#Política

El fin de la hora transicional

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En una nueva Asamblea General de la ONU el presidente Piñera señaló en su discurso que “toda evidencia de abusos o uso excesivo de la fuerza fueron puestos ante la Fiscalía, eso es lo que corresponde en una democracia y un Estado de Derecho, y vamos a hacer todos los esfuerzos para que en Chile no haya impunidad, ni para quienes atentan contra los Derechos Humanos ni violentistas”. Si bien uno podría decir que son constantes las contradicciones en las que cae el Presidente en sus discursos (sin ir más lejos, en esta misma instancia tuvo un foco centrado en lo ambiental para posteriormente no firmar el acuerdo de Escazú), lo que llama la atención sobre esto es cómo se ha configurado nuestra política institucional posteriormente a experimentar lo que fueron las violaciones a los derechos humanos en Chile. Es a esta configuración institucional a la que llamaré como “cultura transicional” para referirme al hecho de que la solución siempre ha sido en hacer recaer sobre la judicatura la responsabilidad de resolver los temas de crímenes perpetrados por agentes del Estado.


Esta cultura transicional de no considerar el aspecto político que se encuentra inherente en la violación de derechos humanos es algo que se presenta en las palabras de Piñera, como si no existiera una comunidad política que da cuenta de qué es lo que admitimos o no como sociedad.

Esto no es un tema nuevo para el país evidentemente, el ex presidente de Chile, Patricio Aylwin, estableció la frase “Nunca más” como una manera discursiva para hacer entender que en nuestro país nunca se volvería al terror (en el sentido más amplio de la palabra) que fue impuesto por la dictadura cívico-militar. Lo anterior se lograría, por un lado, con las investigaciones judiciales que se iniciarían en casos particulares y, por otro, con la constitución de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. Estas dos maneras de enfrentar el problema (una jurídica y otra política) fue rápidamente superada para dar supremacía a los tribunales de justicia en busca de sanciones a ciertos agentes de la dictadura.

Lo anterior se evidenció en lo que Tomás Moulian caracterizó como “chivos expiatorios”, que tuvieron la trascendencia de blanquear la institucionalidad de la transición haciendo parecer que el Derecho podría resolver este tema a partir de la identificación de delitos aislados. Que no se malentienda, es totalmente necesario que las instituciones jurídicas se involucren en el juzgamiento posterior al terror experimentado por un país, pues una de las características de los procesos de justicia transicional es pretender revertir la inmunidad que creen tener quienes piensan estar por sobre la fuerza vinculante del derecho (el caso de Manuel Contreras es el mejor ejemplo, pues fue alguien que nunca se arrepintió de lo realizado), pero no puede ser lo único a considerar.

Esta cultura transicional de no considerar el aspecto político que se encuentra inherente en la violación de derechos humanos es algo que se presenta en las palabras de Piñera, como si no existiera una comunidad política que da cuenta de qué es lo que admitimos o no como sociedad.

El momento que vive Chile actualmente es una excelente oportunidad para superar esta forma unívoca de enfrentar este problema, pues no solo se cuenta con una legislación interna aplicable (como es el caso de la Ley 20.357 que podría hacer responsable incluso al mismo Presidente o al general director de carabineros), sino que contamos con la oportunidad histórica del momento constituyente para configurar la sociedad que queremos en el futuro, una que ya no se conformará con ver responsabilidades penales individuales por parte de ciertos agentes (un chivo expiatorio en términos de Tomás Moulian), sino que responderá de una forma distinta a la cultura imperante de los últimos 30 años, para construir de forma verdadera una comunidad política compartida.

Para una profundización de estas ideas ver:

  • Atria, Fernando. La hora del Derecho: Los “derechos humanos” entre la política y el derecho. Estudios públicos: 2003.
  • Mañalich, Juan Pablo. El procesamiento transicional del Terrorismo de Estado a 20 años del caso Pinochet: Revista Anales, 2018.
  • Moulian Tomás. Chile actual: anatomía de un mito. LOM Ediciones , 1997.

 

TAGS: #DerechosHumanos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad