#Ciudadanía

Mil Tambores, mil problemas

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Si existe​ una población nacional a quienes la innovación y los cambios no les sorprende, es a los habitantes de Valparaíso. Y la razón es muy sencilla: por ahí, desde siglos y hasta hoy, ha entrado antes que en otros territorios de la nación el progreso, la ciencia, el desarrollo.

Mientras en Santiago los carruajes a caballos se hundían en el lodo en oscuras calles a principios del s.XX, en Valparaíso los tranvías eléctricos se deslizaban silenciosos por calles adoquinadas, alumbradas con faroles de gas. 

Pero no nos confundamos: una cosa es ser receptivo, abierto, protagonista del progreso y la innovación por más de 400 años y otra muy distinta es aceptar la bacanal en la puertas de su casa, más aún si los protagonistas son una tropa de foráneos que quieren dejar su huella de mierda por tres días.

Mientras en la capital de la nación se hacían negocios en el Club de la Unión, tabernas o en oficinas de abogados, en Valparaíso se transaba en la Bolsa de Comercio conectada con el mundo vía cable submarino.
Bomberos, periódicos, telégrafos, ferrocarriles y TV vieron la luz por primera vez en Chile… en Valparaíso.

El hombre negro que tanta curiosidad provinciana causa hoy en la capital, en la “joya del pacífico” es parte del paisaje desde siempre pues ha desembarcado por más de 400 años de otras latitudes para disfrutar de los placeres que brinda el puerto.
De esa clase de ciudad estamos hablando, de una ciudad que inspiró en los s.XIX y XX el quizás un poco violento dicho: “Valparaíso es Chile, el resto, territorio arrebatado a los indios”.

Dicho lo anterior, no podríamos tachar de “provincianismo” el rechazo visceral y transversal que produce el mal llamado “Festival de los Mil Tambores”, que no es nada más que la exposición pública de la peor vulgaridad santiaguina.
Si, me van a disculpar: santiaguina, pues son muy pocos los porteños que participan de este “festival”.
¿Acaso el borracho que orina afuera de la Biblioteca Severín sabe la historia del edificio? ¿El que defeca a los pies de las 4 estaciones en Plaza Victoria conoce la procedencia de aquellas hermosas estatuas? ¿El que acampa y vota su basura en Av. Brasil tiene idea que ese era el borde costero original?
¿El Alcalde o Intendente de Santiago toleraría que 120.000 borrachos de otras ciudades defecaran, vomitaran y fornicaran por tres días en la Plaza de la Constitución o en el Santa Lucia?
Hasta el más humilde de los porteños ha sido siempre un tipo abierto de mente, quizás porque desde que despierta mira al mar, a un infinito horizonte, y posiblemente aquello amplía su “horizonte de vida”.
Pero no nos confundamos: una cosa es ser receptivo, abierto,  protagonista del progreso y la innovación por más de 400 años y otra muy distinta es aceptar la bacanal en la puertas de su casa, más aún si los protagonistas son una tropa de foráneos que quieren dejar su huella de mierda por tres días.
Finalmente diré que, de la misma forma que algunos viven de la teta del Estado desde hace años, también lo hace el creador de los Mil Tambores, oscuro personaje cuyo norte durante 362 días es ganarse cuanto Fondart y auspicio particular puedan existir, disfrutar durante 3 días y vivir gratis 365…
TAGS: #FestivalMilTambores #Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jfkdsjflskdjfs

01 de octubre

Parecen tambores laicos, tocados por personas laicas, producto de una sociedad laica, que educa laicamente, en una fiesta laica, donde se bebe alcohol laico y se fornica y orina laicamente…

Si no fueron laicos en una fiesta laica, no quiero imaginar lo que serán las fiestas paganas de los futuros laicos…

02 de octubre

Hace 48 horas que intento descifrar los jeroglíficos de tu opinión: imposible.

03 de octubre

1000 tambores solo es reflejo de la poca cultura y educación de muchos chilenos. No son capaces de cuidar su propio entorno, menos si van de juerga a una ciudad ajena. No saben lo que es tirar la basura en un tarro, aunque se lo pongas en las narices. No sabe usar un baño, en lugar de en cualquier parte. Pobre Valparaíso!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera