#Medio Ambiente

No nos gusta Castilla ni las riquezas eléctricas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Chile hoy parece un país cada día más abierto y democrático ante las minorías y el derecho a la diferencia. Nosotros, si se me permite el símil, somos los gays del progreso eléctrico. Simplemente reclamamos el derecho a vivir como queremos, y no queremos vestirnos con industrias como Castilla.

Luego de la decisión de la corte suprema que detiene el megaproyecto Castilla, hemos escuchado de todos lados argumentos y argumentos para estar de muchas maneras a favor o en contra de ese proyecto. ¿Es posible, en este ambiente de competencia de argumentos, decir simplemente: a nosotr@s, ciudadan@s, no nos gusta y no queremos Castilla ni el mundo de las supuestas riquezas que proyectos como ese prometen y nos venden?

Con ello nos convertimos en una suerte de minoría. Sin necesidad de apelar a discursos técnicos, económicos ni políticos, hablamos diciendo: no queremos Castilla ni cosas parecidas y nos gusta la caleta de Totoral y tantas otras caletas –y pueblos con valles y ríos- como están. Lugares donde vivimos, viven nuestros familiares y que visitamos siempre.

La riqueza de vida de estos lugares “vale” muchísimo más que la riqueza de esa electricidad para hacer funcionar empresas mineras que conviertan a Chile en el primer país productor de cobre del mundo.

Nuestro argumento dice simplemente: no nos gustan, no las queremos. Nos gustan los lugares básicamente como están. La vida allí tiene mucho más que ofrecernos y regalarnos que muchos millones más de ampolletas encendidas y chips funcionando. No nos interesa el “progreso” que nos venden; lo consideramos un producto falso, un engaño –aunque entendemos que muchas veces se trata de un engaño de aceptación mayoritaria-.

Y tenemos el derecho a manifestarlo, como cualquier minoría. Porque Chile hoy parece un país cada día más abierto y democrático ante las minorías y el derecho a la diferencia. Nosotros, si se me permite el símil, somos los gays del progreso eléctrico. Simplemente reclamamos el derecho a vivir como queremos, y no queremos vestirnos con industrias como Castilla.

Dejamos a los afiebrados técnicos sus discusiones interminables de si más carbón, más petróleo, más gas natural, o más hidroeléctricas (incluso si más energía solar, más eólica, más mareomotriz). ¿Se dan cuenta de la monotonía del “más” en todo este debate? Es la dictadura del “más” y de sus paraísos: más electricidad, para más PIB, para más carreteras, para más celulares, más tecnologías limpias, etcétera.

Nosotros simplemente levantamos la mano para decir “no más”. Como otras tantas minorías ante las masas productoras/consumidoras (formada de gerentes hasta recepcionistas) de lo que sea que se les venda, somos pocos, siempre por todos lados somos pocos… hasta que la historia sucede.

——

Foto: Vegtam Jördvin / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de diciembre

Me gustó tu opinión, muy valiente, espero que seas consecuente y te desenchufes de la red eléctrica, dejando de consumir electricidad generada principalmente con combustibles fósiles….

20 de diciembre

pues, Milton, seguramente te preguntarás si lo hago o no
lo hago, desenchufarme–
sí y no, por supuesto
¿te imaginas que pudiera vivir un día siquiera
fuera del mundo tal cual ha llegado a ser? –algo
cercano a lo imposible, o al suicidio

pero, curiosamente, sí lo hago:
¿has notado la cantidad mínima de electricidad de
combustibles fósiles que necesitas realmente?
haz la prueba y te sorprenderás…, como
me ha sucedido–
invito a tantos a probarlo: “lo pequeño es hermoso”,
ya fue dicho décadas atrás…….
abrazo, f

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión