#Desarrollo Regional

Crisis económico-sanitaria, ¿ganarán protagonismo los territorios? ¿Perderá peso la globalización?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace casi 30 años, David Harvey (1989), señalaba que “en la transición del fordismo al post-fordismo se da una interesante paradoja espaciotemporal […] en este proceso de transición, el espacio y el tiempo se han comprimido, las distancias se han relativizado y las barreras espaciales se han suavizado. Sin embargo […] es realmente paradójico que el espacio –o más específicamente el territorio–, no solo haya perdido importancia, sino que haya aumentado su influencia y su peso específico”. En efecto, la teoría de los lugares ha recobrado su importancia para generar nuevas interpretaciones dialécticas del espacio y para apuntar nuevas realidades compensatorias.

Es necesario realizar un análisis de las nuevas realidades territoriales de nuestro siglo a partir de las relaciones dinámicas existentes entre lo local y lo global y entre los territorios locales y los sistemas globales.


El territorio no es únicamente un objeto dado, ni un resultado de procesos. También es un objeto por hacer: un objetivo histórico y político y, en tal, objeto de gestión

Aunque el sistema territorial es cada vez más complejo y se articula a partir del sistema global, la escala local concita cada vez mayor interés al ofrecer nuevas y mayores oportunidades, unidas al creciente conjunto de problemas de variada naturaleza, que generan importantes tensiones en el territorio y demandan nuevas respuestas. Los desequilibrios territoriales y las desigualdades espaciales provocados por la distribución del desarrollo, la innovación y la riqueza permitirán comprender los problemas territoriales que la globalización ha ampliado, por esta razón es necesario analizar las cuestiones más significativas del desarrollo territorial en sus variados componentes sociales, económicos, antropológicos y ambientales.

La variedad de cambios ocurridos en el planeta y particularmente el impacto de las nuevas tecnologías y de los nuevos sistemas de comunicación y de información, dieron lugar a una ruptura de las barreras físicas y de las restricciones espaciales, y han dado paso a la convergencia espacio–tiempo en la cual las relaciones de posición pasaron de estar determinadas por el valor de las distancias a ser medidas en términos de tiempo real. Así se justifica el carácter abstracto de las construcciones de los nuevos sistemas territoriales, resultante de la sustitución del valor de los lugares por el valor de los flujos.

Si al principio parecía que lo global había anulado lo local, en la actualidad lo global y lo local son dos posiciones que se entrelazan y se complementan.

Como señala Andrés Precedo en su libro “Nuevas realidades territoriales para el siglo XXI “El valor de lo local incluye desde la reafirmación de la identidad territorial de los lugares, como contraposición al desarraigo y a la homogeneización de los procesos culturales, sociales y psicológicos derivados de la globalización, hasta el factor de compensación de los procesos de concentración espacial, haciendo que los lugares hayan encontrado en las nuevas tecnologías nuevas oportunidades para construir una geografía mundial más equilibrada espacialmente y un sistema de habitabilidad y de convivencia más humanista”.

La Paradoja de la Territorialidad

En síntesis, lo local –territorial ha sido revalorizado como antídoto compensatorio y como factor complementario de equilibrio y ha supuesto que la territorialidad se reafirme como un valor emergente. Por esta razón se puede decir que la globalización –en principio tan alejada de la dimensión territorial– ha supuesto una valorización del territorio, de lo local. El catedrático español Andrés Precedo ha denominado a este proceso como la “Paradoja de la Territorialidad”, puesto que ha sido una excesiva no-espacialidad y fuertes procesos de dislocación lo que ha permitido volver la mirada y el pensamiento a los aportes de la variable espacial como una manera de corregir el proceso de globalización, en lo que al papel del territorio se refiere. Cuando el territorio –como variable– parecía haber perdido su valor, se hace posible avanzar en su contenido y en su significado, pasando de tener un mero significado de lugar a adquirir un rango de proceso, con un valor ampliado y una dimensión más profunda, haciendo que el lugar como concreción espacial de localización adquiera un nuevo significado mucho más complejo, pero también más comprensivo.

La paradoja de la territorialidad introdujo una nueva manera de percibir e interpretar las realidades territoriales y la reinterpretación del proceso de urbanización desde la perspectiva de la globalización. El territorio no es únicamente un objeto dado, ni un resultado de procesos. También es un objeto por hacer: un objetivo histórico y político y, en tal, objeto de gestión. Entender el territorio implica su descripción, su explicación y el hallazgo de sus ¿qué? y sus ¿por qué? Entender el territorio, “inteligencia territorial”, es una tarea colectiva que de alguna manera supone el esfuerzo de abarcar de forma rigurosa la realidad desde el conocimiento y la acción.

 

TAGS: #Coronavirus Desarrollo Local Globalización territorio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La llegada del Covid-19 y su materialización a partir de las cuarentenas y el fantasma de la enfermedad fatal rompe el enunciado cortoplacismo pensante para enfrentar a todos por igual a la idea de la muer ...
+VER MÁS
#Sociedad

Filosofía y pandemia

Las candidaturas deberán revisar sus estrategias para poder expresar con mayor claridad sus ideas fuerza. Candidaturas que figuran en tercer y cuarto lugar, deberán arriesgar más, caso contrario su suert ...
+VER MÁS
#Política

El primer debate

No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en ...
+VER MÁS
#Cultura

Sus sensuales caricias

Después del debate, el tablero electoral empieza a moverse, y no terminará hasta la hora de la verdad. En esta ocasión los más beneficiados con el debate fueron Kast y Provoste
+VER MÁS
#Política

Esquirlas del primer debate presidencial

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática