#Política

La falta de educación cívica en colegios chilenos

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“¿Qué hace un diputado, profe?” Espere, no tan rápido. “¿Para qué sirve un senador entonces?” Estas preguntas solía responder durante los cuatro años que trabajé como profesor de enseñanza media en los colegios más pobres y, también, en los más ricos de Santiago. Nunca dejé de corroborar un desconocimiento generalizado sobre las implicancias de la política en las vidas cotidianas. Nunca dejé de considerar, en esta misma línea, la falta de Educación Cívica en el sistema escolar –la información conceptual y sociológica respecto al ejercicio político- como uno de los causantes de la baja participación electoral de los jóvenes. Nunca dejé de preguntarme, en otras palabras, ¿cómo los jóvenes podrían tener interés en la política si ni siquiera entienden la incidencia de sus votos?


En el aula seguirá siendo difícil incrementar el interés en la política cuando los mismos electores no entienden la trascendencia de su ejercicio, ni menos el funcionamiento de los mecanismos institucionales. Porque más allá del carácter del voto, ya sea voluntario u obligatorio, se hace urgente que la influencia de esta participación sea explicada en el sistema educacional con todas las aristas y repercusiones involucradas.

Para entender esto, el SERVEL nos confirma una bajísima participación electoral en las dos últimas elecciones presidenciales. Si en el 2009, sólo un 7, 7% de jóvenes entre 18 y 19 años se encontraba inscrito en el padrón electoral; en el 2013, en tanto (ya aprobada la inscripción automática y la voluntariedad), el mismo rango terminó emitiendo apenas el 1,82% de los 5.684.681 votos de la segunda vuelta. Considerando estos datos, abría que taparse los ojos para no encender una alarma respecto al interés cívico de los escolares chileno. Un problema cultural agudizado, además, con la eliminación de la asignatura de Educación Cívica de los currículos de enseñanza media desde el 2011. Y es que inexplicablemente, el único ramo destinado a que los estudiantes entiendan y valoren su rol de ciudadanos (a conocer sus deberes y derechos comunitarios) ha sido derivado, únicamente, como objetivo transversal de la asignatura de Historia y Geografía.

Sin exageraciones, para los alumnos de escaso capital social y cultural, esta medida los aleja sideralmente de la posibilidad de comprender e involucrarse en los procesos democráticos. Realidad distinta, en cambio, a los alumnos de planteles privados que, si existe el interés en sus colegios, pueden seguir accediendo a electivos relacionados a la Ciencia Política y la Sociología gracias a la independencia o flexibilidad curricular.

En el año 2009, sin ir más lejos, se aplicó en Chile el Estudio Internacional de Educación Cívica y Formación Ciudadana (ICCS) a una muestra de alumnos de tercero y cuarto medio. Los jóvenes chilenos alcanzaron sólo 483 puntos, 7 más bajo que el promedio internacional de 500 (y lejos, por supuesto, de potencias educacionales como Finlandia y Dinamarca con 576 cada una). En relación a los niveles de desempeño, se revelaría que, solamente, 1 de cada 5 estudiantes chilenos sería capaz de explicar los mecanismos legales utilizados para manejar y controlar los procesos democráticos. Ante la publicación de los resultados, el Ministro de Educación de entonces, Joaquín Lavín Infante, dimensionaría el tema reconociendo que “esta materia en el currículum es clave para el derecho democrático y el ejercicio de la ciudadanía”. Una reacción curiosa, a lo menos, considerando que un año más tarde -en noviembre del 2011- diez senadores de su misma coalición terminarían votando contra la inclusión de la asignatura en los programas educacionales.

Lo cierto es que el decreto lleva cuatro años vigente y, si bien la iniciativa de su reposición tuvo un respaldo unánime en el congreso durante el 2014, su resolución aún continúa en espera. Mientras, en el aula seguirá siendo difícil incrementar el interés en la política cuando los mismos electores no entienden la trascendencia de su ejercicio, ni menos el funcionamiento de los mecanismos institucionales. Porque más allá del carácter del voto, ya sea voluntario u obligatorio, se hace urgente que la influencia de esta participación sea explicada en el sistema educacional con todas las aristas y repercusiones involucradas: ¿Quién legisla y con qué motivo? ¿Cómo un parlamentario puede aprobar o rechazar medidas sustanciales para la vida diaria? ¿Por qué un senador o un diputado (que no conozco) podría tener injerencia en mis problemas de vivienda, en la cola de la posta y del paradero.

*La norma destinada a incluir en el currículo de Enseñanza Media la asignatura de Educación Cívica fue rechazada por no alcanzar el quórum de norma orgánica constitucional. Los 10 votos en contra corresponden a los senadores de derecha Von Baer, Uriarte, Prokurica, Víctor Pérez, Orpis, Novoa, García-Huidobro, Espina, Coloma y Chahuán. Otros dos senadores del mismo sector, Lily Pérez y José García, se abstuvieron. Fuente: Guevara Gabriela (2011), Los votos de la derecha que torpedearon la Educación Cívica en la Enseñanza Media, http://www.ciperchile.cl

TAGS: Educación Educación Cívica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de Marzo

Fe de erratas:
Donde dice: <>.
Debiera decir: <>

Pablo

15 de Marzo

No me extraña en lo más mínimo que la derecha en bloque se oponga (o se abstenga) de re implantar la asignatura de educación cívica en los colegios, toda vez que su objetivo como sector político, es crear analfabetos funcionales que constituyan mano de obra barata y descartable, que les ayude a “crear riqueza” (frase muy manoseada por esos fulanos) en sus “emprendimientos” (esa es otra palabra que los deleita).

15 de Marzo

Con estas “trancas” legislativas para igualar en cierta medida la brecha de la educación publico-particular será imposible terminar con la realidad de que las escuelas públicas educan futuros obreros y los colegios privados futuros negreros.
Buena columna, agradecido por la información referente al estado del decreto de modificación curricular.

19 de Marzo

FUI PROFESOR DE EDUCACIÓN CÍVICA Y DE CIENCIAS SOCIALES LO CUAL ME LLENÓ DE ALEGRÍA Y SATISFACCIÓN CIERTO COMPLETAMENTE LO QUE HAN DICHO LOS OTROS ARTICULISTAS ESTOY PLENAMENTE DE ACUERDO CON ELLOS EN SUS CONCEPTOS Y JUICIOS

22 de Marzo

Dale con la derecha. Los frescos de la vieja pillaría tienen los votos para hacer todos los cambios necesarios para que el pueblo progrese, (eliminar AFP, isapres, educación gratis, por ejemplo) pero a través de los años han sembrado en la conciencia colectiva que todo es culpa de Pinocho y compañía, pero nada dicen que el fresco de Lagos vendió las carreteras, el ñato vendió el agua, la guatona se ha querido enriquecer a través del hijo, Piñera terminó de vender el agua. Y para que todo lo anterior siga igual, una de las cosas que se eliminó fue la educación civica para que así el pueblo solo crea que Chile empezó en el año 73, no existan los modales y cortesía, la delincuencia siga en aumento y nada cambie. Los comunachos han hecho creer que los países comunistas y las dictaduras de izquierda son las únicas buenas. Así ¿por qué insisten en segar la historia y continuar escribiendo mentiras y no cuentan la verdad completa?

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir