#Internacional

¿El gana–gana venezolano?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

¿Por qué Sebastián Piñera, su gobierno y coalición de gobierno deberían restarse a la conflictividad venezolana? En principio no se observan desincentivos para no hacerlo, muy por el contrario no hacerlo podría entendérsele como un error político.

La conflictividad venezolana tiene una serie de componentes políticos, sociales, económicos y hasta culturales, por descontado geopolíticos y geoeconómicos muy abiertos producto de su polarización e intervencionismo internacional. La Revolución Bolivariana en sus Luces y Sombras, sistemáticamente enfrentó la resistencia de grupos conservadores y liberales que siempre, sea por una cuestión política, ideológica o económica, aunque fragmentariamente, hicieron todo lo que pudieron para superar el chavismo, sin éxito. Para varios y varias, tal cuestión tuvo que ver con la valía del Petróleo, la política interna social dirigida a las grandes mayorías y la Diplomacia Petrolera que desplegó el régimen y la Revolución Bolivariana.


El Presidente Piñera, opera sobre seguro. Más allá de la coherencia política que ha demostrado sobre la cuestión venezolana, que hay que reconocérsela, tiene toda la legitimidad institucional para hacerlo, considerando o no a la oposición

Desde la comunidad internacional, mientras estuvo vigente la oleada de gobiernos de izquierdas, centro izquierdas o progresistas, Venezuela se encontraba a resguardo. Tanto así, que cuando fue objeto de Golpe de Estado en 2002, Chávez, no sólo internamente defendió  de forma favorable su gobierno y revolución, sino que hubo un respaldo de la región, exceptuando el reconocimiento de la otrora canciller chilena Soledad Alvear en representación del Gobierno de Ricardo Lagos (por ello, no extraña su posición de respaldo a Piñera y su gobierno respecto de este tema), la cual reconoció oficialmente al político que intentó capitalizar el intento de derrocamiento de Chávez (Pedro Carmona). Hasta UNASUR fue la forma de régimen internacional que buscó formalizarse desde Caracas, que dicho sea de paso sirvió en su momento, entre otras cosas, para arbitrar una tensión en Bolivia (2008), la cual tuvo en la ex Presidenta Michelle Bachelet, una importante protagonista, para la buena resolución de tal conflictividad.

Ahora no. La oleada es conservadora, de derechas y siempre necesariamente crítica con el anterior ciclo político e ideológico regional. Con un gobierno estadounidense completamente desatado en hacer un punto de defensa democrático en la región que geopolítica y geoculturalmente pertenece a su área de influencia tradicional y, resultando funcional, además, para un contrapunto a sus acciones de política interna que tanto rédito le sigue dando, a propósito del Muro Fronterizo con Latinoamérica, (acción del todo antidemocrática). Con ello, se precipitó la Unión Europea, y algunos Estados (España, Francia, entre otros) en pronunciarse sobre Venezuela en el entendido de no quedar fuera, al día siguiente de la potencial caída del chavismo/madurismo, el cual, pareciera ser, se sostendría estratégicamente en las FF. AA. venezolanas.

En ese cuadro, el Presidente Piñera, opera sobre seguro. Más allá de la coherencia política que ha demostrado sobre la cuestión venezolana, que hay que reconocérsela, tiene toda la legitimidad institucional para hacerlo, considerando o no a la oposición, en cuanto y tanto, asegurar uno de los atributos que se supone debe tener la política exterior chilena, como es la transversalidad interna, y de ahí, acción de Estado (crítica que realizan ex cancilleres y ex funcionarios de gobiernos de la ex nueva Mayoría y Concertación), ya que es quién guía la Política Exterior del País. Además, su Programa de Gobierno, en la sección de relaciones internacionales, es claro en plantear su definición hacia la cuestión regional a propósito de la defensa de la Carta Democrática de la OEA, los derechos humanos, la libertad de todo tipo, entre otras consideraciones.

Por otra parte, tanto el Presidente de la República, como su gobierno y coalición, entienden que es una oportunidad histórica en cuanto sector político para participar en el diseño y ejecución de política internacional, con alcance regional, cuestión que en su primer gobierno no logró (PROSUR, superando UNASUR). “Voy a Cúcuta a defender la Democracia”, tiene que ver con esa urgente necesidad de ser partícipes de un circuito que históricamente nunca han integrado de forma articulada. Diecisiete años de dictadura Cívico – Militar, minaron no sólo la posibilidad de hacerse de la primera magistratura del gobierno de la nación, sino que la proyección internacional. Ahora, el contexto interno como el externo es diferente para el sector, no importando los costos internos que se tengan que pagar, a propósito de los incendios nacionales y otras coyunturas que le exigirían estar en territorio nacional. El tecnicismo legal y burocrático respecto de la salida del Presidente, en cuanto Jefe de Gobierno y de Estado, es un necesario costo a pagar al interior de Chile, más cuando sistemáticamente la opinión pública percibe cómo los venezolanos sufrirían el desabastecimiento múltiple, acompañada de su intensa presencia en Chile con los datos que entregó el INE hace poco, situándolos como la primera población migrante, desplazando haitianos, peruanos y bolivianos.

Este gana – gana del Presidente, gobierno y coalición invita a reflexionar a las fuerzas políticas que suscriben la no intervención a cómo se logra la Política Interior y Exterior de Chile. Tanto las recetas de las teorías Centro –  Periferia y de la Dependencia, aunque derrotadas políticamente, más el neo – estructuralismo latinoamericano pudiesen ser, con sus ajustes, marcos referenciales útiles para tales diseños y ejecuciones, no sólo para hacer frente a las potencias aquí consignadas, sino que también a China y Rusia.

Si bien, el gana – gana del Presidente Piñera opera sobre seguro, sobre todo en cuanto líder regional que busca convertirse, muy bien retratado en Cúcuta, junto al presidente colombiano y paraguayo… y el venezolano Juan Guidó en su condición de autoproclamado Presidente Encargado, es de esperar que no se eclipse – el gana/gana – con un enfrentamiento mayor, que independiente que se indique que era parte de lo que podía suceder, termina de todos modos constituyéndose en un fracaso, comprometiendo el prestigio diplomático, del que se supone, gozaría Chile.

TAGS: #CrisisVenezuela #GobiernoPiñera imahg

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Millones de mujeres migrantes indocumentadas están con Kamala, ven en ella una luz para salir de las sombras y tener acceso a los derechos laborales, poder tener acceso a una residencia y posteriormente a ...
+VER MÁS
#Sociedad

Kamala, ¿luz para las mujeres migrantes?

Nuevos

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Millones de mujeres migrantes indocumentadas están con Kamala, ven en ella una luz para salir de las sombras y tener acceso a los derechos laborales, poder tener acceso a una residencia y posteriormente a ...
+VER MÁS
#Sociedad

Kamala, ¿luz para las mujeres migrantes?

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos

Para prevenir o disminuir nuestra vulnerabilidad a la desinformación, debemos aprender a ser escépticos, dejar de creer lo primero que nos llega por las redes sociales simplemente por ir en línea con nue ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La lección que nos deja lo ocurrido en Estados Unidos

El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo d ...
+VER MÁS
#Cultura

La música suena mal