#Política

Chernobyl, Japón, farándula e imitadores

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con las imágenes recientes del terremoto en Japón y la posterior fuga de material radioactivo desde sus plantas de energía nuclear, no pude evitar que se me viniera a la mente una asociación absurda: un programa de imitadores en un canal de TV, mis vivencias personales con Chernobyl y lo actual con Japón.

En apariencia Ana con Chana, mariposa con bototos, la Concertación con caras nuevas o la Alianza unida, o sea, nada que ver.

Pero todo cuadra y vamos por parte:

1.    Yo vivía en Europa Central y mis hijos estaban guaguas cuando pasó lo de Chernobyl. Cuando se filtró la noticia, repito, se filtró, porque los rusos se hicieron los cuchos por largo rato y los finlandeses avisaron de la marcha de la nube radioactiva hacia nuestras cabezas, entramos en franco pánico, pero básicamente porque las noticias eran contradictorias, porque la nube no se ve y porque, además, estábamos en pelotas frente a qué hacer, para dónde virarnos y qué crestas no comer, tocar o tomar. Para qué te cuento la cantidad de rumores pelotudos que uno se mamaba enteritos por ignorancia y desesperación por los niños. Al final entramos en el período de resignación y que pase lo que tenga que pasar. Dicen que no pasó nada, pero a veces por las noches, veo que mis hijos emiten una luz verde y se parecen más Hulk que a nosotros y creo que es por la cantidad de lomitos con palta que se han comido y no por la radiación absorbida en esa época.

2.    El programa de imitadores, que no he visto y no pienso ver por sanidad mental, desde donde salió este famoso Shakiro, según la  prensa nacional, ha tenido una recepción “extraordinaria”. Mi humilde parecer al respecto es que somos mejores copiando que haciendo, pero las copias son siempre eso, un mal remedo del original y una barrera mejor que las de los Países Bajos para impedir que entre el agua, en el caso nuestro, que entren los de verdad. Miren la política, el rock, las ciencias, el Congreso, la presidencia, nuestra democracia, nuestra prensa, nuestra información, nuestra economía, nuestra televisión, etcétera. Sólo remedos, sólo copias de algo parecido. Las barreras creadas por intereses intrincados impiden la verdadera generación de valores y nos mantienen navegando en las corrientes de la mediocridad. Excepciones hay por kilos, pero las aplastan ligerito, no vaya a ser cosa que los originales se nos transformen en costumbre y desnuden a los fácticos copiones.

3.    Y por último, pero no al final, lo de Japón y las plantas nucleares. Uno de los países más desarrollados del planeta, con las tecnologías más creativas y vanguardistas y, pum, en un terremoto un poquito más duro que el nuestro  se les acaba la seguridad nuclear en un dos por tres, lo que trae a colación a nuestro inefable ministro Goldmember y su perenne sonrisa hablando con una facilidad asombrosa sobre energía nuclear. Un ministro que sabe más de cómo crear multirut´s  y vender más plátanos en una empresa de retail, que de plantas atómicas, pero le echa para adelante con la misma facilidad y  desparpajo con que nuestro presidente habla sobre literatura o geografía o nuestra ex presidente hablaba sobre transparencia, mientras alineaba a sus dirigidos para sentarse en Campiche y las leyes medioambientales, literalmente.

Como se desprende de estos puntos: Si en Japón, país sísmico y potencia mundial en tecnología, no han sido capaces de resolver el problema de seguridad en torno a lo nuclear, qué nos queda a nosotros cuando se nos ocurra tener una plantita de estas y, a causa de un terremoto, tengamos nuestro propio Chernobyl desatado y desaforado. Imagínate el despelote, el pánico y la improvisación en el minuto que  los ministros del gobierno que sea se pongan a dar instrucciones como las que recién escuchamos frente al eventual maremoto por efectos del terremoto en Japón: “evacuen las zonas inundables” y nadie sabe cuáles son esas, nadie sabe para dónde girarse, qué llevarse o cómo comportarse. Creo que la instrucción más clara al respecto la leí en el twitter de nuestro diario www.elpilin.cl:

APRIETE CUEA, VIRESE PA ONDE PUEA
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Las elecciones al Parlamento Europeo son un caso ejemplar del impacto de tres tendencias que observamos en elecciones recientes: el aumento de la indecisión entre los electores; la tendencia alcista de fue ...
+VER MÁS
#Política

Autochequeo ideológico contra la desinformación

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador