#Cultura

Zalo Reyes: héroe incombustible

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP


…Pierattini -uno de los referentes más influyentes del rock alternativo chileno- le agradeció a Zalo haber sido uno de los primeros artistas en denunciar el escandaloso porcentaje que cortaban los sellos musicales.

Me molesta cuando suponen que mi afinidad por Zalo Reyes es una alusión artificial o mal intencionada. Algo así como una humorada snob, una ironía kitsch y clasista para sugerir la chulería del gusto masivo. Nada más lejano a mi insistencia.

Cerca de mis veinte años, tal vez la primera vez que manejaba solo hasta la playa, recuerdo un inesperado estremecimiento mientras atendía verso a verso la canción Miéntele (1985). Esa indefinida sensación de libertad, ahora lo entiendo, se debía a encontrar la expresión justa sin escudriñar en las zonas más herméticas de las emociones: eran pálpitos de honestidad, de inmediatez; era pegarle a la pelota como viniera sin una pajosa racionalización. Por entonces yo no dejaba de llenar libretas con poemas inconfesables y, en esa autopista, las letras de Zalo me hicieron entender que, al contrario de mis versos rebuscados e inefables, el significado de eso tan común e insondable -como el encandilamiento amoroso- era posible transparentarlo sin pretensiones, sin estridencias lingüísticas que terminaran saboteando la idea original. Todo lo decía esa musa prohibida de “Un ramito de Violetas” o “Esa mujer”. Todo lo decía ese hablante distanciado y arrepentido de “Compárame”, o “El rey de tus sueños”.

Boris Leonardo González Reyes, nació en 1952, y ni siquiera esperó los quince años para comenzar a ganar festivales en su comuna natal. Durante sus años en el servicio militar, su apellido varió a “Gonzalito” para luego convertirse en el cadete Zalito. Pero fue como Zalo, vocalista del grupo “Espiral”, que comenzó a cimentar una exitosa seguidilla de baladas que lo acercarían al gran público y, de paso, a ese enemigo íntimo que fue la televisión. En 1978 su figura se masificaría interpretando “Una lágrima y un recuerdo” (grabado en EMI por Fernando y Tilo González, guitarrista y baterista de Congreso); en 1979 inscribiría su inmortalidad con ese himno del desgarro y la separación que es “Una lágrima en la garganta”; y en 1983 esculpiría definitivamente su leyenda en el Festival de Viña del Mar.

De esa conquista arrolladora, vendría una gira por México apadrinada por Raúl Velasco, y, ya de vuelta a Chile, su participación ineludible en los shows televisivos de los ochenta. En esta línea, la industria entendió rápidamente que su carisma podía extenderse a otras variantes del espectáculo; y encontró en Zalo todas las peripecias necesarias para mantener la audiencia. Pero como en todas las novelas, las incursiones del héroe no sólo dejaron laureles. Y si bien llegó a animar una sección del “Festival de la una” y del omnipresente “Sábado Gigante”; Zalo también tuvo que lidiar, décadas mas tarde, con la decadencia de comerse una cebolla en un programa de César Antonio Santis, falsamente hipnotizado por un embaucador español y un director de TV que seguramente proyectó las portadas del día siguiente: el rey de la cebolla se come una cebolla.

En resumen -y en palabras de Nicanor Parra- la televisión se convirtió, así como la muerte, en una puta caliente. Y la inadvertencia mediática de los noventa comenzó a darle libertad a esa figura outsider, delirante, contradictora e hilarante. Impredecible y lejos de la corrección mojigata y soporífera de los rostros televisivos, Zalo comenzó a ventilar sus problemas con la cocaína, a la vez que atacaba firmemente la postergación de los artistas chilenos en la radio y la TV. Esto último, precisamente, fue abordado por el vocalista y guitarrista de la banda Weichafe, Angelo Pierattini, en una entrevista al Gorrión realizada durante el 2010. Rasgando el La, el Do menor, el Re y el Mi, de “Prisionera” (1988), Pierattini -uno de los referentes más influyentes del rock alternativo chileno- le agradeció a Zalo haber sido uno de los primeros artistas en denunciar el escandaloso porcentaje que cortaban los sellos musicales.

Hoy la diabetes lo ha obligado a amputarse los dedos de un pie; también le ha paralizado un lado de la cara y borroneado esa voz ya débil, pero incombustible. Contradictorio, errático, herido, irascible y hablando en tercera persona, “El gorrión” revisa ahora su ascenso y descenso negando la amistad con Álvaro Corbalán; declarándose anarquista; destrozando el Festival de Viña; compartiendo cómo dejó la cocaína mezclándola con maicena y, también, las razones de la única vez que se fue de Conchalí porque se enamoró de una cuica.

Hace casi dos años caminé por Mapocho hasta el restaurante de parrilladas “La Tuna”, y lo vi en directo por primera vez. Sentado y con muletas, el Zalo manejaba el escenario con una chispa y empatía inconfundible: chistes e historias de dulzura y ferocidad como sus mismas canciones: Dicen que soy el malo/ que estoy envenenado/ se ríen insolentes/ porque no me han visto sufrir…/ Acorralado entre mis lágrimas vivo en silencio mi dolor…

TAGS: Zalo Reyes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de marzo

Me gusta el Zalo… y así tiene que decirse “el” Zalo, nada de siutiquerías. Me encantaba verlo, cuando salía en algún programa de tv, además de admirar la calidad de su voz, su afinación y su calidad interpretativa, me reía mucho con su conversación, sus comentarios y sus imitaciones. El Zalo tiene mucho, también, de un buen actor, no por nada participó en “El Troncal Negrete”.
Zalo, tenemos un conocido en común, de los años del Troncal, un gran actor peruano, gran persona, gran ser humano, Quique Avilés, quien siempre te recuerda y te nombra con cariño.
Y para completar este comentario, han puesto mi canción favorita y obvio, la voy a escuchar a continuación.
Un abrazo pal Zalo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad