#Política

Nueva Constitución, mismos vicios

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Tras más de un año de total aislamiento político, el debate relativo a Aceptar o Rechazar la creación de una nueva Constitución, ha logrado inspirarme a emitir estas palabras, de antemano advierto, no serán gratas.

Chile, aquí y ahora, necesita guiarse por una nueva Constitución, escrita y aprobada en democracia, una que de término al nefasto legado de la dictadura, así de simple, porque más allá de los logros del ex Presidente Lagos, lo cierto es cierto, fueron buenas ampliaciones, en la misma casa.

Dicho esto, ¿Cambia o cambiará Chile con una nueva Constitución? La respuesta es simple y tajante, no, Chile no cambiará con este reformulado trozo de papel, eso sucederá solo cuando los chilenos cambiemos.


Chile no cambiará con este reformulado trozo de papel, eso sucederá solo cuando los chilenos cambiemos

Jode decirlo, pero nuestra falta de autocrítica, sumada a la versatilidad moral de la idiosincrasia criolla es brutal, macabra, casi dantesca. Al plantear esto no quiero ser chaquetero, sino realista, durante años nos hemos acostumbrado a ver todo en blanco y negro, a ser individualistas, a velar por lo propio más que por lo colectivo, a adorar falsos líderes y creer en la validación de nuestra visión mediante la anulación de la divergencia, tanto así que somos incapaces de entender que para que la nueva Constitución sea realmente nueva, tiene que estar escrita por visiones nuevas, y eso amigos míos, no va a pasar, porque hay grupos de poder que no quieren que eso suceda.

Por eso el debate de aprobar o rechazar es innecesario, estoy seguro que la aprobación de la nueva Constitución alcanzará por lo bajo un 62%, y la razón es simple, si sumen todos los partidos de izquierda más la mitad de RN y Evópoli, con una desviación estándar de hipster capitalinos y los votantes vírgenes, al menos un 62% del padrón exigirá una nueva Constitución y eso, eso es bueno.

Pero ahí recién parte nuestro problema, tras los titulares, los carnavales y más de algún honorable llorando por el milagro (o por el miedo absurdo a que nos volvamos Chilezuela) seguirán los saqueos y los graffitis odiosos, que nos impedirán darnos cuenta que urge pensar en quiénes y el cuándo de este nuevo e importante desafío.

Honesta y personalmente me da lo mismo si dicha tarea queda en manos de una Comisión Mixta o de una Asamblea Constituyente, para mí, dicha disputa no resuelve absolutamente nada de fondo.

Me explico, votar por la comisión mixta supone que parlamentarios en ejercicio participen en la construcción de la nueva Constitución junto a nuevas personas que serán electas por sufragio, y para controlar dichas comisiones de trabajo, estoy seguro que cada partido elegirá o designará a los paladines que mejor los representen. ¿Cierto?

Ahí surge de inmediato un ruido molesto, ¿Conocen a algún parlamentario que sea mejor escuchando que hablando? ¿Podrían nombrarme un parlamentario que no se crea dueño de la verdad? Si me dicen Rene Saffirio, Pepe Auth, Vlado Mirosevic o algún otro ente inusual, les puedo asegurar que ninguno de ellos será nominado, el derecho a participar en la comisión mixta está reservado para los duros del mate, los fundamentalistas, los amigos de los poderosos de Chile y en el mejor de los casos, de las polillas controlables, que se harán cargo de las vocerías. Por tanto, el ciudadano común y corriente, ese como usted o como yo, lleno de sueños, que apostó y logró conseguir votos suficientes para contribuir a la nueva carta magna, les espera la tarea de ser el secretario del curso, con suerte.

En el otro extremo, surge la Asamblea Constituyente, esa utópica fantasía en la que todo ciudadano electo, podrá darle voz al pueblo, pucha que somos inocentes, del momento que tengamos que elegir a todos los que queremos que nos representen, olvidamos que hay “una elección” de por medio, en la cual, desde el Presidente República hasta los Alcaldes, pasando claro por los grandes grupos económicos, tendrán intereses particulares. Esto es grave, porque junto a los partidos políticos, se encargarán de dar pantalla a todos sus amigos, hijos, hermanos, yernos o familiares de sus mecenas, vendiéndonos la promesa de que son buenos candidatos, con lo cual se relegará a un segundo plano a todos los aspirantes independientes que nos convienen.

Es tanto el escándalo que, más allá de una nueva ley fungi extraordinaria, esas que les permitirán a los independientes conformar un subpacto o pacto, y más allá del establecimiento de cuotas, para favorecer a las minorías, es sabido que las elecciones se ganan con visibilidad, recursos y posicionamiento, por lo que, colgándose de apellidos famosos, seguirá primando el nepotismo, y eso es terrible; además, tras la clase magistral dada por el Frente Amplio en las últimas parlamentarias, donde logró llevar al parlamento a políticos con votaciones inferiores a las de varios concejales, todos los grupos de poder, en esta elección, comenzaran a usar algoritmos y Excel, para poner sus fichas, dejando obsoleta a la pasión que mueve montañas (típico slogan de candidato independiente que sale chupe).

Dicho esto, ¿Realmente queremos la participación del pueblo? ¿Sin filtro? ¿Sin prerrequisitos? No sé ustedes, pero yo, con respeto, ruego porque eso no suceda.  Si queremos una nueva Constitución, capaz de integrar el todo y carecer de errores, no deberíamos exigir, al menos, que los encargados de escribirla tengan buena ortografía. Siento que es el momento de ser responsables y votar por abogados, que entiendan la ley, más si provienen de familias humildes, que tengan calle, que sepan donde existe la injusticia y que se requiere para cambiarla, por lo mismo, ¿No deberíamos exigir que tengan su hoja de antecedentes limpia?, pero eso es un sueño, a quien engañamos, todas las leyes se construyen entre el Ejecutivo y el Legislativo y dudo que velar por la probidad les salga rentable, sino pregúntele al Rugbista de la Serena o a Francisco Vidal, quien les aseguro, corre como asambleísta, la vocería lo apasiona, la coherencia, no tanto.

En serio no quiero ser chaquetero, también quiero una nueva Constitución, pero no dejo de pensar que a los chilenos nos gusta la tontera, nos gusta ir en contra de la lógica, estoy seguro que, de competir por un escaño, Pancho Saavedra tiene más opciones que un decano de una facultad de derecho, porque así somos, Jiles y Motudos, gozamos de una democracia que no cuidamos, en la que no nos involucramos y a la que le exigimos derechos sin cumplir nuestros deberes, en la que votamos sin informarnos, creyendo que existe la derecha y la izquierda, amigos míos, son ellos y nosotros, y ellos tienen la pelota, nombran al árbitro y escriben las reglas del juego, mientras claro, los grupos de poder, nos arriendan el estadio, la transmisión del partido y reciben las ganancias por las transferencias de los jugadores.

Por eso todo este clamor popular me causa tanto desconcierto, veo un gobierno incapaz de comprender que le regalaron la posibilidad de pasar a la historia, veo una ciudadanía avalando el caos social, sin entender que su sueño, podría sembrarse pronto, pero, si no se entiende bien en la importancia de informarse, volverá a ser cosechado en dos o tres años más, sin resolver su gran problema de fondo, somos las mismas ovejas, a merced de los mismos pastores, que trabajan para los mismo latifundistas, esos que compraron su campo en tiempos de dictadura o con la llegada de la alegría.

¡Gusfraba!

TAGS: #NuevaConstitución #PlebiscitoConstitucional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

25 de febrero

uff, qué fuerte! qué pesimismo! tienes razón, si no cambiamos nosotros, nada cambiará sustantivamente. el cambio comienza en cada uno de nosotros. Así y todo, la posibilidad de que cambiemos, creo que es levemente mayor si construimos una nueva casa, una nueva constitución en la que seamos partícipes en mayor grado que en la actual. Una constitución que cuide la casa mayor en que vivimos, el medio ambiente, que considere la variable ecológica si queremos que nuestros hijos y nietos vivan.

Hay más razones para desconfiar que para confiar, así y todo, prefiero confiar en que algo bueno saldrá de todo este engendro!

Un abrazo, Rodolfo

26 de febrero

Mi querido Rodolfo.

No fue fácil escribir esta columna, menos dejar de lado mi intrínseco optimismo y mi ferviente deseo de un Chile mejor, pero tras leer y releer varias veces lo redactado, pensando incluso en el editor del Quinto Poder, sabiamente, dilató un poco la publicación de mi columna, pensando que podría arrepentirme de subirla, siento que cada palabra presente en ella es tan personal como realista.

TAMBIÉN QUIERO UNA CASA NUEVA, sin duda alguna que la quiero y si la alternativa es que sea una mierda surgida en democracia, la prefiero a la actual, que sin duda nos divide.

Dicho eso, participaré activamente desde mi independencia, buscando velar por que quienes deseen firmar esta nueva carta magna, sean capaces de comprender que el ser humano nace igual y que la sociedad es donde nacen las diferencias, pero el pesimismo que tu ves, es solo un realismo crudo, surgido de una real conciencia cívica, esa misma que me permite ver matices, esa misma que estúpidamente me hizo creer en la inexistente capacidad de escuchar del gobierno actual.

En fin, dicen que esperar lo peor es la mejor manera de sorprenderse, por lo mismo he bajado tanto mis expectativas, la vida me ha obligado a concentrar mi preocupación y atención en mi familia, olvidando que las personas estamos gobernados por el peor reflejo de nuestro ser, independiente del partido de origen del títere de turno.

Un abrazo Rodolfo y espero inspirarme en algo más positivo la próxima.
Éxito hoy siempre mi viejo

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos lamentar no abordar esta situación hoy en una nueva Constitución?

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcción de la nueva Constitución, dando cumplimiento al mandato popular indiscutible

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.
+VER MÁS
#Política

No partimos de cero

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.

Poner bajo la alfombra nuevamente el tema de una nueva Constitución que reemplace la vigente, es desestabilizar el entramado institucional que nos rige y se corre el riesgo de tener un nuevo estallido, con ...
+VER MÁS
#Política

Efectos políticos del Rechazo

Poner bajo la alfombra nuevamente el tema de una nueva Constitución que reemplace la vigente, es desestabilizar el entramado institucional que nos rige y se corre el riesgo de tener un nuevo estallido, con las consecuencias que el país ya conoce

Nuevos

Algunos en Brasil se recuerdan de lo ocurrido con Trump y el asalto al capitolio y no dejan de pensar que podrían tener su propio trumpismo caribeño. Ojalá que nada ocurra y que gané Lula en primera vue ...
+VER MÁS
#Política

Brasil: ¿Esperanza o militarismo?

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

Cuando algunos se complacen que al gobierno le vaya mal y otros se alegran de que esto le ocurra a las empresas, a las organizaciones, a la política, la economía, la cultura, a la institucionalidad, no es ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Por quién doblan las campanas? ¡Doblan por ti!

Habemos quienes creemos efectivamente en la soberanía: energética, alimentaria.  Pero desde un prisma de hacer en común, de construir colectivamente, considerando los ciclos límites y ciclos de la natu ...
+VER MÁS
#Política

Ultraderecha contra la Agenda 2030: en el país del sálvese quien pueda

Popular

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

Otro aspecto destacable de la novela es la descripción de los ambientes laborales de la famosa y olvidada bohemia porteña, en efecto, el lector puede recorrer el puerto mientras se sumerge en la vida de l ...
+VER MÁS
#Cultura

Comentario sobre la novela ´Prontuario de la Negra Ester`

Debemos tener muy presente que, aunque paren totalmente las emisiones de gases de efecto invernadero y las temperaturas dejen de aumentar, las capas de hielo, los océanos, los bosques tropicales y los arre ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

De Cambio Climático a Crisis Climática y hoy Emergencia Climática

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno