#Género

El gobierno y las viudas de Bachelet

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Un año atrás, reaccionábamos al discurso del 21 de mayo de 2011 advirtiendo que marcaba un punto de inflexión en la creciente importancia adquirida hasta ese momento por la mujer como sujeto de política pública, y por la equidad de género como objetivo y valor social relevante en la agenda de los gobiernos democráticos.

El discurso 2012 no hace más que profundizar el diagnóstico y, con él, la desazón que produce el abierto retroceso para la democracia que -ante el descrédito de la clase política, la falta de legitimidad del sistema y la crisis institucional que enfrentamos- parece necesitar más que nunca a las mujeres, ni más ni menos que el 50% más uno de la ciudadanía.

No se trata sólo de la falta de prioridad simbólica en el discurso, o de la focalización excluyente en su rol de responsable del cuidado de los hijos y en su inserción en el mercado laboral, superponiendo ambas funciones como madre trabajadora. Se trata también de la total desaparición de temas como la paridad, la participación de las mujeres en la toma de decisiones o la equidad de género como objetivo democrático, y en la efectiva modernización del Estado y la gestión pública.

En esta cuenta pública, como en una prédica dominical en alguna iglesia del sector oriente de la capital, el Presidente fue pródigo en sus alusiones a “la familia” -uno de los conceptos más usados en el discurso- no sólo como “valor esencial” sino como destinataria principal de la política pública, en cuanto ente intermediador entre el gobierno y los individuos en la anunciada “sociedad de valores”.  Una sociedad compuesta por familias idealizadas, “unidas, fuertes y sanas”, esto es, ajustadas al modelo nuclear, heterosexual, con padre y madre presentes y en roles complementarios bien delimitados: padre proveedor principal y madre responsable del cuidado y preservación del bienestar físico y psíquico de los miembros dependientes, incluyendo para esto el aporte de un ingreso secundario.

El valor intrínseco otorgado a esta familia ideal, “fuente de amor, felicidad y comprensión, y la mejor defensa frente a los males de la modernidad”, aliada estratégica en la consecución de la sociedad propuesta por el Gobierno, se refleja inequívocamente en bonos, programas y políticas públicas sociales de la actual administración. En ellos no hay lugar para lo que se acepta apenas como desviación a la norma: familias monoparentales, homoparentales, compuestas o simplemente disfuncionales de cualquier composición. Y esto a pesar de la reciente aprobación de la ley anti discriminación, que por cierto no incluye una línea sobre medidas directas, acción afirmativa o recursos públicos para avanzar efectivamente hacia una sociedad más democrática, inclusiva y justa.

Pero no sólo se excluye a quienes se apartan deliberadamente del modelo. Tampoco hay lugar para las mujeres, pues son las familias las destinatarias declaradas de la extensión del postnatal, del Ingreso Ético Familiar y su multiplicidad de bonos asociados, del incremento en la cobertura de las salas cuna. En el imaginario del Gobierno las mujeres no son otra cosa que “el corazón” de la unidad familiar y por lo mismo no se necesitan  políticas de género que las conciban como sujetos independientes y autónomos, porque “ellas no se equivocan y eligen siempre lo mejor para sus hijos y familias, aún a costa de su propia postergación”. Postergación en la que parece haberse empeñado el Ejecutivo en su relato, generando un marco para la acción gubernamental en la cual las perspectivas más progresistas quedan subordinadas a una visión arcaica y esencialista de “lo femenino”, que limita y ordena las reivindicaciones permisibles para las mujeres.

Afortunadamente, lo avanzado en materia de equidad de género en los últimos 20 años puede estancarse, pero difícilmente desaparecerá por la ausencia de medidas que promuevan su consolidación y concreción. La sociedad real ha cambiado más allá de los discursos, y las propias mujeres no estamos disponibles para volver a definirnos sólo desde la familia y la maternidad. Si ese es el núcleo de la pretendida sociedad de valores propuesta por el Presidente, es sólo otra muestra de la profunda falta de sintonía entre representantes y supuestos representados/as. Gastado el bono y devorado el Chocman, seguirá extendiéndose el malestar que hoy nos produce el trato de minoría que se empeñan en darnos que se empeñan en darnos y que, al parecer, muchas sólo confían podría revertir Bachelet, formando el piso de su incombustible popularidad.

* Directora de Fundación Equitas y editora del Barometro de Equidad. Columna publicada en Cambio 21

——-

Foto: MA & Ji’s Photo / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Para algunos la gradualidad en la implementación de la Nueva Educación Pública era necesaria para su mejor y segura implementación; para otros, fue la aspiración de que en el camino se truncara, y se s ...
+VER MÁS
#Educación

Chile necesita una nueva Educación Pública y debe implementarse

La construcción de una alternativa de gobierno, qué ofrecer al país, requiere generar unidad de las fuerzas progresistas. Unidad con contenido. Unidad de forma y de fondo
+VER MÁS
#Política

Un resultado memorable

Ahora la clasificación se nos pone cuesta arriba, pero ello no debe hacernos caer en un pesimismo deprimente.
+VER MÁS
#Deporte

Chile en las cuerdas

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Nuevos

Para algunos la gradualidad en la implementación de la Nueva Educación Pública era necesaria para su mejor y segura implementación; para otros, fue la aspiración de que en el camino se truncara, y se s ...
+VER MÁS
#Educación

Chile necesita una nueva Educación Pública y debe implementarse

La construcción de una alternativa de gobierno, qué ofrecer al país, requiere generar unidad de las fuerzas progresistas. Unidad con contenido. Unidad de forma y de fondo
+VER MÁS
#Política

Un resultado memorable

Ahora la clasificación se nos pone cuesta arriba, pero ello no debe hacernos caer en un pesimismo deprimente.
+VER MÁS
#Deporte

Chile en las cuerdas

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia