este artículo respecto de la impunidad del señor Rosauro. Es decir, estos temas solo serán pasado cuando la “justicia” contra los genocidas deje de ser tan permisiva y cuando los trabajadores dejemos de vivir en condiciones paupérrimas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Un factor de riesgo es aquella instancia que puede llegar a provocar un daño, patología o lesión, sea física o sicológica en los trabajadores, y que tenga su origen en el entorno o las prácticas labor ...
+VER MÁS
#Trabajo

El riesgo psicosocial como una herramienta generadora de valor

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado