#Política

Naturaleza: hegemonía de paradigma y transformación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Entender la concepción social e histórica de la Naturaleza al modo cultural actualmente hegemónico, entenderla dentro del paradigma moderno occidental, es ante todo pensarla como territorio y canasta de “recursos naturales”. América Latina ha heredado esta hegemonía, de Europa primero, luego del Norte Global, y hasta ahora nuestros gobiernos de derechas o izquierdas (progresistas) -y las demandas de muchos grupos sociales-, se sitúan dentro de este lenguaje de los llamados “recursos naturales”, para salir de la pobreza y adquirir el bienestar y la riqueza propia (consumista) de las sociedades occidentales que conocemos como “desarrolladas”.


La propiedad consagra un tipo de valor y puede dar su forma cuantitativa y moderna en los precios de las cosas

La explotación de la Naturaleza se corresponde con altos niveles de consumo de bienes salidos de la industrialización de las sociedades -niveles hoy cuestionados desde los llamados “límites del crecimiento” o la “finitud de las capacidades del planeta”-.

Esta hegemonía comprende una concepción y una praxis que se usa llamar “antropocéntrica” del mundo. La ciencia moderna se ha unido a la técnica mediante el pensamiento que, como saber o conocimiento, privilegia posturas de control y manipulación humana de los elementos de la Naturaleza.

La filosofía no ha estado ausente de esta hegemonía y su paradigma -así sucede con las obras de inicios de la modernidad de un Descartes o un Bacon-. En este sentido, el paradigma instala a los humanos como una especie única donde las facultades de razón, voluntad y libertad, la distinguen como poseedora de una posición exclusiva en la Naturaleza. La vuelven además jerárquicamente superior a las demás cosas y formas de la vida. Por eso, este paradigma dice: hay una dignidad humana, pero difícilmente una dignidad de la Naturaleza.

Como poseedores de aquellas cualidades los humanos somos singulares en nuestra facultad de descubrir y asignar a las cosas lo que llamamos sentido, significación y valores (categorías). Así es como el universo de lo que existe se convierte en un medio para la existencia humana, de modo que el mundo es juzgado siempre respecto de alguna condición y situación humana. Se dice también que el ambiente es como un depósito de medios para beneficio de las finalidades humanas. Los humanos somos “la medida de todas las cosas”.

Este antropocentrismo deriva en una interpretación de lo real que desemboca en el sentido de “propiedad” de los elementos de la Naturaleza. Esto es, en una capacidad de generar derechos sobre objetos que es exclusiva nuestra. La propiedad instaura un dominio que desarticula totalidades (ecosistémicas) y deja a la Naturaleza convertida en parcelas de utilidad. La propiedad consagra una preeminencia y opera hegemónicamente de la misma forma que la asignación de valores. Las capacidades de dominación dentro de las sociedades humanas se reflejan en la dominación de la Naturaleza.

El valor, que es posible considerando las facultades racionales, volitivas y afectivas de una conciencia, aparece como interpretación del mundo, como modo de dar sentido y orden al mundo. La propiedad consagra un tipo de valor y puede dar su forma cuantitativa y moderna en los precios de las cosas. Pero también muestra que la valoración es una facultad humana que opera de modo externo respecto de las cosas valoradas. Se concluye que los elementos de la Naturaleza no poseen valor “en sí mismos”. Una planta, un animal, un paisaje, un rìo, un área geográfica, en sí mismas, serían indiferentes a las puras asignaciones de valor.

La moderna acumulación de bienes y capitales a partir de su apropiación, y la infraestructura de la producción industrializada, dependen de la existencia de “recursos naturales”, y sus finalidades constituyen lo que se llama un “bienestar”. El desarrollo económico es la expresión directa de esta lógica. La técnica moderna permite extraer esos recursos, separarlos, traspasarlos, modificarlos, y distribuirlos por medio de esta otra técnica en que se ha constituido la ciencia económica.

En los movimientos ambientalistas a veces se repite esta apelación a los valores de utilidad de la Naturaleza que se intenta proteger o conservar. Esto es, se argumenta que tal o cual especie o creatura debe llamar la atención porque ofrece uno u otro beneficio al humano, y su desaparición significaría un perjuicio a su “bienestar”. Entonces la calidad de “recurso” disponible para satisfacer algún tipo de necesidad funda el interés por la conservación.

La hegemonía de esta concepción se apodera de los discursos y se confirma la Naturaleza como “ambiente” (de los humanos). Esta evaluación es tal que puede llegar a poner precios a las relaciones naturales, por ejemplo, como valor económico de los llamados servicios ecosistémicos. Hablar, por ejemplo, de “activos ecológicos”, de “inversión en conservación”. Por este lado, con la continuación de la hegemonía de paradigma, no se vislumbra cómo habríamos de pasar desde esta concepción a otra que descubra y reconozca en los elementos de la Naturaleza un “valor en sí mismos”.

Además, los procesos de aculturación de las poblaciones indígenas y campesinas siempre en marcha, la invasión y disoluciòn de las culturas ancestrales, lleva a la transformación hegemónica de sus modos de vida y maneras de experimentar la Naturaleza. La introducción de las valoraciones de utilidad deviene, en consecuencia, en valoraciones de mercado donde se funden “el dueño y el precio”. La racionalización y el cálculo económico sustituyen otros atributos -“desencantan” el mundo- y, de manera especial, anulan la experiencia de pertenencia.

 

TAGS: #ModeloProductivo Derechos de la Naturaleza paradigma

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra

Se diría entonces que los humanos somos en sí mismos, como especie ajedrecística, en este caso, el medio, y cada jugada, un misterio hacia adelante o hacia atrás que nos contesta a ratos; con un poco de ...
+VER MÁS
#Deporte

Sonja Graf: Un retrato a lo Peaky Blinders del ajedrez

Lo que necesitamos como sociedad, es que gobierno y oposición, actúen con responsabilidad. El flagelo de la delincuencia, afecta todos los aspectos de nuestra vida, y era que no, produce severos efectos e ...
+VER MÁS
#Internacional

El legado de Cúcuta

Es urgente que las autoridades den el ejemplo y que el Estado de Chile haga rendir cuentas a los responsables de estos crímenes con premura y determinación, pues la impunidad no puede continuar en el paí ...
+VER MÁS
#Justicia

Una más del general Yáñez

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

La información pluralista y de calidad, la cultura de buen nivel, los valores democráticos y de civilidad, deben ser considerados igualmente derechos de todos los chilenos, y un deber a cargo de los recur ...
+VER MÁS
#Política

Tv pública, una reforma pendiente

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra