#Género

Por una sociedad diversa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace poco terminó el mes de junio, un mes que es reconocido internacionalmente como el mes del Orgullo LGBTIQ+, un mes donde se conmemora el inicio del movimiento de liberación homosexual en Estados Unidos durante 1969, luego de una incesante discriminación, violencia y postergación hacia el espectro de la diversidad sexual que en múltiples casos culminaba con la muerte individual o colectiva de homosexuales y trans.


Las banderas feministas se toma una lucha que comenzó entre los colectivos del espectro LGBTIQ+ de las universidades y lejos de pelear (como muchos y muchas lo hacen) por quien izó primero la bandera, hay que salir a la calle y dar uso a los espacios que existen para protestar y poner temas en la agenda política del país

Un mes donde se debe reivindicar la historia oculta de un país. La historia de Chile que ha invisibilizado la sistemática matanza que ha realizado el Estado y los privados hacia el espectro LGBTIQ+ (al igual que la historia del mundo). Es por ello que en este mes, lleno de colores y música se celebra la diversidad de identidades, de sexualidades y de géneros, pero por sobre todo, visibiliza una realidad que se ha postergado y que se ha ocultado contra sus intereses, sueños, deseos y derechos.

Pero, ¿el movimiento de liberación homosexual de hoy en día representa a todes?

Hace años atrás que el movimiento LGBTIQ+ ha experimentado vertientes más o menos radicales sobre algunos temas como el matrimonio y la adopción, eclipsando banderas de lucha que se habían levantado varias décadas antes. Esto no quiere decir que problemáticas actuales son menos importantes que problemáticas históricas, sino que debido a un modelo social y económico hay luchas que se posicionan con mayor legitimidad que otras, provocando que el movimiento no represente a todes.

En esta misma linea, por dar un ejemplo, en el año 2012 se escribieron algunas publicaciones en contra de la educación sexista. Educación que no sólo es violenta contra las mujeres, ya que es una educación que anula y violenta a lo diverso. Educación que lleva la insignia de inclusiva cuando muchas veces sólo incluye a los hombres masculinos y a un sólo tipo de mujer, dejando de lado a todas las demás expresiones del género. Hoy desde las banderas feministas se toma una lucha que comenzó entre los colectivos del espectro LGBTIQ+ de las universidades y lejos de pelear (como muchos y muchas lo hacen) por quien izó primero la bandera, hay que salir a la calle y dar uso a los espacios que existen para protestar y poner temas en la agenda política del país, uniéndonos en una polifonía de voces que griten fuerte por todas, todos y todes.

Otro caso, un poco más alejado en la historia es el levantado por los grandes disidentes de este país: Pedro Lemebel y Francisco Casas, quienes fueron rechazados no sólo por el Partido Comunista sino que por las feministas de la época. Quienes hasta hoy no tienen su merecido reconocimiento por romper con la binariedad de género, interpelando política y socialmente a una dictadura. Estos grandes personajes de la historia irrumpen en la actualidad a través de su recordada e icónica performance contra la hegemonía neoliberal sobre ser hombre, mujer u homosexual.

Sobre este punto, el discurso de odio enmascarado con frases como «no me molestan los homosexuales mientras no se tomen de la mano o hagan cosas al frente mío» puede comprenderse (no así justificarse) desde los estudios de género. A partir de ellos, se indica que la sociedad entrega atributos a los cuerpos, atributos por los cuales se esperan conductas y actitudes esperadas. Bajo esta perspectiva, los cuerpos «masculinos» deben ser fuertes, rudos y no expresar (en lo posible) sentimientos. Mientras que los cuerpos «femeninos» deben ser delicados, creativos, y propensos al cuidado y a la entrega de sentimientos.

Estas actitudes no son inamovibles ni verdades absolutas, sino más bien son un constructor social que es performativo y que es posible de transformar. Situación que planteaban en los años 80 las Yeguas del Apocalipsis (Lemebel y Casas).

La ruptura de la binariedad de género a través de distintas formas de apropiación del cuerpo es un tema que retrotrae no sólo a Lemebel y Casas con su actuación, sino que a intelectuales como Wittig y Butler que han indicado y contribuido a dar voz a los olvidados dentro de un grupo históricamente de oprimidos (LGBTIQ+), quienes han tenido que observar el avance de otras luchas como el matrimonio mal denominado igualitario.

Porque de lo que se trata es de construir una sociedad donde sobresalga la diversidad, lo diferente y poder encontrarse en ella a partir del ser distintos. Es por ello, que es importante volver a levantar estos antiguos estandartes de lucha y marcha y estrechar los brazos y ampliar las alamedas para que caminen junto a mujeres y hombres, cuerpos andróginos, mujeres con pene y hombres con vagina. Para que las calles grises de esta sociedad se vuelvan más alegres, coloridas y llamativas como pasa un par de veces en el año con las marchas del espectro LGBTIQ+.

En este momento, a menos de un año en que la ex mandataria Michelle Bachelet diera el primer discurso de la historia donde se reconoce el Día del Orgullo Gay y las diferentes expresiones de género desde el Estado, debemos recordar y unirnos en la lucha para que todes se «puedan enamorar, convivir, amancebar y pueden adoptar hijos o mascotas, pero más que repetir la ceremonia (…) de la boda, debe existir un universo cambiante, múltiple, trans, libertario y diferenciado, más progresista, más arriesgado, de locas políticas que se casen con la revolución del deseo, de todos los deseos sociales de los oprimidos» (Lemebel).
TAGS: #DemandasSociales #DiversidadSexual #LGTBI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes