#Política

Partido Republicano y los silencios de la derecha democrática

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Común es la reiteración en los medios de comunicación sobre cómo, desde la sociedad civil o la ciudadanía, se pone en riesgo la institucionalidad y, por consecuencia, la democracia.  Cómo por las protestas, expresiones públicas y acciones de la más diversa índole el Estado de Derecho es torpedeado por quienes, bajo el marco actual, no tienen otra herramienta de incidencia en el espacio colectivo.


¿Validará con sus silencios la derecha democrática el avance de un movimiento cuya gran parte de su visión había quedado atrás?

Se va instalando así que quienes abogan por cambios estructurales son radicales, a quienes hay que ignorar o deslegitimar. Uno de los efectos de aquello es que el sistema se mantiene sin mutaciones de fondo. Un sistema donde el acceso a derechos como educación y salud de calidad está directamente relacionado con el poder adquisitivo de las familias, donde un profesor luego de 35 o 40 años de servicio termina sus días con pensiones de 160 mil pesos, donde hay hombres y mujeres con plomo, arsénico y mercurio en sus cuerpos porque el Estado permite industrias contaminantes en sus comunidades.  Donde se mercantiliza todo, incluso la naturaleza.

La pregunta es, entonces, ¿quién es el radical? ¿Los que quieren cambiar este modelo y volverlo a su centro más humano y armónico con los ecosistemas o quienes luchan por mantenerlo tal cual?

En el libro Cómo mueren las democracias, los académicos de Harvard Steven Levitsky y Daniel Ziblatt establecen cuatro indicadores clave de comportamiento autoritario: 1) Rechazo (o débil aceptación) de las reglas democráticas del juego; 2) Negación de la legitimidad de los adversarios políticos; 3) Tolerancia o fomento de la violencia; 4) Predisposición a restringir las libertades civiles de la oposición, incluidos los medios de comunicación.

La aplicación de estos criterios se dirige a la elite política, que son responsables, en primer lugar, de cautelar la salud de la democracia.  Y a los ciudadanos también, por cierto, pero son los líderes y dirigentes quienes tienen la prioridad en su cumplimiento.

Aquello recordé cuando el 28 de mayo en Radio Agricultura Checho Hirane entrevistó al senador RN Andrés Allamand, hoy precandidato presidencial de su sector.  Recordé también la frase de Martin Luther King Jr.: “Al final, recordaremos no las palabras de nuestros enemigos sino el silencio de nuestros amigos”.

En plena entrevista, un auditor dijo algo así como “el Presidente Piñera debiera disolver el Congreso y meter presos a todos los diputados y senadores”.  Al aire.  Un descargo común e incluso válido para un ciudadano de a pie.  En eso no hay problema.  O por lo menos no tanto en momentos de ires y venires de frases de todo tipo ante una institución donde se han dado graves faltas a la probidad y delitos.  ¿Pero es legítimo que un actor político lo deje pasar?  ¿Qué no tenga comentario alguno ante tal planteamiento? Porque lo que involucra tal expresión es un golpe de estado presidencial.

Fue esta la claridad que demostró John McCain, contendor de Barack Obama en las elecciones de Estados Unidos de 2008.  “No puedo confiar en Obama. He leído sobre él y él no es… él no… él es un árabe” le lanzó una adherente en un mitín durante la campaña. Automáticamente el también senador movió la cabeza y respondió, sin duda alguna: “No, señora. Es un hombre de familia decente, un ciudadano con el que resulta que tengo algunos desacuerdos en asuntos fundamentales. Y de eso trata esta campaña”.

McCain, republicano, no permitió con su silencio que se instalara un mentira.  Que se mantuviera una visión que él no solo no compartía sino que consideraba ilegítima.

Es este un pequeño ejemplo de cómo se amenaza la democracia. No solo por lo que se hace, también por lo que se permite hacer.  Un reflexión más que pertinente hoy para Chile Vamos, cuando aparece un nuevo actor en la política institucional, que hace de la intolerancia, la imposición y el autoritarismo su leit motiv político: el Partido Republicano de José Antonio Kast.

¿Validará con sus silencios la derecha democrática el avance de un movimiento cuya gran parte de su visión había quedado atrás?

TAGS: #Democracia #JoseAntonioKast Tolerancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de Junio

Tomando la misma frase sobre la democracia, no veo donde el autor muestra la supuesta “hace de la intolerancia, la imposición y el autoritarismo su leit motiv político”. Esa caricaturización es la antidemocrática, sobre todo refrendada con el “….también por lo que se permite hacer..” . O sea, los angelitos que quieren cambiar la sociedad hacia algo mas “justo”, rompiendo cosas, amenazando al resto, etc….si estarían en lo correcto porque su motivo le gusta al autor; pero si el señor Kast inventa un partido semi-clerical (porque en realidad es mas parecido a eso que a una ultraderecha), por lo visto debería impedirsele hacerlo. Nuevamente, el problema parece estar alojado en el concepto de Estado que las personas se esfuerzan por controlar para…..controlar al resto.

Javi-Al

12 de Junio

Creo que muchos se cuestionan, es preocupante el caso de Kast, pero también el caso Jadue, muchos se van a los extremos, y acuden a esos viejos enemigos totalitarios de tan mal pasado. Es difícil mantener las democracias en estos tiempos, tampoco se cuida a quien se elige, el caso de tres o cuatro descerebrados que han llegado al parlamento es sólo un botón de muestra de lo despreocupados que son los partidos políticos, a la larga, cualquiera de los totalitarismos nos pasará la cuenta.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad