#Política

Apuntes económicos sobre la crisis de 1973

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es así como, en parte, podemos explicar la crisis de 1973 desde lo estructural. Muchas y muchos repararán en los hechos del mes que corre entre agosto y septiembre de aquel año. Nunca está de más elevar la mirada hacia los procesos que nos llevaron hacia aquella situación de quiebre profundo.

Ya han pasado casi cuatro décadas desde aquella fecha, cargada por algunos eventos que han marcado un quiebre en nuestro pasado nacional. El 11 de septiembre de 1541, el Ñidol Longko Michimalonko quemó la recién fundada ciudad de Santiago, fecha en la que en 1924 también se produjo un golpe militar que puso fin a la Constitución de 1833.

Sin embargo, es el inicio de una larga noche que se llevó a miles de cuerpos por un sendero de dolor y muerte. Por ello, y como un pequeño aporte al gran debate nacional sobre el golpe militar que hace cuatro décadas cambió Chile para siempre, quisiera entregar algunos elementos para el análisis.

Aquel 11 de septiembre se inicia en Chile un proyecto que aún nos tiene amarrado al siglo XX, y que podemos denominar “neoliberal”. Posee tres características básicas: 1) implantación del neoliberalismo, de la mano de un alto costo social; 2) democracia “tutelada”, o limitaciones al avance en derechos sociales, políticos, económicos y culturales; y 3) la reducción del papel del Estado hasta lo más mínimo.

Lo anterior tiene algunas causas estructurales. Aquel martes 11 de septiembre cristalizó una crisis económica que tiene tres bases. Profundicemos un poco más en este punto.

En primer lugar, el colapso del modelo de industralización por sustitución de importaciones (ISI), pues el comercio internacional se reactivó luego de la Segunda Guerra Mundial. Por ende, desde la óptica de la empresa privada, el Estado no tenía la necesidad de seguir supliendo su rol.

En segundo término, hubo problemas de gestión en los sectores nacionalizados y reformados por el gobierno de Salvador Allende, dado que tras este proceso hubo una fuga de expertos y técnicos del país, falta de repuestos y presiones sobre la fuerza laboral. Si sumamos a lo anterior las huelgas a partir de 1972, derivó en que el Estado no recibió las cantidades suficientes de dinero que esperaba respecto de las ganancias del cobre.

Finalmente, encontramos dificultades en la agricultura, puesto que no se repartieron las cantidades esperadas de tierra a los campesinos, en el marco del proceso de Reforma Agraria. A pesar de los esfuerzos de la CORA, muchos no se adaptaron al nuevo régimen de trabajo en cooperativas y continuaron laborando por un salario.

Es así como, en parte, podemos explicar la crisis de 1973 desde lo estructural. Muchas y muchos repararán en los hechos del mes que corre entre agosto y septiembre de aquel año. Nunca está de más elevar la mirada hacia los procesos que nos llevaron hacia aquella situación de quiebre profundo.

Aquel “nunca más” prometido hace años debe ser real. Y uno de los pasos para su consecución es la intrincada y a veces oscura labor de analizar los procesos que nos llevan a las crisis. Porque la causa de nuestros problemas como sociedad es, en gran parte, una cuestión de memorias y olvidos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de agosto

Usted afirma:
En primer lugar, el colapso del modelo de industralización por sustitución de importaciones (ISI), pues el comercio internacional se reactivó luego de la Segunda Guerra Mundial. Por ende, desde la óptica de la empresa privada, el Estado no tenía la necesidad de seguir supliendo su rol.
De acuerdo, de acuerdo, ahora entiendo cual fue la causa que grupos económicos se adueñaran de la mayoría de las empresas estatales, pero lo que no me cuadra es que siguieran la misma línea de producción?

Usted afirma:
En segundo término, hubo problemas de gestión en los sectores nacionalizados y reformados por el gobierno de Salvador Allende, dado que tras este proceso hubo una fuga de expertos y técnicos del país, falta de repuestos y presiones sobre la fuerza laboral. Si sumamos a lo anterior las huelgas a partir de 1972, derivó en que el Estado no recibió las cantidades suficientes de dinero que esperaba respecto de las ganancias del cobre.
Me aclaró mi confusión, creí que las huelgas y desorden se debía al desabastecimiento como resultado del acaparamiento, cuestión ya probada.

Usted Afirma:
Finalmente, encontramos dificultades en la agricultura, puesto que no se repartieron las cantidades esperadas de tierra a los campesinos, en el marco del proceso de Reforma Agraria. A pesar de los esfuerzos de la CORA, muchos no se adaptaron al nuevo régimen de trabajo en cooperativas y continuaron laborando por un salario.
Conocí de grandes agricultores que no cosecharon sus tomates, papas a los chanchos, 200 vacas lecheras permutadas por decenas de autos Peugeot y ostentadas en fila en el mismo galpón lechero.

En fin me aclaro mi desorientación, estaba convencido que las causas del debacle del 73 se debía a la Intromisión extranjera (probado) y Acaparamiento, se escondió mercadería hasta medicamentos (Probado).
Muy agradecido por estas nuevas luces.

dvrsalov

17 de agosto

Hola!
En primer término, en relación al desabastecimiento lo abordaré en un próximo texto. No obstante, hay que hacer dos alcances al comentario. Primero, que así como hubo quienes no manejaron de la mejor forma las tierras entregadas por la CORA, hubo campesinos que sí lo hicieron y tuvieron cooperativas funcionando muy bien, así como hubo grandes terratenientes y oligarcas que no hicieron buen uso de sus extensos predios. La intromisión extranjera también es motivo de la crisis, pero será abordado en columna futura.
Mis respetos, también hay que dar espacio a otros nuevos antecedentes.

18 de agosto

Don Diego
Le agradezco su aclaración, reconozco la dificultad de incorporar más antecedentes en un solo relato, pero también tiene su gracia, despierta el interés en participar en un tema tan interesante.
Agradecido

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President