#Política

¿Egolatría o defensa a la vida?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“Al cuarto mes de embarazo, un doctor me dijo que mi feto era inviable y que mi salud estaba en riesgo. Después de un período de dolor y cuestionamientos, decidí aguantar hasta el octavo mes de gestación, arriesgar mi salud, besar a mi hijo muerto y darle un funeral ritual acorde a mis inclinaciones religiosas”.


Y es que donde se esperarían argumentos técnicos, constitucionales y relacionados a la salud pública, se escuchan llantos esmerados en repetir una y otra vez sus vivencias personales; como si estas fueran una herramienta legislativa incuestionable.

Testimonios así -respetables, qué duda cabe- se multiplican por estos días en los medios y redes sociales: la ejecución de una decisión personal, que alguien considera la más humana, la más  tranquilizadora y la más espiritualmente necesaria. Escuchamos este tipo de declaraciones en paneles radiales y televisivos, y resulta curioso que estas mismas protagonistas, llenas de convicción y sentimientos irrebatibles, no se detengan a reparar en la arista medular de sus argumentos: que son, esencialmente, suyos. Que no son políticos. Que sólo responden a las vicisitudes de su historia y contexto personal; que no tienen -como cualquier razonamiento articulado- la necesidad de una aprobación general y mucho menos, en este caso, la criminalización de quien ejecute lo contrario.

En vez de una discusión social y política de las tres causales puestas en la mesa (riesgo de la vida de la madre, inviabilidad del feto y violación), nos acostumbramos a escuchar individualidades angustiadas porque el resto no piensa ni actúa como ellas; enrabiadas porque no replican sus actos heroicos; desesperadas porque no logran considerar sus actuaciones y decisiones como lo innegablemente correcto y socialmente necesario.

Lo cierto es que, al escucharlas, nace naturalmente la sospecha de si es que buscan aplausos, estatuas o, por el contrario, contribuir -con su experiencia- a una discusión pública tan álgida como necesaria. Y es que donde se esperarían argumentos técnicos, constitucionales y relacionados a la salud pública, se escuchan llantos esmerados en repetir una y otra vez sus vivencias personales; como si estas fueran una herramienta legislativa incuestionable; como si, acaso, una arista ideológica o religiosa debiera, obligatoriamente, dictar una normativa pública. ¿No es esto, acaso, casi una contradicción de lo que se entiende como un Estado garante, laico y en beneficio máximo de una ciudadanía?

Y así, en esta dinámica fanática y telenovelesca, prevalecen lamentablemente los griteríos narcisistas -ese cáncer coloquial de la autorreferencia- en vez de recordar ese paradigma casi obvio a la hora de regir un estado democrático: que no se trata de lo que se piensa, sino de garantizar la libertad individual de la población; que no se trata de lo que se siente; sino de salvaguardar el bienestar de quienes escogen seguir con su embarazo y, también, en este caso, de quienes escogen interrumpirlo en pos de su propia salud y, muchas veces, de su futuro como madre.

Para terminar, quizás sería atingente preguntarse en medio de esta fiebre de argumentos emotivos, si no sería, acaso, más valioso, el acto de continuar un embarazo riesgoso por decisión personal, y no por dirección punitiva del Estado. O bien, ¿qué pasaría si un Estado criminalizara a las madres que decidan continuar con un embarazo peligroso y poner en riesgo su salud de mujer y ciudadana?

TAGS: #Aborto #PolíticasPúblicas Derechos de la Mujer

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de agosto

O sea, según el autor, tampoco se deberían mostrar casos de mujeres que abortaron y su drama, para no contaminar la discusión.
Respecto al laicismo del Estado…¿que se entiende por ello? ¿falta de ética o valores? No ser confesional no implica ser desalmado ni utilitarista en pos del “bien común”.
Finalmente, lo que falta siempre en el caso de los abortistas es como transforman mágicamente un ser en gestación, al que no le atribuyen ningún derecho, en una persona, que se supone los tiene todos….

09 de agosto

La verdad, don Daniel Campusano, es que yo he visto lo contrario. Aquí, en el Quinto Poder por ejemplo, creo que más de diez artículos se han publicado, en particular respecto del aborto en caso de violación, y en ellos no hay un solo razonamiento moral, lógico o social con algún grado de consistencia. Cero debate, por lo demás. Me atrevo a sostener todavía más: Hay un solo articulista, una dama, con un grado de preparación profesional que demuestra habérselo ganado. El resto, es pura chascarrilla.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos