La histórica lucha de Aysén ante el centralismo de siempre - El Quinto Poder
#Medio Ambiente

La histórica lucha de Aysén ante el centralismo de siempre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La intervención pretendida por HidroAysén, es un hecho aun mucho más violento, destructivo e irreversible de lo que pretendió Von Flack al adjudicarse la concesión del territorio del lago General Carrera, al pretender a punta de pistola sacar a los pobladores de sus tierras. Hoy las armas fueron enfundadas por estudios de impactos ambientales fraudulentos, lobbys políticos y financieros.

En el año 2005 una transnacional de nombre HidroAysén irrumpió en la región con la idea de construir cinco represas. Para conseguir su cometido no tuvo vergüenza en pasar por alto todos los procedimientos habidos y por haber. Desde ese entonces, Aysén lucha por la sobrevivencia histórica ante el centralismo de siempre.

En los inicios de la colonización espontanea de Aysén (así se le denominó) a principios del siglo pasado, para los gobiernos de la época los colonizadores literalmente no existían. Aysén por años fue un mapa en blanco en La Moneda. El país solo llegaba hasta el BioBío. Los colonos siempre estuvieron solos en el emprendimiento de poblar Aysén y hacerlo propio.

Los colonizadores tuvieron que luchar contra innumerables desafíos fuera de las propias limitantes personales de cada uno de ellos: el clima, el aislamiento, la falta de una estrategia adecuada, recursos escasos y falta de insumos, sin conectividad y con un terrible desarraigo en los primeros años. Solo los más fuertes pudieron sobrevivir a esa realidad tan complicada y azarosa. Lo peor de todo fue que tuvieron que convivir hasta bien entrada la colonización, con el nulo reconocimiento del estado y eso marcó profundamente el actuar colonizador.

A principios del siglo pasado la disponibilidad de tierras en el país era muy escasa. Numerosas familias que dependían del latifundio, no tuvieron alternativa más que salir por mejores condiciones de vida. En el año de 1891 la realidad era extremadamente complicada, eran momentos de gran cambio social en Chile y la revolución de ese entonces había sido brutal en contra de la población menos pudiente, por un conflicto entre el congreso Nacional y los partidarios del presidente José Manuel Balmaceda.

El latifundio, para sobrevivir, había propuesto una re-administración de la tierra y como siempre sucede en estos casos, la balanza se dio a favor de la oligarquía imperante, originando la reasignación de tierras para ellos mismos, lo que permitió que una clase social completa, la más pobre, sufriera el despojo total de sus tierras. Esta realidad permitió que los pequeños propietarios no pudiesen competir con los grandes capitales de la época, teniendo que abandonar sus casas y salir al igual que los pobres en búsqueda de un mejor destino. Esa presión posteriormente les entrego la energía vital y la audacia que necesitarían para el gran desafío de años después al colonizar Aysén.

Numerosas familias, al enterarse de que en Aysén había tierras desocupadas, comenzaron a entrar a Aysén en busca de su futuro casi al instante. La noticia pasó de boca en boca y fue como fuego en el alma de los futuros colonos. Un aviso publicado en el diario oficial en el año 1917, anunciaba el remate de la concesión de arrendamiento de terrenos fiscales en el lago Buenos Aires (General Carrera). Muchos empresarios importantes vieron una oportunidad cierta de hacer buenos negocios y ganar dineros con la especulación y la posterior reventa de los derechos. Lo que ellos no sabían y que más adelante destruiría los planes, es que esos territorios estaban ocupados por pobladores que, asentados desde hacía años, eran expertos ganaderos, especializados en la crianza de vacunos y especialmente de ovejas.

Estos esforzados chilenos, en un primer momento pensaron que estaban en la Argentina cuando poblaron el sur de Aysén, lo que es hoy la cuenca del Baker. No existía información clara y fidedigna de los límites y de las fronteras. Con mucho esfuerzo lograron una base de sustentación económica, a través de la ganadería en forma extensiva.Y les había ido bien.

Lamentablemente, en un dudoso remate realizado en Santiago, se adjudicó la concesión del lago Buenos Aires (lago General Carrera) a Carlos Von Flack, representante del consorcio internacional de Inversiones Braum-Menendes de Punta Arenas, con el nombre de fantasía, Sociedad Explotadora del Río Baker. Sociedad que es el equivalente de hoy de las transnacionales actuales como HidroAysén y Energía Austral.

En abril de 1918 llegaba a la localidad de Chile-Chico Von Flack, acompañado por un destacamento de 27 carabineros, cedidos por el gobierno, para que tomara posesión de la concesión. Al enterarse de la existencia de los pobladores en el trayecto desde la Argentina, intentó negociar con ellos la compra las mejoras, pero los pobladores decidieron defender sus tierras.

Los pobladores nombraron como líder a Don José Antolín Silva Ormeño, hombre instruido y muy capaz, que organizó a los pobladores y dio la cara ante la autoridad.

Prepararon su defensa en dos ámbitos: primeramente se organizaron como una patrulla del ejército y se enfrentaron en armas a los carabineros y al mismo Von Flack. Hubo tiroteos varios, heridos y el destacamento de carabineros tuvo que claudicar al verse acorralado en la casa de la familia Fica por varias semanas, al intentar tomarla por asalto. Antolín Silva Ormeño había enviado, apenas llegó Von Flack al territorio, una comisión a Santiago a relatar los hechos a la autoridad y demostrar por las buenas la injusticia que se estaba cometiendo.

En Santiago, luego de más de un mes de arduo viaje, la comitiva de colonos finalmente logró entrevistarse con el ministro del interior de la época. Este era nada menos que Don Arturo Alessandri Palma, recién asumido en el cargo. Contaron con la suerte de recibir la ayuda y la comprensión del diputado por el sur, Nolasco Cárdenas, quien defendió la postura de los pobladores y abogó personalmente ante el ministro del interior, Alessandri. Finalmente el gobierno reconoció la fortaleza del grupo y la verdad de lo que exponían. Se ordenó el cese de las hostilidades y el retiro del destacamento de carabineros que habían acompañado a Von Flack, caducándose la concesión inmediatamente.

En este pequeño resumen de lo que fue el hecho histórico conocido en Aysén como la “Guerra de Chile-chico”, nos muestra –guardando las proporciones y las comparaciones entre un siglo y otro – que la historia se vuelve a repetir cíclicamente en Aysén. Ello, ante lo que pretende HidroAysén al tratar a como dé lugar de intervenir los ríos Baker y Pascua, construyendo en ellos cinco represas de muro de contención, pasando a llevar a toda una región en lo más sagrado con que se cuenta: su medio ambiente y la calidad escénica.

Lo de HidroAysén es la repetición de la historia de vida de Aysén desde los comienzos de la colonización. Hechos que son permitidos por el centralismo brutal ejercido desde siempre desde Santiago, que no reconoce en Aysén una región que, antes que nada, se debe a sí misma.

La intervención pretendida por HidroAysén, es un hecho aun mucho más violento, destructivo e irreversible de lo que pretendió Von Flack al adjudicarse la concesión del territorio del lago General Carrera, al pretender a punta de pistola sacar a los pobladores de sus tierras. Hoy las armas fueron enfundadas por estudios de impactos ambientales fraudulentos, lobbys políticos y financieros.

Si en ese entonces el gobierno no hubiese tenido el sentido común y la humanidad de respetar a los pobladores, caducando la concesión y hubiera beneficiado al grupo Braum-Menendes, lo más seguro es que Aysén no hubiese existido como lo reconocemos hoy en día. Con el tiempo Von Flack habría erradicado a todos los pobladores a punta de revólver y la gran mayoría de ellos hubiese muerto en batalla por sus tierras y los acontecimientos ocurridos en Chile-chico serian recordados por la historia como el gran genocidio de Aysén. Lo mismo que ocurrirá si HidroAysén es construido.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?