#Política

Sociedad: continuidad y cambio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Tanto en la sociedad global como en las organizaciones -empresas u otras-, el devenir consiste en una permanente continuidad y en un persistente cambio. Lo antiguo, sobre lo cual está construida la identidad, y lo nuevo que permite la adaptación y el progreso. Ninguna sociedad y ninguna organización podrían sobrevivir si prescindieran de cualquiera de estos dos procesos: la permanencia y la renovación. Es una polaridad que, como otras del mundo natural y del social, se complementan como dar origen a una nueva unidad indispensable.


De modo que los sucesivos gobiernos no pueden ser la mera continuidad de los anteriores, dado que en el intertanto han variado muchas realidades tanto de la vida interna como, sobre todo, del mundo exterior.

Es cierto que existen épocas que se caracterizan por lo uno o por lo otro. ¿Qué duda cabe que la nuestra, sea para bien o para mal, es una en la que el cambio tiene mayor vigencia que la continuidad? Sin embargo, aún en estos tiempos, el cambio permanente y total es un absurdo irrealizable en el mundo social. Su vigencia, preconizada por alguna filosofía política, fue puramente ideológica. Cuando se ha intentado un aproximación a tal frenesí, las sociedades se han desarticulado y las organizaciones perecido.

En una unidad social, que posea una estructura de relaciones democráticas, ese tipo de cambio no puede darse. Las estructuras políticas democráticas están dotadas de poderosos mecanismos conservadores que favorecen la tradición y, por su lado, la costumbre social tiene una inercia que suele morigerar lo nuevo de modo de compaginarlo con lo preexistente. El cambio se hace parte de la realidad social una vez que ha sido compatibilizado con aquellos mecanismos. De modo que el cambio económico y social en nuestra época es complejo, aunque obligatorio para la preservación y el desarrollo de los organismos sociales, toca los más variados aspectos de la realidad y muchos de sus efectos son, desafortunadamente, impredecibles. Incluso, algunos, constituyen consecuencias no deseadas.

Por todo ello, el manejo del cambio requiere de una gran sabiduría para que lo nuevo tenga éxito y ayude a la sociedad o a la organización a progresar. Si la escala es grande -como la sociedad global- tal manejo no puede ser obra de quienes poseen una experiencia limitada a situaciones específicas o excepcionales. Las “mejores prácticas” como fuente de inspiración para diseñar cambios mayores es una fórmula a la que se acude sobre todo en relación a políticas públicas, por parte de autoridades de gobiernos y parlamentos.

Sin duda que ellas pueden ser adecuadas como meta ideal a alcanzar. Sin embargo, el traslado exitoso de esas prácticas a una realidad nacional muy diferente del original es improbable. El conocimiento de la realidad en el área específica es indispensable. En cambios menores es posible que la imitación (o copia) puede convenir cuando no se poseen los recurso para la investigación y la innovación. Es una estrategia seguida por muchos países y empresas.

El cambio en los tiempos que corren forma parte de la dinámica misma de los procesos globales que rigen a la economía y a la política. De modo que los sucesivos gobiernos no pueden ser la mera continuidad de los anteriores, dado que en el intertanto han variado muchas realidades tanto de la vida interna como, sobre todo, del mundo exterior.

Los motores que dinamizan los cambios en nuestra época son, por un lado, la creación científica y la innovación tecnológica. Y, por el otro, la opinión pública. Los primeros no tienen patria, ocurren en distintos lugares. Su aplicación económica y comercial escapa al control de los países individuales. Por ello aparecen como locomotoras que arrastran a su paso con industrias, comercios y hábitos de la vida económica local. En cuanto a la opinión pública, si bien es cierto que su percepción ocurre a nivel nacional, posee una creciente capacidad para erigirse, en el mundo democrático, en una institución dominante. Lo hace en la misma medida en que avanza el actual proceso de desinstitucionalización.

Todo gobierno futuro, en el país o en la organización, deberá acometer el cambio no porque el liderazgo anterior lo hizo mal (aunque pudo haberlo hecho), sino porque toda economía y unidad social dinámicas pueden sobrevivir, como tales, sólo si pueden adaptarse a los nuevos descubrimientos científicos y tecnológicos; a las renovadas maneras de hacer las cosas que traen consigo; y, en no pocas ocasiones, a las demandas y aspiraciones de la opinión pública.

Respecto de los cambios que los líderes propongan es necesario que las personas involucradas sepan: ¿cuáles son exactamente esos cambios?; ¿cómo se implementarán (forma, ritmo, cuantía, participación); ¿cuáles son los objetivos y cuáles los recursos políticos, institucionales, financieros, humanos involucrados?; ¿qué efectos tendrán esos cambios sobre ellas y cómo se manejarán las consecuencias negativas, si las hubiese?

Llegado el momento del cambio, su realización es imperativa. Es tarea del liderazgo percibir ese momento. Su misión consistirá de ahí en más en orientar a todos para la realización del nuevo objetivo y asumir la responsabilidad de su implementación. Liderar consiste cada vez más en abrir nuevas posibilidades, en proyectar a personas y organizaciones hacia un futuro que hasta ese momento nadie percibía.

Por otro lado, debemos equipar a nuestros hijos para enfrentar los cambios. No podemos dejarlos indefensos ante ellos, sino dotarles de la confianza y fortaleza necesarias para enfrentarlos con coraje y sabiduría. El statu quo no es de esta época. La polaridad continuidad y cambio es el signo de los tiempos.

TAGS: Evolución Opinión Pública Sociedad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes