#Política

La pérdida y el legado de una idea plurinacional progresista

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Con la salida de Huenchumilla y el golpe en la mesa de los camioneros se habría terminado una etapa que pareció promisoria para los pueblos indígenas. El reformismo se habría disuelto también en este ámbito. Ello ha valido para que la fundación de centro-derecha Chile Intercultural proclamase el final de las políticas indígenas de la Concertación. Esa, me temo, es una interpretación demasiado extemporánea.


El bienestar y la diversidad sólo pueden sostenerse si surgen del reconocimiento político de los derechos colectivos de los pueblos originarios, sus autonomías, sistemas normativos, derechos especiales de representación, derechos territoriales, culturales y lingüísticos.

Lo cierto es que la Nueva Mayoría nunca tuvo una política indígena y la Concertación acabó con ella en el período anterior de Bachelet. El actual gobierno, primero bajo la dirección de la G90 y ahora del partido del orden, nunca buscó hacer realidad sus promesas programáticas.

CONADI siguió a la deriva y el Ministerio de Desarrollo Social guió una consulta indígena desastrosa, mientras se negaba cualquier consulta de los proyectos de biodiversidad, reforma educacional en cuanto a educación intercultural, el DL 701 -Ley Forestal- y la política energética. Tampoco se han cumplido las promesas de reformar los Decretos 66 y 40, este último sobre la consulta de proyectos de inversión, para adecuarlos al Convenio 169.

Cualquier avance en los derechos indígenas, incluso en las reformas que resultaron, como la electoral, era diferido hacia el futuro incierto. Se ha proseguido con el piloto automático en programas asistenciales, incluyendo la silenciosa negociación de un préstamo BID para financiarlos.

Nada se hizo por las autonomías, y la intervención estatal en foros internacionales sobre la Declaración Interamericana de Derechos de los Pueblos Indígenas, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, ha sido casi en secreto, sin ninguna transparencia para con la sociedad civil indígena, por mucho que presuma que ahora cuenta con embajadores de apellido indígena. De hecho, esta insubstancialidad se evidenció en un insignificante espectáculo, liderado por ese ministerio, cual fue la Copa América Indígena, en la que se quiso ocultar el vacío con pan y circo, sin mucho éxito, puesto que pocos se enteraron de ella.

Este gobierno nunca ha tenido una política indígena. La política de la Concertación, por su parte, murió hace tiempo, fruto de sus contradicciones, cuando en 2008 se ratificó el Convenio 169, sin tener nunca la intención de implementarlo, y cuando se invocó la Ley Antiterrorista incluso contra adolescentes.

Francisco Huenchumilla fue un cuerpo extraño en este contexto, pues decidió desde un comienzo hablar por objetivos trascendentes. Sus palabras lograron encantar, como un síntoma de que las reformas estructurales prometidas llegarían también a los indígenas. Pero ahora se ha cerrado el ciclo, y la carencia de políticas públicas que respaldaran esas palabras no podía sino terminar en una defenestración.

Hoy el relato de Ley y Orden, de la mano del Ministro Burgos y los gremios de la Araucanía, ha copado la agenda, llenándola de actitudes retrógradas. Por cierto que aún rondan relatos alternativos. Está siempre la interpretación de las demandas de los indígenas como un problema de pobreza, que requiere mejorar su bienestar antes que hablar de derechos. Los conservadores compasivos de la derecha y los autocomplacientes de ayer y hoy pueden alentar con gusto este discurso.

Luego, está el más novel discurso de la diferencia cultural, que procura crear comprensión de las culturas indígenas y la necesidad de interculturalidad. En la Gran Ruka llamada Chile se podría convivir más pacíficamente si los diferentes aprendieran a aceptar al otro. Este discurso es cómodo para los liberales y los autoflagelantes de antes y ahora.

Nos parece que Huenchumilla logró encarnar otro tipo de discurso. Sintonizó con el reclamo de reformas que llevaran a los pueblos indígenas a ser sujetos colectivos empoderados por un nuevo pacto constitucional. El bienestar y la diversidad sólo pueden sostenerse si surgen del reconocimiento político de los derechos colectivos de los pueblos originarios, sus autonomías, sistemas normativos, derechos especiales de representación, derechos territoriales, culturales y lingüísticos. La idea subyacente es que hay una tensión entre sociedad chilena y naciones indígenas por la falta de un reconocimiento simétrico entre ellas, de la cual derivan los demás problemas.

Creemos que aquella es una idea progresista, que busca crear vínculos morales densos entre los colectivos que constituyen nuestro Estado, no reparando el modelo, sino mediante un nuevo pacto constitucional, que reconozca el plurinacionalismo de Chile. Esta es una demanda de ciudadanía que tiene la virtud de crear solidaridades entre los movimientos sociales chilenos que buscan profundizar la democracia, con la lucha de las naciones indígenas del país por su dignidad.

Por ahora, esa idea, como las otras reformas que se necesitan, parece haberse adentrado en la niebla. No sabemos cómo ni cuándo se reclamará de nuevo su legado, mas debe rescatarse con fuerza y claridad, para que esté disponible esperando otras oportunidades políticas para hacerse presente en nuestra historia.

TAGS: #PolíticasPúblicas Mapuches Pueblos indígenas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
amelia gaete pinda

03 de Septiembre

Estimado Malle, profesor.
Desde mi rukan, desde la periferia, e vivido y hemos vivido adelantados a ciertos echos que están ocurriendo en este momento, como cual pitonisos, ya sabíamos con anterioridad que las políticas llamadas Publicas y políticas indígenas serian un fiasco. que nos han relegado a la nada misma, a excepciones rurales de los que conocen y realizan hasta el final de su vida una lucha encarnada por la autonomía y recuperación de la vida ancestral. Ya estábamos preparados para esta respuesta de todos los gobiernos de turno de este ESTADO manipulador, terroristas de sus propios compromisos. que le puedo decir !!!!! Desde el PPD a la nueva mayoría no hay uno que haya cumplido con la población originaria de este país. ¡que decir de la derecha!. la respuesta fue el paro de los camioneros y la puerta abierta a la moneda… Lemoria. mañum.

Patricio

03 de Septiembre

Su artículo sólo hace mención al interés mapuche. No habla nada de la violencia y de la criminalidad de la que participan en mundo que ya no está para esos jueguitos, así, su artículo carece de la más mínima objetividad y pierde fuerza intectual.

Salvador Millaleo

03 de Septiembre

Estimado “Patricio”, quisiera pasar a responder tu comentario crítico. A mi juicio este comentario adolece de tres errores conceptuales:

1. Primer error conceptual: Se trata de un columna, donde presento mi perspectiva personal y la perspectiva de los pueblos indígenas sobre los tema que trato, y no se trata de por ello de una reportaje, reporte o descripción periodística. Estos últimos sí deben tener una ponderada objetividad y neutralidad. Precisamente porque estas faltan en el debate público sobre los tema indígenas, siempre en perjuicio de los indígenas que son presentados como salvajes y violentos, es que decidí escribir esta columna para plantear la perspectiva que falta en dicho debate.

2. Segundo error conceptual: Te refieres a la criminalidad de los mapuches o en que los mapuches participan. estas cometiendo abiertamente la falacia de generalización o accidente inverso. si hay individuos que cometen delitos o actos violentos, esto no significa que todos los mapuches seamos criminales. No se si tu piensas que yo por ser mapuche soy o participo de la criminalidad, pero eso es claramente una falacia, muy común en la manera en que los medios denigran a los pueblos indígenas.

3. Tercer error conceptual: La fuerza intelectual depende de la profundidad con que se tratan los problemas, la forma y estilo en algo se escribe y la importancia del tema. En ningún caso depende de si a un lector le gusta o no, aunque sí puede depender de si no le gusta a nadie. Esta columna fue escrita ex profeso para que no les guste a quienes no consideran a los mapuches y a los pueblos indígenas como sujetos de derecho.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad