#Política

Reflexiones de una derrota

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Lo que pasó el domingo en las elecciones ha sido un verdadero balde de agua fría para la coalición actualmente gobernante, y para muchos quienes pensamos que Chile seguiría en la senda de una profunda transformación social. La gran mayoría dijo que no a todo eso, y con profundo pesar vemos que nos esperan 4 años gobernados por una derecha que parece representar los anhelos y aspiraciones de las chilenas y chilenos. Pero al margen de lamentarse, hay que reflexionar sobre las razones de fondo que han instalado nuevamente a Piñera en el poder:

1. La cosecha de la dictadura
No cabe duda alguna de lo nefasto que fue para nuestro país el Golpe de Estado y la posterior dictadura de sangre y fuego que operó con las fuerzas Armadas y con Pinochet como principal motor de una época lamentable. A la represión y violaciones de los Derechos Humanos, debemos considerar la no menor intervención en todas las instituciones, empresas estatales, salud, educación, pensiones, etc. El término de la educación pública que se había desarrollado, el cierre de las Escuelas Normales que formaban a los profesores; la municipalización de la salud y la educación, mermaron no sólo la calidad de estos servicios, sino que además fueron transformándose en bienes de consumo con la incorporación de las isapres, los colegios pagados y subvencionados, y la baja calidad de la educación municipal, que empezó a dejar una brecha cada vez más grande entre la educación privada y pública, lo que incidió asimismo en la educación superior. Para tener una buena educación hay que pagar.


Todos los errores cometidos por la Concertación-Nueva Mayoría-Fuerza de la Mayoría, en todos sus años de Gobierno, terminaron por desilusionar hasta al más optimista que pensó que la alegría llegaría.

Similar suerte tuvo el sistema de pensiones que, si bien tenía problemas profundos, vio como la mercantilización de los dineros de los trabajadores, a través de la creación de las AFPs, tendría su cara más oscura con los negociados y las pensiones de hambre que hoy en día se ven.

Las empresas estatales fueron vendidas a precio de huevo a todos estos empresarios, que no sólo se enriquecieron, sino que además empezaron a tomarse el país, concentrando la riqueza en unas pocas familias, y convirtiendo a Chile en uno de los países más desiguales del mundo. Para que decir la permanente manipulación de la información, en donde los medios de comunicación pasaron a ser patrimonio de los empresarios y la derecha.

La intervención en las instituciones, que permitieron hacer esto y crear además la nefasta constitución de 1980, fueron el pilar para poder instalar de una forma brutal un modelo completamente nuevo, el de los Chicago Boys, un neoliberalismo voraz que, junto a la analfabetización del pueblo, lograron con el paso de los años transformar a Chile en el país que somos hoy. Un crudo individualismo, en donde eres alguien por lo que tienes, no por lo que eres, en donde el poder adquisitivo vale mucho más que la cultura, y el éxito se mide en lo material, en ser mejor que el otro, en una competencia desmedida que cambió los valores de las personas. La solidaridad, el ponerse en el lugar del otro, el tener causas comunes, fueron aplastadas por esta máquina de cemento. Ello en parte explica el voto del electorado que prefiere que el país crezca para “acceder a mejores trabajos” a mejorar su estilo de vida, a tener derechos y libertades, más que seguir el camino de reformas sociales que intenten ser una sociedad tolerante y más justa.

2. El mea culpa de la centro izquierda
Este tema debe ser considerado en forma profunda. Todos los errores cometidos por la Concertación-Nueva Mayoría-Fuerza de la Mayoría, en todos sus años de Gobierno, terminaron por desilusionar hasta al más optimista que pensó que la alegría llegaría: el acomodarse al modelo, no cambiar la Constitución, no terminar con las AFP, etc. Específicamente en esta campaña, demostraron el desgaste y desunión de sus componentes al no hacer primarias, al celoso deseo de la DC por correr con colores propios, a la falta de un candidato con experiencia política, la figura anodina y ambigua de Guillier, que nunca logró convencer con sus propuestas, con un Programa de Gobierno que no se presentaba o que cambiaba de cuando en cuando. Inexactitudes en el mismo programa, la no definición clara de que se haría con el CAE, la instalación de un discurso viejo y el aislamiento del candidato de los partidos políticos, entre otros factores, jugaron totalmente en contra de la aglutinación que se necesitaba para dar coherencia y mostrarse más fuertes y unidos frente a una derecha que, pasada la primera vuelta, supo organizarse, cambiar sus promesas y mostrar una unidad y trabajo en conjunto que dio sus frutos. La indefinición del Frente Amplio en dar su apoyo a Guillier, y el tibio apoyo de la DC, fueron otros factores que pudieron incidir.

3. No bastó el #TodosContraPiñera
Las redes sociales son solo una expresión de lo que sentimos, no de lo que hacemos. Esta es la lección que deja el creer que, por dejar al descubierto todos los errores y cargos que se le imputan al candidato de la derecha, instalar un discurso de denostación permanente, al que incluso el propio Piñera contribuyó con todos los pasos en falso que dio, alcanzarían al menos para convencer a aquellos que debían decidir su voto, a no votar por “el prófugo de la justicia”. Se puede hablar, escribir y denunciar muchísimo, pero al no actuar yendo a votar, todo eso sirvió nada más que para un odioso desahogo.

4. La campaña del terror
Este punto es muy interesante ya que, al otro día de la primera vuelta, la derecha comenzó a lanzar distintas pistas de lo que pasaría si Chile votaba por Guillier y el “proyecto de la izquierda”. Se construyó el término de “Chilezuela”, en una clara alusión de que si ganaba la centro izquierda, íbamos por un camino sin retorno, incluso con el final devastador de ser una nación similar a lo que vive en la actualidad el país latinoamericano. La caída de la bolsa después de 6 años, vino a reforzar aquello, y empezó a hablarse de 2 visiones contrapuestas de país, un viraje hacia la izquierda dura, empezaron a hablar de comunismo, incluso se llegó a comparar la elección con la de 1970, aquella que ganó Allende y la Unidad Popular. Esto, aunque parezca casi irrisorio, si convenció a muchas personas, que veían arriesgado todo lo que habían conseguido “con su esfuerzo”, y que el Estado sería quien dirigiría las vidas de las personas. Se usaron todas las armas que se tenían, incluso todo el poder económico, para lograr crear un aparente clima de polarización extrema.

5. El factor Kast
Junto al Frente Amplio, el cuarto lugar que alcanzó la candidatura de José Antonio Kast, significó la gran sorpresa: una vuelta de la derecha “dura”. Aquella más conservadora, la de los evangélicos, la del apoyo militar y de los pinochetistas, algo preocupante si vemos que el próximo gobierno deberá recoger las propuestas que podrían significar un gran retroceso de lo que se ha alcanzado hasta ahora.

6. Que viene ahora
Si bien existen muchos más factores que recoger, los ya vistos implican reconocer, aceptar esta realidad y aprender la lección sobre cómo se puede armar realmente un proyecto de país en conjunto con toda la centro izquierda que, sobreviva a estos cuatro años, y se fortalezca como real alternativa para las chilenas y chilenos que, por ahora, optaron por un bienestar individual.

TAGS: #Elecciones2017 #NuevaMayoría Concertación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

20 de Diciembre

Interesante articulo.

Lo de la dictadura era la única causa comun con la que lograban unirse pero ya no, eso de culpar a la dictadura por todo lo que ocurre medio siglo despues ya no. Menos despues de un gobierno que con las dos camaras a favor podria haber desecho absolutamente todo posible vestigio de lo que pudiese quedar de la dictadura medio siglo despues.

El meaculpa de la centro izquierda debe ir por otro lado: Un candidato que debe conquistar gente de la DC y a los comunistas simultaneamente y sin el tema Pinochet vigente se queda en la absoluta ambiguedad en todo.

No bastó todos contra Piñera, cierto. No es Pinochet, esto no es tan facil con un gallo tan inteligente que siempre gana votos despues que lo agreden y humillan. Les faltó inteligencia en esa batalla.

Lo que usted llama campaña del terror para mí es culpar al meteorólo de la tormenta que anticipa. Le creo si el meteorólogo no le haya apuntado pero en fin, eso como usted bien describe es una constante, siempre ha sido asi no veo porque es graviante en esta votación en particular.

El factor Kast es lo mas parecido al fenómeno Pinochet, quizá debió ser mas explotado para segurar el voto de la izquierda dura, conservadora y tradicional, pero ¿es para tanto?

Lo que viene ahora: Los chilenos siempre han optado por el bienestar individual, cuando piden igualdad no piensan en igualarse con los mas pobres que ellos, piensan en otra cosa, olvidese que transaran una pisca de su bienestar por “derechos”

slds

20 de Diciembre

Gracias por su comentario. Al referirme a la herencia de la dictadura, es específicamente al modelo neoliberal que fue impuesto a sangre y fuego, y que hoy vemos como algo tan natural, que incluso dentro de los gobiernos de la Concertación hubo comodidad y beneficio de el. Es un factor muy importante si queremos analizar el comportamiento de la gente, ya que desde 1973 para atrás existía otro Chile. Usted me dirá que el modelo está en todo el mundo y que Chile se adaptó, pero eso es una falacia. Chile es el país más neoliberal de América Latina y eso no es una casualidad, saludos!

Jose Luis Silva Larrain

20 de Diciembre

Es cierto lo que dice en contexto pero esta siendo muy lapidaria con el modelo mismo, yo creo que ud. es una persona muy centrada, muy analítica, y creo que habla asi del modelo porque no se ha dado una oportunidad para conocerlo y refleccionar al nivel que usted tiene y que ha demostrado con el artículo.

22 de Diciembre

Estimado José Luis, gracias por su aporte. Tengo muchos reparos con el modelo económico, sobretodo por su creciente desigualdad y lo que produce en las personas. Asimismo, el ver el mundo solo desde el punto de vista económico hace reducir la posibilidad de aplicar políticas públicas que producen “mucho gasto”. A veces me pregunto cuanto es el poder del Ministro de hacienda. Saludos y felices fiestas

Jose Luis Silva Larrain

23 de Diciembre

Gracias a uste por atender su columna Claudia. Su visión es muy respetable, en la mia la gran hostilidad que hay contra el modelo es porque no se conoce lo suficiente. Tenga tambien felices fiestas.

Ver todos
Ocultar