#Justicia

Carta abierta al senador Larraín

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Quiero señor Larraín esperar, que en su caso usted tiene conciencia de cuando ocurrieron estos hechos, justamente porque eso permite pensar que existe genuino arrepentimiento, al resignificar nuestras experiencias, y pensar en los propios nunca más.

He leído sus declaraciones, donde da un “paso personal” como señala, pidiendo públicamente perdón, sobre su actuar en dictadura.

Como lo han expresado diversas personalidades, algunas víctimas directas en esos años, también le expreso yo, como simple ciudadano, mi alto reconocimiento y valoración por su actitud.

Usted ya ve, lo que un mínimo gesto de humanidad ante tanta barbarie, puede positivamente desencadenar.

Sin embargo, quisiera hablarle sobre lo que entiendo por el perdón, y comprender el suyo de mejor forma.

No soy partidario de exigir perdón. Es una actitud tan personal y voluntaria, que cuando deja de serlo, pierde algo de su gracia. Y finalmente,  porque ninguna puerta se abre con llave ajena.

Entiendo el perdón como conciencia de nuestra falta. Usted lo enuncia: “yo pido perdón por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer”. 

Sin embargo, nuestra solicitud de perdón necesita estar referida a acciones o hechos específicos. Justamente para tener conciencia de nuestras faltas, y su consecuencia, que es el arrepentimiento. Es lo que, en otro ámbito, el hombre de fe y el sacerdote buscan en la confesión, desde el examen de conciencia hasta la absolución.

De lo contrario la solicitud de perdón y conciencia de nuestras faltas, se trasforma en algo metafísico, casi en una hipótesis, pedir perdón por nuestras eventuales faltas u omisiones, deducido del sufrimiento humano causado o de nuestra naturaleza humana, pero también sin mucha conciencia de cuándo, cómo y dónde, pudo haber ocurrido.

Quiero señor Larraín esperar, que en su caso usted tiene conciencia de cuando ocurrieron, justamente porque eso permite pensar que existe genuino arrepentimiento, al resignificar nuestras experiencias, y pensar en los propios nunca más.

Usted sabrá cuales pueden ser esos hechos.

Pero hay dos al menos que son públicos y que generaron mucho sufrimiento y resentimiento.

Uno de esos,  son los 28 estudiantes y profesores detenidos desaparecidos y ejecutados políticos de la Universidad Católica. Algunos de esos hechos, ocurrieron mientras fue Vicerrector de la misma Universidad, entre los años 1974 y 1986.

Es de mi total convicción y certeza pública además, que usted no tiene responsabilidad en esas horribles situaciones. Sin embargo cuando usted dice que pide perdón por: “…por omitir lo que debía hacer”, quiero pensar que está pensando en hechos como estos.

Seguramente llegarían peticiones de audiencia, ayuda o solidaridad a su despacho. También es probable que es poco lo que pudiese haber hecho, ante tanto poder brutal. Partiendo porque, al igual que el “joven teniente” del caso Cheyre, usted estaba preso de la verdad oficial. De no ser así, seguramente no se hubiese permitido continuar siendo espectador, bajo sus narices, de tanta brutalidad.

Quiero pensar que cuando dice perdón está pensando en aquello.

De otros compañeros suyos, hoy en la UDI, y en aquellos tiempos en la Universidad, no es posible tener esa esperanza de humanidad y arrepentimiento, que usted con su paso ha dado.

De los entonces presidentes de la FEUC, Juan Antonio Coloma y Andrés Chadwick, con la indolencia e indiferencia por sus profesores y compañeros de sala expulsados, detenidos, torturados y desaparecidos, no existen palabras como las suyas

O del ex senador Carlos Bombal,  que como jefe de gabinete del rector de la época, le tocaba recibir a agentes de la DINA, en la propia Universidad

¿Que sucedía en la Feuc, donde Jovino Novoa, había sido presidente y Miguel Kast, Secretario?

En unos pocos días más, el 5 de septiembre la Pontificia Universidad Católica de Chile hará entrega de títulos profesionales, en carácter póstumo, a quienes fueron sus 28 alumnos víctimas de esa Universidad

El otro hecho, que espero este en su pensamiento, cuando usted señala “yo pido perdón por lo que haya hecho”, es su defensa de la Colonia Dignidad. Uno de los mas tristemente célebres  centro de tortura y exterminio en los años de dictadura. Fueron mucho los chilenos y chilenas que sufrieron indescriptibles tormentos, o perdieron la vida, entre sus muros inexpugnables, durante la dictadura.

Algo de ese sufrimiento, se revivió hace unos años atrás, cuando a pesar de todas las evidencias y testimonios, usted entre otros, salieron en su defensa.

Para los socialistas, como yo, la Colonia Dignidad, resulta particularmente significativa en el dolor, ya que fue en ese centro, donde existen varios testimonios, de ser el último lugar donde se vio con vida a Carlos Lorca, médico de 30 años, diputado socialista, detenido desaparecido, y uno de nuestros más insignes camaradas. Es por eso, que la Juventud Socialista, se autodenomina, como “hijos de Lorca”.

Si le traigo estas situaciones a colación, no es por una afán de revivir artificialmente un clima de odiosidad. Sino para explicar que estos compatriotas, no son una “baja” o “caídos”, propios, lamentablemente, de un enfrentamiento. En Chile no hubo “excesos”. Sino que fue una política sistemática, coordinada e institucional de exterminio. Con estado mayor y recursos públicos incluidos.

Han pasado 40 años y aún permanece el dolor. Señal de que las heridas continúan, derribando toda pretensión de consenso que deniegue la verdad y justicia

Como se ha dicho en estos días: para nunca más vivirlo, nunca más negarlo. Porque, aunque sea paradójico, la única manera de olvidar y dejar atrás algo traumático, es poder recordarlo.

Entiendo que son memorias prohibidas, no solo para ocultarlas, sino también para que los responsables directos escaparan del terror de sus conciencias.

Por eso sus palabras traen genuina esperanza.

Pero a veces lo difícil no es querer algo, sino querer también sus consecuencias.

Por eso, contra toda lógica, le pido entonces su activa colaboración, renunciando entonces a la omisión, para construir un Chile que vaya dejando atrás todo vestigio, de esos años de terror y sombra.

No es mi intención convencerlo, pero al menos que comprenda, porque para muchos compatriotas resulta intolerable aceptar una Constitución y toda una institucionalidad que viene con ella, insertada a sangre y fuego. No hubiera sido posible su realización, sin esta condición de muerte y terror.

A veces los pasos que no damos, son los que más nos agotan y extenúan.

Esperando que al menos, comprenda estas palabras,

Atentamente,
Francisco J. Flores
9-764-556-6

—————-

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

02 de septiembre

Gracias por un comentario tan alumbrado y certero

ERNESTO ELIAS

05 de noviembre

SE ACERCAN LAS ELECCIONES LA DERECHA EMPIEZA A PEDIR PERDÓN POR LOS CRÍMENES COMETIDOS DEL CUAL ELLOS SON COMPLISE

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

La aplicación del decaimiento del procedimiento administrativo, se vino a instaurar a través de la jurisprudencia de la Corte Suprema, como una verdadera sanción hacia los órganos de la administración ...
+VER MÁS
#Justicia

Decaimiento del Procedimiento Administrativo

El reconocimiento de las identidades indígenas se vuelve un pilar fundamental para estructurar las acciones del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Censo y pueblos indígenas: la importancia de un enfoque de derechos

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria