#Educación

Bullying: una discusión pendiente.

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

De un tiempo a esta parte, en la sociedad chilena se ha instalado fuertemente el concepto de bullying, que con alta presencia mediática y declaraciones desafortunadas, trae consigo desconocimiento y poca claridad.

¿Cuántas veces hemos escuchado en nuestro entorno que algún amigo, conocido o familiar sufrió bullying? ¿Toda acción “molesta” es bullying? ¿Qué entendemos como bullying? ¿Qué es el bullying?

El concepto fue acuñado por el sueco Dan Olweus, que en la década de 1970 investigó sobre violencia escolar, abriendo nuevos enfoques y perspectivas por descubrir y estudiar. El bullying se puede definir de manera simple como el abuso, intimidación, maltrato físico/psicológico sistemático o repetitivo hacia un estudiante por parte de uno o más pares (grupo de niños o niñas). A partir de esto, echamos por la borda ciertas situaciones de la vida cotidiana catalogadas como bullying y nos centramos en lo netamente escolar. 


"Debemos entender el bullying como un problema social, que traspasa los límites de los colegios y se perpetua en los hogares, con víctimas y agresores que sufren, muchas veces en silencio, por temor a sus propios padres, familiares y compañeros."

Desde la definición anterior, podemos establecer que el bullying es un fenómeno multicausal, generado a partir de situaciones individuales, familiares, socioculturales entre pares, donde se desarrollan situaciones asimétricas de poder, es sistemático y sostenido en el tiempo, y donde finalmente, la víctima se encuentra aislada sin posibilidades de escapar por sí sola de dicha situación.

Por una parte está la víctima y por otra el agresor. El primero vive en una situación constante de vulnerabilidad frente a los demás, siente que su integridad y existencia peligra frente a sus compañeros. El hecho de sentirse inferior lo lleva a disminuir su valía, a perder confianza en sí mismo y a buscar instancias de reconocimiento frente a sus agresores, entregando e invisibilizando muchas veces su dignidad y sus propias necesidades.  Por otra parte, se encuentra el agresor, el que busca reconocimiento y establece vínculos a través del abuso y la superioridad. Estas acciones, finalmente, le entregan poder sobre la víctima, perpetuando un modelo de relacionarse totalmente equivocada, cosa que se mantiene en el tiempo, haciéndolo constante y más doloroso día a día. Incluso, muchas veces se cree que la víctima es la única con consecuencias negativas, sin embargo, el agresor también puede acarrear consecuencias negativas, como el aislamiento social o síntomas depresivos, ya que también hay espectadores, los cuales juegan para bien o para mal, un rol importante en la relación víctima-victimario. Finalmente, se construye un ambiente de violencia constante del cual es muy difícil salir.

Ahora bien, las formas de violencia más generales se entienden como violencia física y relacional (psicológica). La violencia física se refiere principalmente a golpes o empujones, mientras que la psicológica responde a exclusión social y estigmatización. No obstante, situaciones de violencia como el ciber-bullying, discriminaciones raciales y el acoso sexual, también entran dentro de estas categorías y merecen toda nuestra preocupación como profesionales de la educación y sociedad.

A partir de lo anterior, es interesante destacar que los espacios donde más se desarrollan actos de abuso, es donde el colegio no tiene mucho poder de supervisión e intervención, ya sea en los baños, en los recreos, en internet, etc. En ese sentido, creemos que el bullying se establece a partir de relaciones generadas en el espacio escolar, por ende, también es de nuestra preocupación si los casos de violencia no se dan dentro del espacio físico del establecimiento. Y es aquí donde la familia juega un rol importante, como nexo con la institución educativa.

Debemos entender el bullying como un problema social, que traspasa los límites de los colegios y se perpetua en los hogares, con víctimas y agresores que sufren, muchas veces en silencio, por temor a sus propios padres, familiares y compañeros.

En síntesis, el bullying es una forma de violencia escolar sufrida tanto por niños y niñas, donde predomina el abuso, la lucha de poder, a partir de la búsqueda de reconocimiento en su entorno.

Pues bien, este problema escolar y social, claramente, se combate desde el interior de los colegios, trabajando de manera específica y grupal con los estudiantes, orientando adecuadamente sus relaciones interpersonales y generando espacios donde sus miembros, velen por el bienestar de la comunidad, donde primen el respeto y la tolerancia. Sin embargo, esto también es tarea del estado y de la sociedad civil, con políticas públicas integrales y reconociendo que existe un problema, tomando el peso correspondiente, sin relativizarlo ni estableciendo concepciones erróneas.

Finalmente, es importante decir que el acoso escolar no es un asunto de sobrevivencia ni la escuela un laboratorio de violencia. La escuela es un espacio donde los niños aprenden a respetar y tolerar.

El bullying deja huellas, que se borran, que se marcan en la piel o que simplemente se cruzan con la muerte.

TAGS: #Acoso #AcosoEscolar #Bullying Escuela

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales