#Género

Los muros invisibles

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los primeros años de vida son un período crucial para el desarrollo del cerebro.

Sentir el cuerpo y experimentar el espacio exterior son algunos de los fenómenos de la primera infancia, período cuya trascendencia suele ser subestimada por los adultos. Los primeros cinco años de vida, un poco más si se cuenta la etapa intrauterina, los seres humanos desarrollan una inmensa cantidad de conexiones con el mundo que les rodea. Para ello, es vital poseer los elementos nutricionales adecuados para alimentar a un cuerpo en crecimiento y a un cerebro con el poder suficiente para procesar tal cúmulo de información. Pero la alimentación no es el único factor para el desarrollo saludable durante esos primeros años. También están las relaciones con su entorno: las caricias, el juego, la energía positiva y el orden en la enseñanza de nuevas rutinas, de nuevos encuentros.


El dominio de la mitad de la ciudadanía –el sector femenino- es crucial. Marginadas de las decisiones, no les queda más que aceptar políticas reñidas con sus intereses y sus perspectivas de desarrollo

En algunos de nuestros países, más de la mitad de niñas y niños carecen de todos estos elementos. Nacen de una madre pobremente alimentada, muchas veces una adolescente cuyas oportunidades de vida se perdieron en la ruta de un embarazo mal atendido, una mujer-niña cuya ignorancia sobre el cúmulo de conocimientos necesarios para enfrentar la tarea de criar a un nuevo ser resulta decisiva en ese proceso. A esto se suma un entorno hostil, en donde predomina la violencia doméstica en su amplia gama de expresiones y grados. Agresión física y sexual, violencia económica y psicológica, pérdida del control de su propia vida y un estado patológico de dependencia.

En ese enorme segmento de la población de países mal gobernados se encuentra la niñez abandonada, “el futuro de la Nación” para cada campaña electoral, pero en realidad el germen del peor desastre demográfico para cualquier país que pretenda surgir del subdesarrollo. La estrategia de las clases económicamente dominantes ha sido impedir el desarrollo físico, intelectual y educativo de las grandes masas. Generación tras generación han consolidado sus acuerdos para inyectar los fondos del Estado en las instituciones de fuerza y poder: Ejército, policía y centros de inteligencia. Todas ellas como resguardo de un poder sustentado en la explotación de una población demasiado débil para oponerse.

En esa línea, el dominio de la mitad de la ciudadanía –el sector femenino- es crucial. Marginadas de las decisiones, no les queda más que aceptar políticas reñidas con sus intereses y sus perspectivas de desarrollo. De ese modo, ven esfumarse sus oportunidades y un futuro de independencia. A ellas les han impedido el acceso a la educación formal, pero también a toda información relacionada con su vida sexual y reproductiva, por orden de autoridades entre las cuales muy pocas veces –o nunca- figuran sus congéneres. Esta marginación, producto de un sistema misógino y discriminatorio, termina por naturalizar la degradación de las mujeres a un puesto de ciudadanas de segunda categoría, con toda la carga emocional y social que ello implica.

El desastre viene dado. Esos muros invisibles, esas vallas mentales de sociedades marcadas por doctrinas religiosas cargadas de desprecio y prejuicios medievales sobre el papel de la mujer, resultan en el deterioro permanente de un sector potencialmente productivo y capaz de mover por sí mismo los motores del desarrollo. Si las políticas públicas fueran dictadas con inteligencia y centradas en el bienestar del pueblo, los mayores recursos del Estado deberían ir directo a financiar la educación, la salud pública y a garantizar la nutrición para toda la población, como la estrategia más importante para la supervivencia de la democracia.

TAGS: #Infancia #Pobreza Mujeres

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de Enero

En realidad la mujer tiene el camino de su vida mucho más empinado y difícil que el de los hombres, por mucho que existan leyes que busquen la igualdad de oportunidades, estas rara vez se cumplen y las afectan de infinitas maneras, desde las laborales a tratamientos médicos, que muchas veces fueron desarrollados por y para hombres, incluso con animales de laboratorio machos, sin tener en cuenta las diferencias. Para que decir lo que ocurre en territorios islámicos o en la India, donde ser mujer más parece una maldición.

Si la mujer tuviera las mismas oportunidades que los hombres, nuestras sociedades serían más igualitarias e inclusivas, incluso ayudaría a superar la crisis climática.

Estamos desaprovechando a la mujer como aporte para una mejor sociedad


(en este artículo solo me arrepiento del titulo)

Saludos

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Si una mujer quiere emprender en nuestro país la banca le dará un crédito comercial a un plazo de 32 meses, con una tasa de interés promedio de 14,4%, mientras que a los hombres se les cobra una tasa de ...
+VER MÁS
#Economía

La brecha y discriminación financiera hacia las mujeres

La cancillería chilena a petición de las compañías exportadoras del salmón intenta mediar en esta pequeña guerra comercial, que está a medio camino entre el proteccionismo ruso y la posibilidad de in ...
+VER MÁS
#Economía

Salmoneras vetadas por Rusia; ¿Salpica a Chile la guerra comercial?

Las primeras batallas se darán en el nivel de servicio ofrecido y en la búsqueda de nichos que fueron dejados de lado.
+VER MÁS
#Economía

Por fin: comenzó la competencia de medios de pago

Debemos considerar en el caso de Chile , que el país se enfrenta a un proceso constituyente inédito en su historia, en el cual debiera definir un nuevo Estado y quizás un nuevo modelo para las próximas ...
+VER MÁS
#Política

Crisis social y sanitaria en Chile: crisis laboral

Nuevos

Si una mujer quiere emprender en nuestro país la banca le dará un crédito comercial a un plazo de 32 meses, con una tasa de interés promedio de 14,4%, mientras que a los hombres se les cobra una tasa de ...
+VER MÁS
#Economía

La brecha y discriminación financiera hacia las mujeres

La cancillería chilena a petición de las compañías exportadoras del salmón intenta mediar en esta pequeña guerra comercial, que está a medio camino entre el proteccionismo ruso y la posibilidad de in ...
+VER MÁS
#Economía

Salmoneras vetadas por Rusia; ¿Salpica a Chile la guerra comercial?

Las primeras batallas se darán en el nivel de servicio ofrecido y en la búsqueda de nichos que fueron dejados de lado.
+VER MÁS
#Economía

Por fin: comenzó la competencia de medios de pago

Debemos considerar en el caso de Chile , que el país se enfrenta a un proceso constituyente inédito en su historia, en el cual debiera definir un nuevo Estado y quizás un nuevo modelo para las próximas ...
+VER MÁS
#Política

Crisis social y sanitaria en Chile: crisis laboral

Popular

El sentido de comunidad es un factor que debemos desarrollar aún más. Implica a los familiares, amistades, profesionales de los equipos de salud directamente relacionados y, obviamente, los propios enfermos.
+VER MÁS
#Salud

¡Viva la Corporación ELA!

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista