#Género

Los sueños y la labor (una de ellas) de ser madre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace unos días venía pensando acerca de las cosas alcanzadas por las mujeres a lo largo de los siglos. Logros emblemáticos que, sin duda, nos han aproximado más a un mundo hecho por y para hombres. Y si bien han existido mujeres destacadas y luchadoras, también han tenido costos y han tenido que elegir (o renunciar) a distintas cosas.


No sólo somos madres, también debemos trabajar, cumplir labores de la casa, ser esposa, amante, hija, múltiples roles que debemos cumplir y además, hacerlos todos bien.

Y es que existe un hecho que es biológicamente privativo de la mujer: ser madre. En Chile, existe preocupación por el envejecimiento de la población y se ve con alarma cómo la tasa de natalidad ha disminuido, así como la formación de familias del tipo tradicional, surgiendo diversas opciones de familia. Se han creado algunos instrumentos e incentivos a la madre que tiene uno o más hijos, como por ejemplo, el “bono por hijo” que va directamente a la cuenta de capitalización de las queridas AFPs.

Pero creo que más que un bono, más que el resaltar la familia como pilar fundamental de la sociedad, hay muchos factores que se deben considerar a la hora de que una mujer decida o no tener un hijo, sea dentro o fuera del matrimonio, sola o acompañada, etc.

Resulta que por muchas conquistas que hayamos logrado seguimos siendo, al menos en nuestro país, mujeres tal y como se han concebido desde años y siglos atrás. No sólo somos madres, también debemos trabajar, cumplir labores de la casa, ser esposa, amante, hija, múltiples roles que debemos cumplir y además, hacerlos todos bien.

A la hora de criticar el que una mujer decida no tener hijos, ya sea para cumplir algún sueño como estudiar en el extranjero, realizarse profesionalmente, lograr tener una casa, etc, se han evidenciado fuertes carencias en los argumentos que suscitan esa crítica: no hay como el amor de madre, dicen; la mujer se siente realmente realizada al tener hijos; el padre puede aportar en la crianza y en la casa, pero es la mujer la que debe llevar mayoritariamente el quehacer del hogar. Y se cruza un sentimiento de culpa hacia las que, por opción o, queriendo o no, tenemos hijos.

Debemos ser eficientes y eficaces en el trabajo, donde aún el sueldo sigue en desventaja con el hombre haciendo la misma tarea; pagando el costo de una “buena crianza” de los niños, porque es la mujer la que debe estar ahí cuando los niños se enferman, cuando tienen que hacer tareas, cuando enfrentan problemas. El rol del padre en estas labores que eran exclusivas de las mujeres ha ido creciendo hacia una crianza compartida.

Pero aún existen muchos prejuicios y tapujos que sufrimos las mujeres que tenemos que ser multifuncionales. Y quisiera detenerme en este punto, dando un ejemplo: en el embarazo adolescente, muchas veces la joven debe dejar de estudiar, es calificada por muchas personas como “irresponsable” por no haberse cuidado, y su vida da un giro por completo. Mientras el padre adolescente, asumiendo o no su incipiente paternidad, puede seguir su vida tal y como era antes de procrear a un hijo.

El peso que cargamos las mujeres es, sin duda, mucho mayor que el del hombre en este caso, teniendo que renunciar muchas veces a los sueños que teníamos. Y ha pasado que, a medida de que los hijos crecen, esas madres, en forma intencionada o sin querer, proyectan sus frustraciones y deseos propios en sus hijos e hijas, intentando que ellos vivan los que ella no pudo; sin lograr entender que, el tener hijos es una enorme responsabilidad, pero a la vez tiene esa cuota de entrega que es tener la capacidad de dejarlos crecer y decidir sobre sus propias vidas. Chile aún tiene un largo camino que recorrer si pretende tener una mayor tasa de natalidad e incentivos para que las mujeres decidan ser madres.

TAGS: #Maternidad Mujeres

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

La juventud es la edad cuando adquirimos nuestra capacidad intelectual y nuestro cerebro se encuentra aún en proceso de maduración
+VER MÁS
#Salud

Jóvenes y marihuana: los adultos no deben dar la imagen que es normal su consumo

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional