#Medio Ambiente

¿Planificar o no planificar?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Por qué se rompen las matrices casi simultáneamente en la Quinta Región y en la Metropolitana después de un incidente menor que condujo al vaciado casi completo de las redes, con la consiguiente disminución de presión? Al parecer, al aumentar nuevamente el caudal y la presión en la red, se produjeron roturas que no tienen nada que ver con el clima; ni con la demanda; ni con otros elementos que estamos comentando. La falta de mantención se hizo evidente.

La generosidad de la Municipalidad de Maipú, que ayudó a repartir agua hacia otras comunas menos previsoras, ha sido criticada en el sentido de que ni ella está libre de cumplir correctamente con sus ampliaciones proyectadas.

Sin embargo, lo central del tema no va sólo por la propiedad de las empresas sanitarias, ya que nuestra vecina Argentina muestra una apreciable combinación de empresas privadas, públicas, federales, provinciales y cooperativas. Tampoco el tamaño de la población demandante de servicios sanitarios, ya que la de Buenos Aires es tres veces más grande que Santiago y ya de Sao Paulo, casi diez veces.

Respecto a estos dos últimos ejemplos, debemos señalar que las urbes más grandes tienen serias deficiencias en la cantidad de población atendida, mientras que nuestra región atiende a más del 95% con agua suficiente en cantidad y de buena calidad (cuando no ocurre nada imprevisto). Agrégase a ello el hecho de que Buenos Aires no tiene cerros cercanos, sino a más de mil kilómetros, con lo cual su única fuente son el Riachuelo y el Río de la Plata (que no son precisamente aguas cristalinas).

Lamentablemente debemos reconocer que, al igual que en casos como el de Buenos Aires, también acá debe reprocesarse las aguas servidas antes de reutilizarlas y purificarlas para volverlas potables nuevamente. Esto ya está ocurriendo en La Farfana y otras plantas más en nuestra región metropolitana.

Yendo más lejos, en España, desde el año 2004 el consumo ha pasado de 148 litros a 126 litros actualmente. Según informes oficiales, esta cifra sitúa el consumo medio de los españoles en uno de los consumos más bajos de Europa y “puede considerarse óptimo en el panorama actual”.

Esto de los promedios, a su vez, en nuestro caso, marca diferencias tremendas del consumo de agua en litros por persona: Pan de Azúcar, en Colina, 1120; Villa Los Domínicos, en Las Condes, 939; Chicureo, en Colina, 705; Los Trapenses, en Lo Barnechea, 677: Valle Escondido, en Lo Barnechea, 601. Sin embargo, el promedio regional metropolitano por persona es 150 litros diarios. En Madrid es 131, Oslo 197, Estocolmo 178, Lisboa 159 y Londres 158.

Al parecer, el problema no va por la cantidad de población; ni por el tipo de propiedad de las empresas; ni por lo prístino de las fuentes de agua. El cambio climático es sólo un ingrediente más. La inequidad en el reparto del agua potable (que nuestro caso es entre 6 y 7 veces mayor en las comunas más ricas) tampoco parece ser la culpable.

¿Por qué se rompen las matrices casi simultáneamente en la Quinta Región y en la Metropolitana después de un incidente menor que condujo al vaciado casi completo de las redes, con la consiguiente disminución de presión? Al parecer, al aumentar nuevamente el caudal y la presión en la red, se produjeron roturas que no tienen nada que ver con el clima; ni con la demanda; ni con otros elementos que estamos comentando. La falta de mantención se hizo evidente.

Cuando uno va por grifería domiciliaria a una gran tienda, lo que más se compra no es lo de mejor calidad, sino lo más barato. Esto lo saben desde arquitectos hasta maestros instaladores. Posiblemente en el abastecimiento de materiales para la ingeniería sanitaria industrial ocurre lo mismo, porque el objetivo de los planes de negocio de las empresas es ganar el máximo de plata en el mínimo de tiempo. Además en el caso de las empresas sanitarias privadas estamos casi a la mitad del tiempo de concesión de 30 años que se les otorgó.

El neo liberalismo implantó en todo el mundo el concepto de consumo masivo como clave para el crecimiento y para ello el sistema financiero estimula los créditos, la ingeniería no construye nada duradero, sino todo lo contrario, la idea es que permanentemente haya escasez de productos y servicios, a fin de que los ciclos productivos se repitan con mayor frecuencia. Mientras más transnacional es la empresa, más cortos son sus plazos de planeamiento. Estuve en una de esas y mientras me tocó trabajar en Buenos Aires el plazo máximo para un Plan de Negocios eran tres años. Nuestros jerarcas de turno decían “ni usted ni yo estaremos en estos cargos de aquí a tres años”. Contribuyen a este consumismo proyectado otras tonterías como “la moda”, la publicidad y el marketing que promueve todo lo “fashion”.

Dada la deseada escasez de productos y servicios (por parte de los productores), así como la urgencia por renovar los ciclos productivos, aún a costa de deudas gigantescas (por parte de los consumidores), con la emisión desenfrenada de dinero y libertad absoluta (apoyada en falta de normas y de fiscalización) para emprender cualquier negocio, es casi imposible planificar nada a largo plazo.

La única forma de mejorar la generación de agua potable; la matriz energética; el crecimiento urbano; el transporte; la educación; la salud pública y varias cosas más, es devolverle al Estado el rol de PLANIFICADOR que nunca debió perder.

Las empresas del sector que sean (público, privado o cooperativas), deberían atenerse a la planificación central estatal y las respectivas Superintendencias deberían aprobar los proyectos que calcen dentro de dicha planificación, para luego fiscalizar el cumplimiento delas normas operacionales.

Un buen ejemplo de planificación a largo plazo ha sido la implementación de la “Política  Monetaria del Banco Central de Chile en el marco de Metas de Inflación”, que ha permitido enfrentar las crisis globales y que ha resistido los últimos 20 años con reconocimiento generalizado.

——

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.