#Internacional

Distopia nórdica: Anti cuarentena sueca

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


A veces, es mejor reconocer que el problema en Chile no es el virus, sino el sistema que propicia su contagio.

Este ha sido un año ilógico, extraño y alejado de la estadística, un año de mucha improvisación política y de incontables juicios de valor. Si ponemos atención en la línea cronológica del coronavirus nos daremos cuenta de que hay hitos destacados. Los hospitales construidos en dos semanas en China, el partido entre el Atalanta y el Valencia en Milán, las cuarentenas y muertes de médicos, la declaración de pandemia y la escala global a la que se llegó rápidamente. Recuerdo que en febrero una ciudadana sueca de Linköping presentó el primer caso. En todos los países se declararon cuarentenas y  Suecia fue  el único lugar donde la estrategia fue distinta. Para entender porqué el sistema sueco es diferente debo explicar algunos datos. El “ministerio” de salud está a cargo de los médicos y el director de las políticas sanitarias Anders Tegnell es un epidemiólogo, no un político.

Este es un país distinto, dónde de los ciudadanos escuchan a sus autoridades, porque se cree que estas toman las decisiones pensando en su bienestar. El sistema provee de servicios y seguros dignos para quien se enferma y por último, no existe un abuso indiscriminado de estos servicios. En Suecia la crisis  fue de puertas y locales abiertos, de quédate en casa si estás enfermo, de protege a los tuyos, de trabaja desde tu computadora si puedes y de no reunirse más de cincuenta personas. Hubo  fiestas al aire libre y asados en familia.

Las mascarillas son opcionales y en el metro he visto muy pocas, los negocios están abiertos y todo sigue funcionando como  si nada. Estocolmo vivió un verano cálido, con las playas repletas, los bares abiertos, los jardines infantiles funcionando y las personas tomando responsabilidad individual.

Por supuesto que se  han cometido errores, han habido muchos muertos entre los ancianos residentes de las casas de reposo y la críticas han caído  desde varios rincones del mundo.

En Chile, Mañalich trató de hacer algo similar, en el que llamó el mejor sistema de salud del mundo, buscando la inmunidad de rebaño -de la que habló también Suecia-, mientras el gobierno se aferró a la nueva normalidad, Lavín abría el mall por dos días, hasta cerrarlo nuevamente al dispararse los contagios en su comuna.

La diferencia es que si la gente está hacinada en el transporte público no hay manera de parar el contagio. Acá en cambio, decidieron liberar  el cobro de los buses, para no exponer a los choferes al contagio.

En Chile se sacó a militares para mantener a la población en casa durante las horas de sueño, acá se capacitó a personal de salud y se les está pagando un sobresueldo por el riesgo.

En Chile Piñera abrió el féretro de su tío muerto, acá  la princesa Sofía se enlistó como voluntaria  en un hospital.

Mientras Suecia trabajaba para mejorar las condiciones de su personal de salud el mundo hacía juicios de valor en contra de las estrategias suecas.

Lejos han quedado los discursos y los juicios de valor al sistema sueco. Hoy en día, a pesar de aun tener contagio el sistema aguanta y los enfermos tienen atención, los cesantes generalmente obtienen ayuda, se bajó la tasa de inscripción de empresas, y más importante no ha habido improvisación , se ha seguido con el plan original, a pesar de las críticas internacionales y ahora al fin se logra ver que los suecos no estaban tan equivocados cómo el mundo pensaba. Lo que nos enseña esta experiencia es que los liderazgos son muy importantes.

Si se hubiese escuchado al colegio médico en Chile probablemente no habría más de doce mil muertos ni medio millón de contagiados. Si la clase política no abandonara al pueblo probablemente las ciudades no se estarían llenando de indigentes, y si se hubiesen realizado controles sanitarios a tiempo no habría que lamentar el desempleo y la recesión que se avecina. A veces, es mejor reconocer que el problema en Chile no es el virus, sino el sistema que propicia su contagio. En mi opinión, para detener el movimiento social que antes de la llegada del Covid 19 hacía tambalear al sistema político chileno.

 

TAGS: #Coronavirus #Pandemia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad