#Cultura

´Hijo de Perra`

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

De la camada de ocho, siete murieron esa misma noche. La perra era muy débil para soportar tal prole y los constantes golpes de la patrona de la casa, le habían debilitado su organismo. Los peones de la hacienda no se explicaban cómo pudo quedar preñada, ya que todos los perros de la zona habían sido envenenados por las autoridades.

Corrió el rumor que la perra podría haberse cruzado con un mestizo, pues un circo estuvo estacionado por esos lares, brindando sana diversión junto al matadero central del pueblo, lo cual resultaba chistoso para los asistentes pues entre los gemidos de dolor de los animales del rastro, escuchaban los gritos de los del circo. Era algo natural por eso rumbos.

El único perrito sobreviviente a la humedad del sótano y la mala alimentación de la perra, logró salir adelante más que todo por un extraño instinto o, como decían los peones, la rabia. Al tratar de acercarse el cachorro lanzaba gruñidos endemoniados y mordidas. Por alguna razón, sus colmillos ya habían crecido en un par de días. Las viejas de la casona le temían y los trabajadores lo respetaban. No vivió por el amor de sus amos reales, pues en un lugar tan sobrepoblado un perro más sale sobrando.

Le llamaron “Hijo de Perra”, pues su madre era la “Perra”. No existía tiempo para formalismo de nombres con perros, ni gatos, loros o gallinas. Eran llamados por el nombre de su especie, a lo más que podían apelar era a un número en caso de las aves de corral.


Hijo de Perra era único. No había forma de copiarlo, pues no era solamente sus largos colmillos que lo convertían en algo temido. Era la capacidad de provocar terror.

Pasaron los meses y el Hijo de Perra creció para convertirse un escuálido can. Nada especial tenía en su figura a simple vista, pero transmitía miedo; ya que su mandíbula era colosal y los colmillos parecían los alambres de púas que dividen las tierras de los señores feudales de la zona. No ladraba, solo gruñía, debía ser producto de la cantidad de colmillos deformados que le daban ese aspecto grotesco y único.

Las noches le pertenecían. Nadie en la casona se atrevía a salir en la oscuridad. Imaginaban ese hocico con baba enterrándose en su piel y una corriente eléctrica de temor les recorría hasta hacerlos revolver sus tripas como el mejor de los purgantes.

Doña Isabel tenía la fortaleza de diez hombres y su fuerza además. No existía trabajador que no le temiera, ni mujer que no cayera ante sus encantos. Su esposo fue el producto de un buen trato entre familias, donde el desdichado salió perdiendo, pues, el objeto de decoración, terminó siendo él.

Le puso mucha atención al perro, y las fechorías de este siempre tenían una respuesta para su lógica.  Cuando rompió la cocina a mordiscos, les dijo que el Hijo de Perra tenía hambre; al matar a doce pollos del párroco, mencionó que los perros no saben contar y no saben diferenciar entre lo bueno ni malo, menos aún del respeto a la Santa Iglesia; al arrancarle la mitad de la cara a unos de sus peones, lo sacó a patadas por andar metiendo la nariz donde no debía.

Para ella, Hijo de Perra, expresaba la fuerza de su hacienda, y le dio todo el poder dictatorial, pues vio su potencial de poner en orden a cada uno de los trabajadores, pues al solo ver esos colmillos pasar cerca de ellos corrían de un lado a otro, realizando sus labores con una rapidez envidiada por todos los otros señoritos de la tierras cercanas.

Muchos de ellos hasta comenzaron a cruzar sus perras con otros animales para ver si lograban un híbrido de esa altura represiva. Esto fue imposible. Hijo de Perra era único. No había forma de copiarlo, pues no era solamente sus largos colmillos que lo convertían en algo temido. Era la capacidad de provocar terror, y eso no era culpa del perro, sino de la misma gente que lo insultaba al verlo de lejos. Hijo de Perra tenía gran capacidad auditiva y eso fue llenándolo de una conducta agresiva. Los palos que le dieron a su mediana edad lo transformaron en un animal siempre a la defensiva.

Y cuando pudo, en el momento exacto de sentir que la rabia lo hacía babear saliva oscura, decidió dar la mejor mordida de su perra vida. Hijo de Perra se abalanzó sobre su defensora, Doña Isabel, y con una presión única, le cortó el cuello.  Fue tal el espanto de los peones, viejas y capataces que escaparon por todos lados de la hacienda.

Nunca más se supo de Hijo de Perra. Ninguna persona se preguntó más por él, pues perros van, perros vienen. Solo quedó la reflexión en el pueblo que por eso la rabia es una enfermedad en algunos animales, no obstante  que, en  ciertas  ocasiones, termina contagiándola algunos humanos.

TAGS: #Perros

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista