#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Haciendo zapping en Netflix, llegué a la serie noruega Ragnarök. En ella la lucha entre dioses mitológicos y gigantes de fuego, continúa en tiempos modernos con computadores, internet y celulares. Los gigantes están en el lado del mal y los dioses deben buscar salvar a los humanos y lograr el viejo equilibrio inestable.

Hasta allí como argumento de ficción la cosa estaba bien. El choque espeluznante vino cuando, como telespectador, me entero que lo que hacen los malos es dominar un pueblecito noruego del norte montañoso, por medio de una gran industria, que da trabajo a todos, es dueña de la radio, maneja la escuela, la política, el gobierno local, la prensa, da donativos y contamina el ambiente, principalmente sus aguas, el mar y la de bebida, con desechos tóxicos en específico cadmio, plomo, níquel, mercurio.


Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar trabajo, salud y riqueza, pero Chile no necesita que esto se logre con esa brutalidad inimaginable hacia el ser humano, el habitante y la naturaleza chilenas.

Allí la cosa se puso espeluznante, pues es exactamente lo que sucede en el pueblo que veo al otro lado de la bahía de Concón, el territorio de Quintero–Ventanas Puchuncaví, donde se ha detectado plomo, arsénico, cadmio, sulfatos en el agua de los pozos; con su bahía contaminada. Vi por años la pluma kilométrica de SO2, que quemó para siempre el territorio agrícola de Puchuncaví. Al igual que en la ficción Ragnarök, acá realmente han muerto y siguen muriendo muchas personas de cáncer, hay una agrupación ciudadana de muertos y enfermos de cáncer, y más intenso aun: han caído, en varias ocasiones cientos de niños niñas y mayores intoxicados, anda tu a saber con qué impactos en su vida futura por emanaciones misteriosas, que el sistema público chileno y los institutos que debiesen vigilar niegan tajantemente, no operan o se hacen los desentendidos.

Han pasado dos años de estos eventos masivos de intoxicación de jóvenes estudiantes y aquí, en el Chile cotidiano, no ha pasado nada, salvo eso si, para los habitantes de Quintero-Ventanas-Puchuncavi que no tienen credibilidad, prensa ni cobertura. Los gigantes dominan bien todo eso.

Bueno la realidad chilena no es una película de ficción ambientada el 2020 en un país desarrollado en la cumbre del estado de bienestar europeo, es la realidad concreta de nuestro subdesarrollo el 2021, 20 kilómetros de mi ventana de Concón, Valparaíso, Chile, Sudamérica. También he asistido en persona a derrames de petróleo en el Aconcagua y también he respirado de tarde en tarde, durante 50 años, los efluvios y partículas tóxicas de la Refinería de la antigua ENAP, hoy Refinería de Petróleos de Concón.

La gran diferencia es que acá no están ni Thor Ni Odín, si no que los gigantes de fuego actúan sin contrapeso. No hay dioses. Sólo infinita ambición y avaricia. Se trata de una forma de producir conocida por algunos como capitalismo salvaje, donde lo principal es mover la economía, mover el mercado, hacer y concentrar mucho dinero en pocas familias, producir bienes y servicios para una sociedad de consumo galopante y por contrapartida, males y carencias para una población residente, empobrecida, silenciada y sometida. Que a propósito y más encima, tiene un pésimo sistema de salud, espantoso de seguridad y malo de educación.

Siguiendo el mismo argumento ficticio, una empresa de la Suecia real, también del máximo estado de bienestar planetario, Boliden Mineral AB, depositaron en plena dictadura (1985), 20.000 toneladas de tóxicos en Arica. Otra vez Arsénico, plomo, cadmio y mercurio (¿suena conocido?). El Estado de Chile construyó encima del vertimiento una población. 12.000 personas han estado expuestas, el resultado: concebir hijos que experimentan abortos espontáneos; niños que padecen defectos de nacimiento, incluidos trastornos neurológicos, hidrocefalia y espina bífida. Y no es película, es Chile real. Falta espacio aquí para hablar de nuestras salmoneras, mineras y hasta de Dominga.

Como anécdota ficticia, los gigantes de fuego noruegos deciden exportar sus desechos tóxicos a Sierra Leona en África Occidental, no es chiste, cual un Chile ficticio, mas cercano.

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar trabajo, salud y riqueza, pero Chile no necesita que esto se logre con esa brutalidad inimaginable hacia el ser humano, el habitante y la naturaleza chilenas. Un Ragnarök distópico persiste en nuestra provincia.

Columna publicada en forovalparaiso.cl

TAGS: #EconomíaYDesarrollo #ForoValparaíso #Puchuncaví #Valparaíso Zona De Sacrificio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!