#Género

Por una sociedad diversa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace poco terminó el mes de junio, un mes que es reconocido internacionalmente como el mes del Orgullo LGBTIQ+, un mes donde se conmemora el inicio del movimiento de liberación homosexual en Estados Unidos durante 1969, luego de una incesante discriminación, violencia y postergación hacia el espectro de la diversidad sexual que en múltiples casos culminaba con la muerte individual o colectiva de homosexuales y trans.


Las banderas feministas se toma una lucha que comenzó entre los colectivos del espectro LGBTIQ+ de las universidades y lejos de pelear (como muchos y muchas lo hacen) por quien izó primero la bandera, hay que salir a la calle y dar uso a los espacios que existen para protestar y poner temas en la agenda política del país

Un mes donde se debe reivindicar la historia oculta de un país. La historia de Chile que ha invisibilizado la sistemática matanza que ha realizado el Estado y los privados hacia el espectro LGBTIQ+ (al igual que la historia del mundo). Es por ello que en este mes, lleno de colores y música se celebra la diversidad de identidades, de sexualidades y de géneros, pero por sobre todo, visibiliza una realidad que se ha postergado y que se ha ocultado contra sus intereses, sueños, deseos y derechos.

Pero, ¿el movimiento de liberación homosexual de hoy en día representa a todes?

Hace años atrás que el movimiento LGBTIQ+ ha experimentado vertientes más o menos radicales sobre algunos temas como el matrimonio y la adopción, eclipsando banderas de lucha que se habían levantado varias décadas antes. Esto no quiere decir que problemáticas actuales son menos importantes que problemáticas históricas, sino que debido a un modelo social y económico hay luchas que se posicionan con mayor legitimidad que otras, provocando que el movimiento no represente a todes.

En esta misma linea, por dar un ejemplo, en el año 2012 se escribieron algunas publicaciones en contra de la educación sexista. Educación que no sólo es violenta contra las mujeres, ya que es una educación que anula y violenta a lo diverso. Educación que lleva la insignia de inclusiva cuando muchas veces sólo incluye a los hombres masculinos y a un sólo tipo de mujer, dejando de lado a todas las demás expresiones del género. Hoy desde las banderas feministas se toma una lucha que comenzó entre los colectivos del espectro LGBTIQ+ de las universidades y lejos de pelear (como muchos y muchas lo hacen) por quien izó primero la bandera, hay que salir a la calle y dar uso a los espacios que existen para protestar y poner temas en la agenda política del país, uniéndonos en una polifonía de voces que griten fuerte por todas, todos y todes.

Otro caso, un poco más alejado en la historia es el levantado por los grandes disidentes de este país: Pedro Lemebel y Francisco Casas, quienes fueron rechazados no sólo por el Partido Comunista sino que por las feministas de la época. Quienes hasta hoy no tienen su merecido reconocimiento por romper con la binariedad de género, interpelando política y socialmente a una dictadura. Estos grandes personajes de la historia irrumpen en la actualidad a través de su recordada e icónica performance contra la hegemonía neoliberal sobre ser hombre, mujer u homosexual.

Sobre este punto, el discurso de odio enmascarado con frases como “no me molestan los homosexuales mientras no se tomen de la mano o hagan cosas al frente mío” puede comprenderse (no así justificarse) desde los estudios de género. A partir de ellos, se indica que la sociedad entrega atributos a los cuerpos, atributos por los cuales se esperan conductas y actitudes esperadas. Bajo esta perspectiva, los cuerpos “masculinos” deben ser fuertes, rudos y no expresar (en lo posible) sentimientos. Mientras que los cuerpos “femeninos” deben ser delicados, creativos, y propensos al cuidado y a la entrega de sentimientos.

Estas actitudes no son inamovibles ni verdades absolutas, sino más bien son un constructor social que es performativo y que es posible de transformar. Situación que planteaban en los años 80 las Yeguas del Apocalipsis (Lemebel y Casas).

La ruptura de la binariedad de género a través de distintas formas de apropiación del cuerpo es un tema que retrotrae no sólo a Lemebel y Casas con su actuación, sino que a intelectuales como Wittig y Butler que han indicado y contribuido a dar voz a los olvidados dentro de un grupo históricamente de oprimidos (LGBTIQ+), quienes han tenido que observar el avance de otras luchas como el matrimonio mal denominado igualitario.

Porque de lo que se trata es de construir una sociedad donde sobresalga la diversidad, lo diferente y poder encontrarse en ella a partir del ser distintos. Es por ello, que es importante volver a levantar estos antiguos estandartes de lucha y marcha y estrechar los brazos y ampliar las alamedas para que caminen junto a mujeres y hombres, cuerpos andróginos, mujeres con pene y hombres con vagina. Para que las calles grises de esta sociedad se vuelvan más alegres, coloridas y llamativas como pasa un par de veces en el año con las marchas del espectro LGBTIQ+.

En este momento, a menos de un año en que la ex mandataria Michelle Bachelet diera el primer discurso de la historia donde se reconoce el Día del Orgullo Gay y las diferentes expresiones de género desde el Estado, debemos recordar y unirnos en la lucha para que todes se “puedan enamorar, convivir, amancebar y pueden adoptar hijos o mascotas, pero más que repetir la ceremonia (…) de la boda, debe existir un universo cambiante, múltiple, trans, libertario y diferenciado, más progresista, más arriesgado, de locas políticas que se casen con la revolución del deseo, de todos los deseos sociales de los oprimidos” (Lemebel).
TAGS: #DemandasSociales #DiversidadSexual #LGTBI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Hoy las organizaciones son más planas e interconectadas ya que los cambios son más rápidos que antes. Por eso, se necesitan las características de colaboración, empatía, sensibilidad y consenso que se ...
+VER MÁS
#Género

Importancia del liderazgo femenino y la necesidad de fomentarlo

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Si la cultura es el conjunto de saberes acumulados por la Humanidad en su camino, entonces la protección de la vida en todas sus manifestaciones es un acto reivindicatorio ante los intentos del sistema eco ...
+VER MÁS
#Cultura

En el inicio de las comunidades humanas prevaleció una visión de futuro

Evidentemente la Central Hidroeléctrica San Pedro implicaría una enorme degradación de la biodiversidad y calidad de las aguas, ya que, interrumpiría el corredor biológico que conecta a 11 lagos ubicad ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ríos Libres: San Pedro sin Represas

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad