#Ciudadanía

La Teletón esconde la responsabilidad del Estado

14 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Mucho se ha escrito de la Teletón por estos días. Desde que la ONU calificó a esta “empresa” como una promotora de estereotipos de discapacitados, tratándolos como sujetos de caridad y no de derechos. Las críticas en nuestro país se han sumado desde distintas veredas. Se ha puesto en tela de juicio la participación de empresas, de su creador y fundador Don Francisco, el real aporte de ésta y el rol del Estado entre tantas otras, las cuales intentaré, en parte, desmenuzar en esta columna y aportar al debate.


La Teletón y su poder mediático da una falsa sensación de que ser discapacitado en Chile no implica el desamparo donde las cifras oficiales así lo indican.

Efectivamente las críticas de la ONU apuntan en la dirección correcta, pues la Teletón explota la caridad hacia las personas discapacitadas y no las presenta como sujetos merecedores de derechos, en especial a una salud digna. Si bien efectivamente entrega en sus centros una atención de calidad y lograr altos estándares de rehabilitación, es la forma en la que se presentan los casos y no el objetivo finalmente alcanzado lo que se objeta.

Un claro ejemplo de esto es que en los más de 35 años de esta iniciativa, no hay un cambio cultural en Chile respecto a la inclusión, el respeto y la comprensión hacia la realidad de la población discapacitada. Es más, se extraña en el mismo programa el lenguaje de señas o iniciativas para aumentar la empleabilidad de las personas con discapacidad, de las cuales, según el Primer Estudio de la Discapacidad en Chile (2004), un 71% ni siquiera trabaja. Asimismo, fuera de las 27 horas que cada año sin elecciones se produce este show, vemos un sinnúmero de personas exitosas en distintas áreas del deporte, la cultura o el trabajo. Sin embargo, el resto del año son invisibles y no tienen mayor cabida en los medios que se unen en red para dar la Teletón. Así, este año vimos cómo TVN, “el canal de los chilenos”, tuvo una amplia cobertura para los juegos Suramericanos llevados a cabo en nuestro país, pero no transmitió los juegos Parasuramericanos llevados a cabo la semana inmediatamente siguiente. Impresentable.

Los centros de la Teletón entregan un gran aporte a muchos que lo necesitan; sin embargo, el alcance de sus labores es bastante acotado. Según el mismo estudio citado anteriormente, el 94% de las personas con discapacidad que viven en Chile no tiene acceso a rehabilitación. La Teletón y su poder mediático da una falsa sensación de que ser discapacitado en Chile no implica el desamparo donde las cifras oficiales así lo indican.

Por su parte, las empresas cumplen un rol fundamental cada año que se realiza una nueva Teletón. Aumentan significativamente su propaganda de apoyo y sentido solidario con la cruzada, pero en las dos últimas teletones no aportaron más allá del 17% del total recaudado. Considerando el aumento en ventas que logran sus productos, con los famosos “desafíos” que llevan a la ciudadanía a comprar más para que la empresa haga una donación importante por su participación (estrategias usadas hace sólo 5 Teletones). El contar con relevantes figuras a muy bajo costo para su propaganda y la exposición que esto significa, podemos concluir que los aportes son bastante exiguos, por decir lo menos.

Mención aparte merecen las Isapres, las cuales sólo con las utilidades logradas en 2013 podrían financiar 1,5 veces la meta de la Teletón 2014. Además, debemos considerar que por sus condiciones de coberturas y preexistencias, empujan a que Fonasa atienda a las personas con discapacidad, siendo que Fonasa puede gastar sólo una quinta parte por usuario que lo que las Isapres asumen (y aún así lograr millonarias ganancias).

La Teletón ha logrado invisibilizar y perpetuar los problemas reales que como país debemos corregir. Una salud como derecho garantizado, donde nadie, discapacitado o no, quede a merced de la caridad en Teletones, bingos o rifas, para poder salir adelante y tener una vida digna. Esto se puede lograr mediante un sistema de salud que sea realmente solidario, no una vez al año cuando no hay elecciones, sino que día a día cuando en verdad se necesita.

Debemos comenzar a impulsar en forma real y efectiva la inclusión, el trabajo, exigir a las empresas participantes, al menos demuestren tener políticas de inclusión, educación y apoyo a sus trabajadores. También seguir impulsando la no discriminación y hacer de nuestras ciudades lugares amigables para las personas con capacidades diferentes. Y algo más simple aún: con la Teletón no limpiamos nuestras conciencia de estacionarnos en un lugar para discapacitados, porque íbamos apurados al banco, o al discapacitado que vimos y que para nosotros sigue siendo “invisible”.

Finalmente, debemos entender que donar una vez cada año sin elecciones no es solidaridad. Llorar frente al televisor con un relato de vida no es integración, y comprar productos con el logo de la Teletón ayuda a mantener a una mayoría en la vereda del olvido sin una salud digna.

TAGS: #Teletón Discapacidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

16 de Noviembre

No, la teletón no esconde nada, al revés, la teletón demuestra la capacidad del mundo privado comparado a la incapacidad del estado señor.

16 de Noviembre

Nunca va a dejar de impresionar este tipo de articulos, donde un personaje recoge un pedazo del cuento, y crea toda una parte extra para justificar un fondo.
La Teleton surge en un minuto de la historia donde NADIE, entiendase estado y privados, izquierdas o derechas, se preocupaba de estas personas; la respuesta histórica de la izquierda a la discapacidad se llama ABORTO, asi que el “progresismo” apareciendo ahora como adalid de la dignidad de los discapacitados (sic) es sencillamente una burla.
Luego, el que se haya creado la Teleton fue un GRAN avance en la dignificacion de la personas, no es un tema de caridad o no: la TELETON logro que eatas personas fueran visibles, ese es su gran merito. Luego, los gobiernos “progresistas” nunca tomaron el tema como algo de Estado, sino que estuvieron felices de que un privado, excepcionalmente preparado para el tema, administrarala discapacidad en Chile.
Asi que, y deben revonocerlo, lo que mas duele al “progresismo” es que la Teleton surgiera en el gobierno militar. Todo lo que huela a Pinochet es rechazado, aunque sea bueno. Y ahi, esa intolerancia poco racional, gracias a Dios, choca con la ciudadania, que, en este caso, apoya a la Teleton.

17 de Noviembre

Estimado, desconozco a que gobiernos Progresistas se refiere, ni la Nueva Mayoría y menos la Concertación pueden ser considerados como tales.
Respecto al resto de su comentario y sin entrar en las odiosidades a la que lo quiere llevar, efectivamente la Teletón fue un gran avance, y no me pierdo en eso, donde nada habia creó un real aporte a la sociedad (lo que menciono en mi columna y vuelvo a retirar), sin embargo, más de 25 años el alcance de rehabilitación en Chile no superaba al 6% (Teletón incluida).
Por eso, la columna no es contra la Teletón ni tampoco hace mención a sus fantasmas políticos, sino que la conclusión es que la Teletón NO resuelve el problema global, sino que en realidad bloquea una solución real dando una imagen erronea a la sociedad respecto a la discapacidad y su cobertura médica en Chile.
Y la verdadera solución va por entender la Salud como un Derecho y no como mecedora de Caridad.
Abrazos

18 de Noviembre

Estimado, historicamente los Estados NO toman estos temas; los estados estan preocupados de sus problemas y no se echan otros arriba. Por eso es que los privados reaccionan mejor y antes. Otra cosa es si el estado recoge las banderas despues, algo que NATUrALMEnTE hace.
Pero, la pregunta que queda es: ¿que le hace pensar que el Estado resolvera estas cosas bien y profundamente? ¿Usted se imagina al Estado como una organizacion estupenda, benevola y asertiva? ¿El Estado hace todo bien?
Saludos

17 de Noviembre

Excelente columna Felipe, la comparto…y bueno, Chile es un negocio ya lo sabemos.
Lamentablemente si no existiera esta ” empresa ” teletón quienes ahí encuentran su recuperación, donde estarían ?? si el estado en años no ha atendido ésta y otras demandas de salud ??
saludos

19 de Noviembre

¿Y tú Sol que haz hecho por ayudar a la inserción social de las personas discapacitadas o con movilidad reducida? ¿El papá Estado debe realizar el cambio cultural o la sociedad?

21 de Noviembre

Sol, ese es efectivamente el tema que deberíamos estar discutiendo. Un sistema de salud solidario e inclusivo.
Abrazos

19 de Noviembre

Felipe, al afirmar que “La Teletón ha logrado invisibilizar y perpetuar los problemas reales que como país debemos corregir”, solamente demuestras que tu también te resguardas en una acusación contra la Teletón para no demostrar que haz hecho tu por ayudar a superar los problemas que enfrenta la población con discapacidades físicas y sus familias.
Comparto algunas críticas que se arrastran desde hace décadas sobre la metodología Teletón (comercialización de la ayuda, por ej.), pero llama la atención que a semanas de realizarse el evento, surjan los cuestionamientos oportunistas. Curioso resulta, además, comprobar que cuando la población se moviliza por la educación, es un acto virtuoso, pero cuando lo hacer para ayudar a mantener una institución que ha sido construida con los aportes de muchos chilenos/as, el acto huele a azufre y la capacidad de acción ciudadana no cuenta.
Finalmente, la Teletón no puede asumir la tarea de realizar cambios culturales para la inserción social de las personas discapacitadas. Esa misión es de nuestra sociedad y espero que tu prédica progresista lo asuma.

21 de Noviembre

Marcelo, rescato siempre la movilización ciudadana y en eso no me pierdo, ahora, a lo que apunta la critica es que a pesar del gran aporte de la Teletón hay dos problemas en esta, primero, que el alcance es bastante menor considerando las estadisticas entregadas (94% de la población con discapacidad no habia a 2004 tenido atención de rehabilitación) y por ende nace el segundo problema, la Teletón da la sensación social que hay real cobertura a la discapacidad cuando la realidad nos dice que no es así.
En rigor, la crítica no es contra la Teletón, sino a que ojalá esta no fuera necesaria y la salud fuera un derecho garantizado y no tuvieran las familias que depender de la caridad una vez cada cierto tiempo de sus compatriotas, sino que de la solidaridad diaria en un sistema realmente solidario. Me gusta el objetivo de la Teletón, lo que no me gusta es la base que exige que esta sea necesaria, una sociedad individualista aunque de vez en cuando caritativa. Por eso desde el progresismo empujamos la solidaridad como valor fundamental y eso es un sistema solidario de salud donde estemos todos y todas.
Abrazos

21 de Noviembre

Toda la razón.
Hoy entendemos la discapacidad como una condición estática de algunos y respondemos a ella con caridad y compasión.
La discapacidad se presenta frente a una determinada situación, aquel que no puede caminar, si puede jugar ping pong, pintar o ver televisión. Nuestro rol frente al tema no pasa por donar un par de monedas una vez al año, sino en proponer la integración social a los distintos grupos de personas con algún grado de discapacidad.
Finalmente y como bien lo expresa el título de esta columna, el problema no pasa por las empresas, sino por quienes permiten que estas personas sigan llenando sus arcas escudados en discursos de generosidad. Valoro enormemente el trabajo de rehabilitación que esta fundación entrega, sin embargo es una vergüenza que se utilice para lucrar y obtener beneficios por medio de esta obra.
Ojo con la ley de donaciones y la publicidad gratuita que cada empresario genera con la Teletón.

La Teletón ha logrado invisibilizar y perpetuar los problemas que como país debemos corregir | GAMBA

24 de Noviembre

[…] de la ONU y de los mismas personas en situación de discapacidad del país, una nueva columna, publicada en el Quinto Poder, vuelve a exponer que lejos de ayudar, la Teletón perjudica a las personas con discapacidad, […]

Natalia

29 de Noviembre

Efectivamente se explota la imagen de sujetos de caridad de las personas que sufren algún tipo de discapacidad, pero la culpa la tenemos nosotros mismos. La sociedad chilena es egoísta y morbosa, es parte de nuestra cultura mediocre. Sólo nos vieron el lado flaco y lo han explotado los medios de comunicación.

Pablo

02 de Diciembre

Estoy de acuerdo como planteas el problema de fondo, tiene que ver con cobertura de salud para la discapacidad en Chile, lamentablemente toda iniciativa en relación a esto nace de la gente y sus necesidades de ser escuchada, la marcha de los pacientes con enfermedades crónicas, raras, con cáncer, con problema ya en edad avanzada, TODO nace de la gente y los Gobiernos tanto de Concertación como de Derecha sólo hacen como si trabajan en mejorar, pero no es así,estamos en una encrucijada, llevamos 30 años esperando que llegue un Gobierno que se enfoque en salud inclusiva, previsión decente, bla, bla, bla. Y que vemos sólo palabras para ganar votos, y seguir este status Quo, la Teletón resolvió en parte el problema de atención de salud de cierta población de discapacidad, y que pasa con los chicos que cumplen mayoría de edad, ancianos discapacitados, es el Estado quien debería cubrir sus necesidades y cada Gobierno ponerse al servicio de la comunidad, no exprimir a la comunidad para servirse de ella, creo que con un poco del fraude en aquí y allá, un poco de las dietas parlamentaria, un poco de las utilidades de bancos, Isapre, empresas podríamos vivir mejor en una sociedad inclusiva.

CARLOS

16 de Septiembre

ES UN ROBO Y UNA ESTAFA ESA FAMOSA TELETON… NO PARTICIPO EN ELLO

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador