#Política

Chernobyl, Japón, farándula e imitadores

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con las imágenes recientes del terremoto en Japón y la posterior fuga de material radioactivo desde sus plantas de energía nuclear, no pude evitar que se me viniera a la mente una asociación absurda: un programa de imitadores en un canal de TV, mis vivencias personales con Chernobyl y lo actual con Japón.

En apariencia Ana con Chana, mariposa con bototos, la Concertación con caras nuevas o la Alianza unida, o sea, nada que ver.

Pero todo cuadra y vamos por parte:

1.    Yo vivía en Europa Central y mis hijos estaban guaguas cuando pasó lo de Chernobyl. Cuando se filtró la noticia, repito, se filtró, porque los rusos se hicieron los cuchos por largo rato y los finlandeses avisaron de la marcha de la nube radioactiva hacia nuestras cabezas, entramos en franco pánico, pero básicamente porque las noticias eran contradictorias, porque la nube no se ve y porque, además, estábamos en pelotas frente a qué hacer, para dónde virarnos y qué crestas no comer, tocar o tomar. Para qué te cuento la cantidad de rumores pelotudos que uno se mamaba enteritos por ignorancia y desesperación por los niños. Al final entramos en el período de resignación y que pase lo que tenga que pasar. Dicen que no pasó nada, pero a veces por las noches, veo que mis hijos emiten una luz verde y se parecen más Hulk que a nosotros y creo que es por la cantidad de lomitos con palta que se han comido y no por la radiación absorbida en esa época.

2.    El programa de imitadores, que no he visto y no pienso ver por sanidad mental, desde donde salió este famoso Shakiro, según la  prensa nacional, ha tenido una recepción “extraordinaria”. Mi humilde parecer al respecto es que somos mejores copiando que haciendo, pero las copias son siempre eso, un mal remedo del original y una barrera mejor que las de los Países Bajos para impedir que entre el agua, en el caso nuestro, que entren los de verdad. Miren la política, el rock, las ciencias, el Congreso, la presidencia, nuestra democracia, nuestra prensa, nuestra información, nuestra economía, nuestra televisión, etcétera. Sólo remedos, sólo copias de algo parecido. Las barreras creadas por intereses intrincados impiden la verdadera generación de valores y nos mantienen navegando en las corrientes de la mediocridad. Excepciones hay por kilos, pero las aplastan ligerito, no vaya a ser cosa que los originales se nos transformen en costumbre y desnuden a los fácticos copiones.

3.    Y por último, pero no al final, lo de Japón y las plantas nucleares. Uno de los países más desarrollados del planeta, con las tecnologías más creativas y vanguardistas y, pum, en un terremoto un poquito más duro que el nuestro  se les acaba la seguridad nuclear en un dos por tres, lo que trae a colación a nuestro inefable ministro Goldmember y su perenne sonrisa hablando con una facilidad asombrosa sobre energía nuclear. Un ministro que sabe más de cómo crear multirut´s  y vender más plátanos en una empresa de retail, que de plantas atómicas, pero le echa para adelante con la misma facilidad y  desparpajo con que nuestro presidente habla sobre literatura o geografía o nuestra ex presidente hablaba sobre transparencia, mientras alineaba a sus dirigidos para sentarse en Campiche y las leyes medioambientales, literalmente.

Como se desprende de estos puntos: Si en Japón, país sísmico y potencia mundial en tecnología, no han sido capaces de resolver el problema de seguridad en torno a lo nuclear, qué nos queda a nosotros cuando se nos ocurra tener una plantita de estas y, a causa de un terremoto, tengamos nuestro propio Chernobyl desatado y desaforado. Imagínate el despelote, el pánico y la improvisación en el minuto que  los ministros del gobierno que sea se pongan a dar instrucciones como las que recién escuchamos frente al eventual maremoto por efectos del terremoto en Japón: “evacuen las zonas inundables” y nadie sabe cuáles son esas, nadie sabe para dónde girarse, qué llevarse o cómo comportarse. Creo que la instrucción más clara al respecto la leí en el twitter de nuestro diario www.elpilin.cl:

APRIETE CUEA, VIRESE PA ONDE PUEA
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Sepa usted que el fútbol femenino no es aburrido, yo vibro cada vez que veo jugar al club de mis amores, vibro con fútbol masculino, femenino, futsal, hasta con partidos de mi población
+VER MÁS
#Sociedad

Los hombres también tejen y las mujeres también juegan a la pelota

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores