#Educación

Esa engañosa canonización del profesor

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No hace falta ser un experto en educación para afirmar que cualquier niño o adolescente necesita clases estimulantes y adaptadas a su realidad sociocultural. Una serie de estrategias y caminos para estimularle un interés genuino en todas las aristas sociológicas y científicas del entorno; concientizándole, ojalá, su papel cívico en una sociedad influida por la contingencia nacional e internacional. Sin embargo, en esta línea de acción –lógica, indiscutida- aparece una variable que entorpece significativamente el desempeño de los profesores y, por ende, el aprendizaje efectivo de los alumnos de cualquier segmento social. Hablamos de los escasos minutos que cuentan los docentes fuera del aula; el limitado tiempo que pueden destinar los profesores chilenos a cubrir sus necesidades externas a la exposición de contenidos.


No se necesitan homenajes sentimentalistas y reivindicativos del papel del profesor en la sociedad chilena. No se necesitan folletines, afiches, discursos y spots televisivos para canonizar la figura de un profesor héroe y mesías, lleno de vocación espiritual, pero explotado y mal remunerado. Nada de eso influye cotidianamente; más allá de adornar esos engañosos y cebollentos discursos del día del profesor…

El artículo 6º de la ley Nº 19070 permite, actualmente, que un profesor chileno disponga sólo de un 25% de su horario para cumplir con sus obligaciones fuera del aula. ¿Pero cómo puede entenderse esto? Proyectando que si un profesor tiene un contrato de 30 horas, por ejemplo, de sus 6 horas diarias de trabajo, 4.5 serán en aula y sólo 1.5 fuera de ella. Se espera, entonces, que -en sólo 90 minutos- el docente planifique sus clases, corrija pruebas, diseñe material atractivo y desafiante, complete el libros de clases con firmas y leccionarios, atienda apoderados y alumnos, asista a reuniones de carácter pedagógico o administrativo. Pero aún esa ecuación se estrecha. Y es que esos 90 minutos no son completamente ocupados por labores no lectivas, sino que incluyen, a su vez, dos recreos de 15 minutos y un almuerzo de 45 minutos; y para colmo, como ocurre en diversos planteles públicos y privados, incluyen también turnos de patio y almuerzo como apoyo a los inspectores. En síntesis, los docentes no dispondrían –finamente- más de 15 minutos para sentarse y cumplir con sus requerimientos semanales.

Al respecto, el Censo Docente del año 2012 -tomado por la red de servicios docentes Eduglobal- señala que el 69% de los profesores realiza labores docentes en horarios no contemplados en su contrato, dedicándole, entre 7 y 27 horas semanales de su tiempo libre. En cuanto a su calidad de vida, en tanto, un estudio realizado por la UNESCO el año 2005, señala que un 42% de los docentes chilenos han sufrido enfermedades psicológicas a lo largo de sus años de profesión; entre las que, por supuesto, se repite el estrés laboral y diversos trastornos anímicos.

Revisando el panorama internacional, los profesores chilenos se encuentran lejos de la realidad de los países de la OCDE en cuanto a la cantidad de horas frente a curso. Los docentes en Chile pasan 1200 horas anuales frente a curso: cifra alejadísima del promedio internacional que sólo alcanza las 700 horas de aula (ver gráfico adjunto extraído de www.eligeeducar.cl). Según la medición realizada en el año 2009, por ejemplo, un profesor de Italia, Corea o Rusia tiene hasta 500 horas menos de trabajo que uno chileno dentro de una sala de clases.

De este modo, y en plena discusión reformista, se hace urgente garantizarle al profesor una carga laboral razonable y, así, darle el espacio para buscar atajos innovadores que logren optimizar el desempeño en todos los segmentos sociales. Reparar los escasos estímulos cognitivos recibidos en las escuelas más desfavorecidas; y combatir la abulia de estudiantes que se sienten apresados y reprimidos en un ambiente de normalización, como ocurre, frecuentemente, en las colegios particulares.

Ahora bien, entendiendo que el profesor chileno no contaría con el espacio para individualizar cursos y alumnos, se hace intolerable esa costumbre de erigir -mediante la complicidad de directores y sostenedores- el rol del profesor como un apostolado bendecido que debe sacrificar, inherentemente, su tiempo hogareño en cubrir sus requerimientos docentes.

Porque no se necesitan homenajes sentimentalistas y reivindicativos del papel del profesor en la sociedad chilena. No se necesitan folletines, afiches, discursos y spots televisivos para canonizar la figura de un profesor héroe y mesías, lleno de vocación espiritual, pero explotado y mal remunerado. Nada de eso influye cotidianamente; más allá de adornar esos engañosos y cebollentos discursos del día del profesor…Se necesitan gestos políticos específicos en la reforma educacional: fecha, proyectos e iniciativas concretas para cambiar los incisos que permiten sugerir al profesor como un misionero moral; y no como un profesional que necesita –por diligencia y dignidad- organizar y dosificar responsablemente sus labores.

TAGS: #Profesores Pedagogía del Siglo XXI Valor del Profesor

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ante insinuaciones de no realizar o cambiar las condiciones de nuestro próximo plebiscito, el mundo y nuestra historia demuestran que, a pesar del contexto, para el plebiscito de octubre, querer es poder.
+VER MÁS
#Internacional

Votar en pandemia: Difícil, no imposible

El problema, dicho en términos económicos, no es de demanda, sino de oferta. La derecha gana porque lo que hay enfrente de ella tiene poca consistencia
+VER MÁS
#Política

Piñera y el síndrome de Pato cojo

El buen vivir supone una profunda transformación respecto a lo que consideramos conocimientos, transformándose las ciencias con el reconocimiento de los saberes locales e indígenas
+VER MÁS
#Política

El buen vivir como eje de un proyecto alternativo en el siglo XXI

Piñera no palpa la política de la misma manera que los alcaldes, concejales, consejeros regionales, diputados y senadores de RN, ni tampoco sus pulsiones coinciden con las de la UDI
+VER MÁS
#Política

La salud incompatible de Piñera con el cargo de Presidente

Nuevos

Ante insinuaciones de no realizar o cambiar las condiciones de nuestro próximo plebiscito, el mundo y nuestra historia demuestran que, a pesar del contexto, para el plebiscito de octubre, querer es poder.
+VER MÁS
#Internacional

Votar en pandemia: Difícil, no imposible

El problema, dicho en términos económicos, no es de demanda, sino de oferta. La derecha gana porque lo que hay enfrente de ella tiene poca consistencia
+VER MÁS
#Política

Piñera y el síndrome de Pato cojo

El buen vivir supone una profunda transformación respecto a lo que consideramos conocimientos, transformándose las ciencias con el reconocimiento de los saberes locales e indígenas
+VER MÁS
#Política

El buen vivir como eje de un proyecto alternativo en el siglo XXI

Piñera no palpa la política de la misma manera que los alcaldes, concejales, consejeros regionales, diputados y senadores de RN, ni tampoco sus pulsiones coinciden con las de la UDI
+VER MÁS
#Política

La salud incompatible de Piñera con el cargo de Presidente

Popular

Las redes familiares son la principal red en que nos dejamos caer en ciertos momentos. Es nuestro circulo inmediato. Es difícil explicar lo que siento respecto de esto, su profundidad y anclaje.
+VER MÁS
#Salud

ELA y redes de apoyo: ¿para qué?

El motivo de que noticias falsas sean aceptadas son diversas, partiendo por ser todos nosotros un poco parciales al leer los datos y tendemos a aceptar aquellos que respaldan nuestras creencias (sesgo de co ...
+VER MÁS
#Medios

Checho Hirane y Dr. File: Comentarios que pueden matar

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

El sistema de AFP limita la propiedad de los fondos para proteger al afiliado de si mismo, pero también para proteger la estabilidad financiera del sistema y a las empresas que reciben esa liquidez
+VER MÁS
#Política

El verdadero significado del retiro del 10% de los fondos