#Internacional

Demanda marítima en La Haya: ¿Por qué seguir negociando con Bolivia?

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El objeto de la controversia por la cual Chile está demandado por Bolivia, en la Corte Internacional de Justicia de la Haya, consiste en establecer si Chile tiene o no la obligación de negociar con Bolivia un acceso soberano al Océano Pacífico, y en caso de existir tal obligación determinar si Chile ha cumplido o no con esa obligación. Como señala el fallo de las excepciones preliminares presentadas por nuestro país, la Corte no puede determinar el resultado de dicha negociación.

Nuestra Cancillería presenta esto como un logro: Chile en el peor de los casos se verá obligado a negociar de buena fe una salida al mar, cuestión que ya lleva más de 130 años realizando con Bolivia. En realidad, nos permitiría restablecer el status quo previo.

Los argumentos chilenos son bastante claros y contundentes. El Tratado de 1904 fija el límite entre Chile y Bolivia, el cual había quedado determinado por el desenlace de la Guerra del Pacífico. Bolivia perdió su soberanía sobre el litoral, pero recibió concesiones amplisimas para el acceso al mar, de forma que su situación de enclaustramiento es solo aparente, por ende no representa un problema insalvable para el pueblo boliviano su “mediterraneidad”.


Al igual que se ha practicado en Europa, la integración y cooperación pasan por trabajar mirando hacia el futuro buscando superar problemas comunes y alcanzar objetivos nacionales en pos del bienestar de sus pueblos, y no pasa por comenzar a revisar fronteras.

¿Por qué entonces, si los argumentos son tan claros y contundentes, los políticos chilenos han ofrecido desde la misma guerra negociar una salida al mar para Bolivia?

En primer lugar, razones de geopolítica. Chile y Perú son las principales potencias del Pacífico Sudamericano, y como tales se enfrentaron en la Guerra de la Confederación y la Guerra del Pacífico. Además, la Escuadra Libertadora del Perú fue esencialmente una expedición chilena que invadió el país incaico. Dichos antecedentes bastan para que Chile busque constantemente la presencia boliviana en medio, para que sirva de “Estado Tapón” ante una posible agresión peruana contra Arica, o inclusive como un posible aliado en caso de agresión. En ese sentido se realizaron las negociaciones de Pinochet-Banzer entre 1975-1978.

Por otro lado el interés peruano en evitar esto resulta clave para entender la existencia de cláusulas como aquella del Tratado de 1929 (que resuelve la cuestión de Tacna y Arica) en la cual Chile queda obligado a consultar al Perú respecto de la cesión de territorios a una tercera potencia, con lo cual siempre las negociaciones han quedado truncadas.

En segundo lugar, la negociación con Bolivia se sustenta en razones eminentemente políticas. A partir de una noción de avanzar en pos de la integración latinoamericana, y en un supuesto interés de los pueblos chilenos y boliviano por solucionar este “problema”, grupos y personalidades de izquierda defienden la entrega de una salida soberana al mar a Bolivia. Personalidades tan relevantes e ideológicamente distintas como José Antonio Gómez, Gabriel Boric, Guillermo Tellier, Alejandro Guillier y Marco Henríquez-Ominami han dado su apoyo a esto basados en un ideal “latinoamericanista”. En dicho sentido se dirigieron las negociaciones de 2006 de Bachelet.

Sin embargo, ninguna de las dos posturas resulta hoy plausible. Las condiciones de la guerra moderna si bien pueden justificar la existencia de un Estado Tapón, las posibilidades actuales de conflicto son inferiores, y resultan mayores las ventajas derivadas de la frontera común con el Perú, país que es importante foco de inversiones chilenas además de compartir membresía en la Alianza del Pacífico. Bolivia en cambio está vinculada al Mercosur, y su inestabilidad política, ligada a la falta de garantías legales para los inversionistas, sumado a un alarmante nivel de narcotráfico la transforman en un ingrato vecino.

Respecto de la mal llamada “integración latinoamericana” promovida por los regímenes bolivarianos, es curioso que sus reivindicaciones en pos de la armonía regional impliquen segregar territorio chileno, pero en modo alguno apunten a restablecer la soberanía nacional en Patagonia, o en alcanzar una justa salida al Océano Atlántico.

Si la Corte de La Haya falla en favor de Chile, claramente esto debería ser el fin de las negociaciones limítrofes con Bolivia. Al igual que se ha practicado en Europa, la integración y cooperación pasan por trabajar mirando hacia el futuro buscando superar problemas comunes y alcanzar objetivos nacionales en pos del bienestar de sus pueblos, y no pasa por comenzar a revisar fronteras. Ya dos guerras mundiales y una guerra fría se lo enseñaron a los europeos.

TAGS: #Boliviamar #ChileBolivia #DemandaMaritima

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de marzo

ERROR!!!: Chile en el peor de los casos NO se verá obligado a negociar de buena fe una salida al mar. Cuando la Haya acepto la demanda de Bolivia, dejo claro que no puede obligar a Chile a negociar, y menos la Corte le iba a imponer los puntos de esa negociacion.

Lo que se esta discutiendo en La Haya es que son los derechos expectaticios. No existe ese concepto en derecho internacional. De hecho, ni siquiera Carlos Mesa sabia que cuernos era eso (lo puso en su blog, luego borro esa entrada) Asi que lo que se esta discutiendo es si ese concepto existe. Si Bolivia prueba que existe, recien entonces habria que entrar a discutir si Chile se ha obligado BAJO ESE CONCEPTO a negociar. Pero ahi hay un problema: la Corte fue especifica al señalar que Bolivia NO puede hablar del Tratado de 1904. ¿Que Chile lo incumple? Eso no es asunto de la Corte. Lo que tiene que hacer Bolivia es demostrar que en tres situaciones (sobre todo Charaña) Chile le prometio salida soberana. El problema es que Bolivia, en las tres situaciones que puso en su demanda, olvido decir que se nego a aceptar esos ofrecimientos. Negarse es decir “No”, y fue “No” clarito porque Bolivia rompio relaciones con Chile. O sea, Bolivia frusto su salida y la negociacion. No Chile.

Asi que no hay peor escenario para Chile. La Corte no puede obligar a negociar, Chile no tiene nada que negociar con un pais con quien no tiene relaciones diplomaticas, y Bolivia seguira siendo el narcoestado mediterraneo que es ahora.

20 de marzo

Marcela, debo destacar de su párrafo final el que compartamos que Chile no tiene nada que negociar con Bolivia. Ni aunque fuera la Suiza de Sudamérica, nada justifica a mi entender el ofrecer el territorio como moneda de cambio o una mal entendida señal de buena voluntad.

Juan M

16 de marzo

El peor error que cometió Chile fue negociar la paz con Bolivia después de la guerra del Pacífico, debió arrasar ese país o haberlo anexado y convertirlo en una provincia. Hoy no estaríamos gastando Lucas y blablas jurídicas ante una corte internacional que no tiene la mas puta idea de la idiotocracia, digo idiosincrasia latinoamericana.
Bolivia debería dar gracias de que Chile no se comportó como un país que ganó la guerra, si hubiésemos sido como los rusos, habríamos mandado toda su población a la Siberia puntarenense. Fuimos muy generosos, le dimos pasada gratis al pacifico, les construimos un ferrocarril de Arica a La Paz, tienen hasta un puerto libre de paso.
Bolivia en vez de llorar en cada foro internacional por su mediterraneidad se pusiera a trabajar y educarse como Suiza, seria una potencia económica. Suiza no tiene mar, pero tiene la flota mercante mas grande del mundo, apenas cabe un piño de vacunos en su territorio y tiene la industria lactea mas poderosa como Nestlé, dudo que crezca una mísera planta de cacao en las escarpadas laderas de los Alpes, pero producen el mejor chocolate del mundo, no tiene minas y tienen la mayor reserva de oro, el franco suizo no vale tanto como el dolar o el euro, pero es la moneda mas estable del mundo desde hace muchos años.
Bolivianos, déjense de llorar, ponganse a trabajar como los coreanos. Evo, dedícate a educar a tu pueblo, construye escuelas y bibliotecas, no copies a los finlandeses, copiate a los israelíes o a los coreanos

20 de marzo

Ciertamente lo que señalas respecto a la magnanimidad de Chile como vencedor al imponer sus condiciones es digna de destacar. contemporáneos al Tratado de 1904 son el Tratado de Shimonoseki (1895, guerra sino-japonesa), y el Tratado de Portsmouth (1905 guerra ruso-japonesa) y el Tratado de Londres (1913, primera guerra Balcánica)son extremadamente duros en sus términos para el vencido, imponiendo perdidas territoriales y sanciones económicas, cuestión totalmente distinta del Tratado de 1904, que establece no solo amplias garantías a Bolivia, sino que además Chile es quién entrega compensaciones a Bolivia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

 La sencilla idea es que se consideren como primera opción, alternativas tan serias como las otras que se han impuesto en siglos de colonización mental.  Es incorporar esta reflexión como una variable ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Saber y acción local sustentable: Ni pintoresco ni folclórico

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

El sujeto marginal que desconoce o que derechamente no cree en los Derechos Humanos, tampoco tiene ánimos de respetar ni garantizar los ajenos. La vida y la muerte son para él, cuestiones relativas, discu ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crimen, castigo y viralización impulsan la catarsis colectiva del pueblo chileno