#Política

¿Existe real preocupación por la concentración del ingreso?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El figurar en el último lugar en lo que a distribución del ingreso se trata es impactante. Un último lugar nunca es recibido de buena forma, pero es aún más grave para una sociedad que ha adquirido en gran medida los ideales norteamericanos, pues afecta nuestro orgullo patrio. El no ser calificado de winner nos altera, pues estamos acostumbrados a escuchar cifras económicas que nos sitúan en el podio.

“En Chile existe un alto grado de concentración de la riqueza”, solemos escuchar con actuada sesudez a gran parte de la clase política de un tiempo a esta parte. Es cierto, ¿pero es novedad? Es posible entender el revuelo que puede haber causado la tesis sobre el poder económico, de Ricardo Lagos Escobar, cuando culminaba de estudiar derecho por allá por 1962. ¿Pero hoy?

Ya que no es un tema nuevo, ¿por qué motivo se habla de ello con tanta frecuencia y con tanta preocupación?

Intuyo que el ingreso a la OCDE fue el hecho desencadenante que informó a quienes aún desconocían o deseaban desconocer esta problemática.

El figurar en el último lugar en lo que a distribución del ingreso se trata es impactante. Un último lugar nunca es recibido de buena forma, pero es aún más grave para una sociedad que ha adquirido en gran medida los ideales norteamericanos, pues afecta nuestro orgullo patrio. El no ser calificado de winner nos altera, pues estamos acostumbrados a escuchar cifras económicas que nos sitúan en el podio.

La concentración de la riqueza se genera de diversas formas. Existen quienes lo atribuyen a la colonización, debido a que los conquistadores obtuvieron posiciones de privilegio en la sociedad. Pero la situación no ha variado en gran medida. Si comparamos los niveles socioeconómicos utilizando la clasificación tradicional (ABC1, C2, C3, D y E), observaremos que se replican los porcentajes en gran medida, que la distribución se asemeja con los españoles, criollos, mestizos, indígenas y esclavos (considerando cifras de 1.570), respectivamente.

Claro es que un punto es el origen de la concentración y uno distinto es cómo se ha mantenido. La probabilidad de permanecer en el 10% de mayores ingresos en EE.UU. es de un 19%, mientras que en Chile la probabilidad de permanecer en ese selecto grupo es del 56%. Así, modificar los impuestos y avanzar en una reforma tributaria es imprescindible, pero se requiere valentía política para recuperar tantos años.

Ahora bien, ya que existe la preocupación de toda la clase política, ¿debiéramos asumir con candidez que habrá consenso en ello para un próximo gobierno?

* Entrada escrita por René Fernández Montt, Director Ejecutivo de Democracia Activa. Publicada previamente en La Segunda.

—————

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Luis Riesco

22 de Agosto

Leí esta columna en su publicación original y la comento nuevamente. Mis más sinceras felicitaciones, ojalá la clase política se haga cargo y esté a la altura de las circunstancias.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Cualquier restricción o condicionamiento del derecho fundamental a la protección de datos personales (o de cualquier otro derecho que se establezca en la Constitución), debe estar establecido expresament ...
+VER MÁS
#Justicia

Malas prácticas en protección de datos validadas por Transparencia

Nuevamente se me acercó el pololo y el segundo comentario fue directo ‘¿Conoces el concepto de respeto, amigo? ’
+VER MÁS
#Cultura

El pololo

Ya tuvieron lugar las elecciones en Madrid. Cayó el telón, ganó Isabel Díaz Ayuso (IDA) del Partido Popular (PP) por paliza, el PSOE se hundió, Ciudadanos (Cs) desapareció; Unidas Podemos (UP) la izqu ...
+VER MÁS
#Política

España: el fenómeno Díaz Ayuso

Podemos pecó de adanismo en sus planteamientos iniciales, pensando que con ellos todo comenzaba de nuevo y nada iba a quedar de lo que es propio del poder
+VER MÁS
#Internacional

El gambito de Pablo Iglesias

Nuevos

Cualquier restricción o condicionamiento del derecho fundamental a la protección de datos personales (o de cualquier otro derecho que se establezca en la Constitución), debe estar establecido expresament ...
+VER MÁS
#Justicia

Malas prácticas en protección de datos validadas por Transparencia

Nuevamente se me acercó el pololo y el segundo comentario fue directo ‘¿Conoces el concepto de respeto, amigo? ’
+VER MÁS
#Cultura

El pololo

Ya tuvieron lugar las elecciones en Madrid. Cayó el telón, ganó Isabel Díaz Ayuso (IDA) del Partido Popular (PP) por paliza, el PSOE se hundió, Ciudadanos (Cs) desapareció; Unidas Podemos (UP) la izqu ...
+VER MÁS
#Política

España: el fenómeno Díaz Ayuso

Podemos pecó de adanismo en sus planteamientos iniciales, pensando que con ellos todo comenzaba de nuevo y nada iba a quedar de lo que es propio del poder
+VER MÁS
#Internacional

El gambito de Pablo Iglesias

Popular

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Este tema se ha convertido en una forma de desviar la atención de los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos mundiales del pasado, presente y, seguramente, del futuro
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista