#Política

Sociedad: continuidad y cambio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Tanto en la sociedad global como en las organizaciones -empresas u otras-, el devenir consiste en una permanente continuidad y en un persistente cambio. Lo antiguo, sobre lo cual está construida la identidad, y lo nuevo que permite la adaptación y el progreso. Ninguna sociedad y ninguna organización podrían sobrevivir si prescindieran de cualquiera de estos dos procesos: la permanencia y la renovación. Es una polaridad que, como otras del mundo natural y del social, se complementan como dar origen a una nueva unidad indispensable.


De modo que los sucesivos gobiernos no pueden ser la mera continuidad de los anteriores, dado que en el intertanto han variado muchas realidades tanto de la vida interna como, sobre todo, del mundo exterior.

Es cierto que existen épocas que se caracterizan por lo uno o por lo otro. ¿Qué duda cabe que la nuestra, sea para bien o para mal, es una en la que el cambio tiene mayor vigencia que la continuidad? Sin embargo, aún en estos tiempos, el cambio permanente y total es un absurdo irrealizable en el mundo social. Su vigencia, preconizada por alguna filosofía política, fue puramente ideológica. Cuando se ha intentado un aproximación a tal frenesí, las sociedades se han desarticulado y las organizaciones perecido.

En una unidad social, que posea una estructura de relaciones democráticas, ese tipo de cambio no puede darse. Las estructuras políticas democráticas están dotadas de poderosos mecanismos conservadores que favorecen la tradición y, por su lado, la costumbre social tiene una inercia que suele morigerar lo nuevo de modo de compaginarlo con lo preexistente. El cambio se hace parte de la realidad social una vez que ha sido compatibilizado con aquellos mecanismos. De modo que el cambio económico y social en nuestra época es complejo, aunque obligatorio para la preservación y el desarrollo de los organismos sociales, toca los más variados aspectos de la realidad y muchos de sus efectos son, desafortunadamente, impredecibles. Incluso, algunos, constituyen consecuencias no deseadas.

Por todo ello, el manejo del cambio requiere de una gran sabiduría para que lo nuevo tenga éxito y ayude a la sociedad o a la organización a progresar. Si la escala es grande -como la sociedad global- tal manejo no puede ser obra de quienes poseen una experiencia limitada a situaciones específicas o excepcionales. Las “mejores prácticas” como fuente de inspiración para diseñar cambios mayores es una fórmula a la que se acude sobre todo en relación a políticas públicas, por parte de autoridades de gobiernos y parlamentos.

Sin duda que ellas pueden ser adecuadas como meta ideal a alcanzar. Sin embargo, el traslado exitoso de esas prácticas a una realidad nacional muy diferente del original es improbable. El conocimiento de la realidad en el área específica es indispensable. En cambios menores es posible que la imitación (o copia) puede convenir cuando no se poseen los recurso para la investigación y la innovación. Es una estrategia seguida por muchos países y empresas.

El cambio en los tiempos que corren forma parte de la dinámica misma de los procesos globales que rigen a la economía y a la política. De modo que los sucesivos gobiernos no pueden ser la mera continuidad de los anteriores, dado que en el intertanto han variado muchas realidades tanto de la vida interna como, sobre todo, del mundo exterior.

Los motores que dinamizan los cambios en nuestra época son, por un lado, la creación científica y la innovación tecnológica. Y, por el otro, la opinión pública. Los primeros no tienen patria, ocurren en distintos lugares. Su aplicación económica y comercial escapa al control de los países individuales. Por ello aparecen como locomotoras que arrastran a su paso con industrias, comercios y hábitos de la vida económica local. En cuanto a la opinión pública, si bien es cierto que su percepción ocurre a nivel nacional, posee una creciente capacidad para erigirse, en el mundo democrático, en una institución dominante. Lo hace en la misma medida en que avanza el actual proceso de desinstitucionalización.

Todo gobierno futuro, en el país o en la organización, deberá acometer el cambio no porque el liderazgo anterior lo hizo mal (aunque pudo haberlo hecho), sino porque toda economía y unidad social dinámicas pueden sobrevivir, como tales, sólo si pueden adaptarse a los nuevos descubrimientos científicos y tecnológicos; a las renovadas maneras de hacer las cosas que traen consigo; y, en no pocas ocasiones, a las demandas y aspiraciones de la opinión pública.

Respecto de los cambios que los líderes propongan es necesario que las personas involucradas sepan: ¿cuáles son exactamente esos cambios?; ¿cómo se implementarán (forma, ritmo, cuantía, participación); ¿cuáles son los objetivos y cuáles los recursos políticos, institucionales, financieros, humanos involucrados?; ¿qué efectos tendrán esos cambios sobre ellas y cómo se manejarán las consecuencias negativas, si las hubiese?

Llegado el momento del cambio, su realización es imperativa. Es tarea del liderazgo percibir ese momento. Su misión consistirá de ahí en más en orientar a todos para la realización del nuevo objetivo y asumir la responsabilidad de su implementación. Liderar consiste cada vez más en abrir nuevas posibilidades, en proyectar a personas y organizaciones hacia un futuro que hasta ese momento nadie percibía.

Por otro lado, debemos equipar a nuestros hijos para enfrentar los cambios. No podemos dejarlos indefensos ante ellos, sino dotarles de la confianza y fortaleza necesarias para enfrentarlos con coraje y sabiduría. El statu quo no es de esta época. La polaridad continuidad y cambio es el signo de los tiempos.

TAGS: Evolución Opinión Pública Sociedad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?