#Política

Nuevo Contrato Social: yo te doy trabajo, tú te dejas envenenar

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Hasta cuándo va a ser de “mal gusto” o “políticamente incorrecto” hablar en contra del empleo -abusivo y venenoso-que ofrecen bandas de fascinerosos con plata como los de Agro Súper? No señor: l@s chilen@s no formamos un pueblo en estado tal de necesidad atroz y/o somos tan estúpidos, que estamos dispuestos a dejarnos envenenar, a vivir en pésimas condiciones reales, pero llenos de empleos que prometen plasmas y zapatillas de última generación.

Fantástico cómo de pronto se caen los discursos “oficiales” y se mira por las fisuras, por las grietas y hasta toparse con el lado oscuro, oculto: con el discurso de lo que no debe decirse. No en voz alta, al menos. Agro… ¿súper? Bueno, tal vez sí. Súper: ha hablado con la superioridad de unas palabras ya no tan “oficiales”. Ha usado otras.

Los empresarios en Chile justifican todo lo que hacen señalando un bien mayor. Pueden hacer cualquier cosa pero “dan trabajo y empleo”. Esta es la fórmula universal de legitimidad social: cualquiera que llegara a hablar en contra del empleo sería un loco, un desubicado, un insensible; parecería, en todo caso, asegurarse la furia popular.

Porque el pueblo, los pueblos, se nos dice, se repite, se nos hace creer, se machaca día tras día desde la televisión hasta las aulas universitarias –pasando por las agencias de publicidad y de relaciones públicas-, el pueblo chileno lo primero que quiere, ahora y siempre, es empleo. Y los empresarios son estos benditos que extienden sus inversiones para responder: sí.

La Gerencia de Agrosúper nos ha abierto los ojos. Gracias. Cierran su planta en Freirina. ¿Por qué? No porque le importe la gente; no porque la amedrenten las manifestaciones ciudadanas, no porque tengan al 70% de la opinión pública del país en contra. No. Cierran la planta por razones simples y comerciales: han calculado que así, obedeciendo las normas legales de cuidado al medioambiente y de respeto a las comunidades vecinas, así no hay negocio. Y lo más importante: lo han dicho públicamente. Ya no es necesario sospecharlo. No es necesario imputárselo: los empresarios se lo dicen abiertamente a l@s chilen@s.

De modo que, después de que este gobierno se atreve a decirles: cumplan con la ley ambiental, ellos están proponiendo a Chile este nuevo contrato social: “nosotros les damos pega; ustedes se dejan envenenar”.

Trabajo por contaminación: ese es el trato. La amenaza es: donde no nos dejen contaminar –cosa necesaria para obtener el nivel de utilidades que nosotros consideramos es hacer negocio en Chile-, nos vamos. Estimado lector: ¿considera usted válido que le ofrezcan elegir entre trabajo o contaminación? ¿De qué le sirve tener un trabajo si con ello termina pudriéndose la vida?

Porque nada de plantas industriales con tecnologías limpias, con filtros, con inversión en procesos de descontaminación. ¡No ven que eso hace muy caro producir, se rebajan nuestras utilidades, y se acaba el negocio! Comunidades de Chile: o nos dejan poner plantas industriales como a nosotros nos gustan, o no las van a tener.

¿Nos hablan de envenenamiento del aire, del suelo, de la napa subterránea, de los ríos y del mar? Es parte del precio. El precio que ustedes pagan; no nosotros, que, de pasada, no vivimos donde producimos. Y, al final, ¿de qué se quejan? ¿No se supone que estamos todos de acuerdo en la consigna: “dar empleo”?

¿Hasta cuándo va a ser de “mal gusto” o “políticamente incorrecto” hablar en contra del empleo -abusivo y venenoso-que ofrecen bandas de fascinerosos con plata como los de Agro Súper? No señor: l@s chilen@s no formamos un pueblo en estado tal de necesidad atroz y/o somos tan estúpidos, que estamos dispuestos a dejarnos envenenar, a vivir en pésimas condiciones reales, pero llenos de empleos que prometen plasmas y zapatillas de última generación.

—-

Foto: Acuerdos.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Gran Z Topanga

13 de diciembre

Excelente el reportaje. Como un simple lector y opinante me queda solo preguntar y la Institucióndas chilena, cuál es su culpa?/ porque estás empresas, se instalan segun el cumplimiento de las normas sanitarias…/ el estado, permite que estas empresas trabajen con las mínimas condiciones de respeto al medio ambiente: cuasando lo que ya sabemos, contaminación, enfermedades, etc….

viveroscollyer

13 de diciembre

gracias por sus palabras GRAN Z;
podemos añadir que lo más espectacular que nos anuncia
la gerencia de AgroS es que ni aun con esas condiciones
blandas de cuidado medioambiental y de trato con las comunidades vecinas, ellos aceptan «hacer negocio»;

es decir, les resulta insoportable comercialmente invertir
aunque sea lo mínimo en tecnologías menos contaminantes;
l@s chilen@s estamos ya PUBLICAMENTE advertidos:
o los dejamos que nos envenenen o no nos dan empleo….

–si usted se fija, son dos maneras de ofrecer la muerte

pedro perez campos

13 de diciembre

y usted a quien le da pega?

viveroscollyer

13 de diciembre

¿por qué su pregunta Pedro?
lo mismo podría usted preguntar: ¿quién me da pega a mí?

imaginemos que alguien me da trabajo a mí;
¿tengo derecho y el deber de preguntar y saber si
es un trabajo con consecuencias contaminantes
para mi cuerpo, para el de mi familia, mis hijos?
con efectos contaminantes para el pueblo donde vivo,
para el agua que tomamos
¿no cree usted que estas preguntas son simplemente
básicas?
¿que saca usted con tener un trabajo donde le paguen
diez millones si en diez años usted y su familia
estarán enfermos o muertos por los efectos de este trabajo?

¿cómo podría usted disfrutar de esos millones?
a menos que nos hagamos todos los locos, ¿no?
y un empresario, ¿no tiene el deber de crear empleos
que no envenenen a la gente?
a la gente como usted y yo, por ejemplo

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Las influyentes asociaciones gremiales empresariales argumentan que el cuello de botella se produce exclusivamente en los distintos servicios públicos que deben dar sus aprobaciones a los mismos
+VER MÁS
#Ciudad

Utilizan el vocablo "permisología" para presionar al gobierno

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

La labor de los comités de vivienda en Renca y en otras comunas del país es un ejemplo de cómo la participación ciudadana puede impulsar políticas efectivas y adaptadas a las necesidades locales
+VER MÁS
#Sociedad

Renca en la búsqueda de una vida digna: el rol vital de los comités de vivienda

Las demandas por las que la gente salió a las calles siguen vigentes y las víctimas de las violaciones de derechos humanos que se cometieron en ese periodo siguen sin ser reparadas. ¿De esto se hará car ...
+VER MÁS
#Política

Cuenta pública: ahora o nunca

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos