#Política

La muerte y el poder unidimensional

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta semana, la muerte ha triunfado, no porque haya aparecido como diariamente y sin aviso lo hace sobre nosotros los mortales -que olvidamos ese dato- sino porque los medios y el poder la han convertido en un fetiche colectivo para reafirmar la unidimensionalidad del poder. 

La muerte de 21 personas, incluidos un conocido y carismático animador de televisión, el viernes pasado, ha sido un hecho lamentable, impactante, triste y trágico. No obstante, los medios masivos, el poder y miles de opinantes ciberespaciales no han tardado en generar una falsa sensación de parálisis completa del país, de la existencia, de la vida misma.

Apelando a entelequias discursivas como “el alma nacional o el dolor nacional”, han levantado la idea de parálisis y dolor colectivo, que ha ido acompañada de una especie de freno a cualquier otra actividad –colectiva- que no gire en torno a la tragedia, o que “vaya contra el alma nacional en duelo” (aunque las cuentas y los intereses siguen como si nada).

Se ha producido una catarsis colectiva que refleja rotundamente la siempre potencial y ahora clara unidimensionalidad que (a lo largo de los años) los medios masivos de masas y el sistema educacional han constituido a punta de des-educación, a nivel individual y por ende colectivo. Y ha demostrado su funcionalidad.

Así, para las élites (que desde hace meses enfrentaban la revuelta del rebaño que parecía escapar de su letargo y enfrentarse a las bases mismas del poder) el surgir “espontáneo” del dolor colectivo ante la tragedia (que no es más que el reflejo de esa unidimensionalidad colectiva y del dominio de los medios de masas) ha sido la mejor forma de frenar la revuelta misma. Esa revuelta expresada por el movimiento estudiantil que se alzaba como una cuestión colectiva contra las bases que sustentan todos los privilegios.

Les ha servido para poner en duda el momento de tales demandas o de sacarlas de la mente “del alma nacional” por un tiempo. Como si los propios mandantes, cegados por el dolor de una tragedia que les es ajena en sentido estricto, se hubieran olvidado de sus reclamos más directos.

Entonces, el accidente que lamentablemente costó 21 existencias, rápidamente ha servido al poder, para apelar nuevamente a la idea abstracta de “unidad nacional” y a través de ésta noción, para indicar que cualquier reivindicación -por lo demás colectiva- es improcedente e irrespetuosa “con el dolor de Chile”. Lo mismo se produjo con los mineros. Entonces, se produce el cierre del universo político y la unidimensionalidad se concreta a través de nuevos focos de idolatría.

Así, de manera claramente utilitaria, se ha alimentado una especie de catarsis colectiva en torno a la tragedia y la muerte de esas 21 personas, que en el fondo es simbólica, y sobre todo tremendamente mediatizada. Se vive una especie de duelo constantemente televisado y twitteado a cada minuto. Sólo basta rebobinar o hacer retuitear al dolor.

Y se produce entonces una especie de crucifixión moderna, tecnológica, masiva y sobre todo aséptica. Donde hay mártires elevados a una superioridad moral y humana incomparable, una causa noble, y sacerdotes que catalizan el dolor, pero no culpables. Eso ni pensarlo. Y con ello se produce una especie de endiosamiento virtual donde no hay espacio para insensibilidades, ni críticas, ni disidencias. Como una religión. Entonces, el poder, desde lo simbólico, desde lo más emocional, vuelve a encauzar al rebaño. Y como siempre lo ha hecho, le entrega mártires para venerar.

Me cuesta entender un fenómeno extraño, que es en el fondo un duelo en base a una imagen, creada, pensada para proyectarse, para ser perfecta, intachable, para ser como la muerte, inmortal. 

Me cuesta entender un éxtasis colectivo en torno a la muerte, donde resulta que si no lloras o elevas alabanzas hacia el fallecido, o eres un envidioso, o un inconsciente, o un insensible.

———-

Foto: felipe in rainbowsLicencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes