#Política

Beneficios sociales a inmigrantes: ¿Es una política justa?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En estos días el debate en el Congreso se ha centrado en la discusión respecto de la entrega de beneficios sociales a los inmigrantes. Por un lado el Gobierno plantea que deben entregarse a los extranjeros que cuenten con, a lo menos, dos años de residencia regular, mientras que la oposición plantea que únicamente debe solicitarse la visa temporal, es decir un plazo mínimo de seis meses. Realmente la discusión es solo de formas, por cuanto el fondo es el mismo: ambas partes plantean que un inmigrante con un período de residencia de seis meses a dos años está en igualdad de condiciones con un nacional para obtener beneficios sociales.

Ambos escenarios planteados, tanto por el Gobierno como por la oposición, presentan situaciones abiertamente injustas y opuestas al bien común establecido en nuestra legislación. Como señala la Constitución en su artículo primero, el fin del Estado de Chile es promover el bien común, entendido como “las condiciones sociales que permitan a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible”. Y estos integrantes de la comunidad nacional no son otros sino que todos los chilenos.


Ambas partes plantean que un inmigrante con un período de residencia de seis meses a dos años está en igualdad de condiciones con un nacional para obtener beneficios sociales.

Somos aquella nación en que reside la soberanía, la cual ejercemos voluntariamente en las respectivas elecciones periódicas. Aquellos también que estamos llamados a defenderla en caso de amenaza, y que soportamos los tributos que se nos imponen para solventar los gastos del país. La nacionalidad nos hace parte de aquel fin del Estado, dirigido a buscar para todos y cada uno de los chilenos su realización personal.

Además, en virtud del llamado principio de subsidiariedad, ese bien común encuentra un orden de prelación, por el cual el bien individual de uno exige la preocupación y respeto solidario activo por la obtención del bien común de los demás. De esta manera, las evidentes deficiencias de distribución y la consecuente desigualdad son enfrentadas por el Estado con ayudas sociales para que los miembros de la comunidad logren su realización. La República de Chile tiene como fin el desarrollo material y espiritual de los chilenos, y por ello debe apoyar con ayudas sociales a aquellos compatriotas que más lo requieran, en la medida que los recursos alcancen.

Al proponer Gobierno y oposición entregar estos escasos recursos de beneficios sociales, tanto a inmigrantes como chilenos en iguales condiciones, está siendo injusto. Olvidan que el Estado de Chile está al servicio de los chilenos, y lo ponen al servicio de sus ideologías, para las cuales la pertenencia a Chile no dista mucho de la afiliación a alguno de sus partidos políticos. Además representa un acto de profunda irresponsabilidad en gestión de recursos, pues Chile después del desgobierno de Michelle Bachelet no es un país con abundancia para repartir. Durante la pasada administración nuestro país creció en promedio un 1,5%, la cifra más baja en los últimos 40 años, y la deuda externa de Chile llegó hasta un 64% del PIB, cifra que no se alcanzaba desde 1987, durante la dictadura de Pinochet.

De aprobarse tan injusta e irresponsable propuesta, los extranjeros en situación regular y los chilenos nos hallaremos notoriamente discriminados. Para los primeros pues el haber llegado a Chile en busca de una mejor vida, respetando nuestra institucionalidad y buscando la integración en la comunidad nacional no tendrá ningún valor, pues otro podrá obtener lo mismo con menos esfuerzo. Para los nacionales relegará nuestro derecho al desarrollo pleno a un segundo plano, siendo tan extranjeros en nuestro país como un turista.

Chile es hoy un país subdesarrollado y desigual, donde las mujeres son discriminadas por ser tales, donde nuestros adultos mayores tienen pensiones de miseria y donde las regiones sufren por la contaminación, el desempleo y el abandono, mientras Santiago recibe la mayoría de los recursos del país. En un país donde usted se come dos panes y yo ninguno, pero el promedio de consumo de pan es uno por persona, entregarle beneficios sociales del primer mundo a los inmigrantes no debería estar al tope de la lista de prioridades.

TAGS: Inmigrantes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad