#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen: Fallen Angel (Alexandre Cabanel)

Ese hombre incrustado en la gente común vive hundido con pocas posibilidades de superar la pereza crítica sobre los valores de la doble moral. Está postrado por el aburrimiento mediático  y los planteamientos de seguidores de convicciones fanáticas, reproducidas por intelectuales que parafrasean ideales trillados adornados con hermosas palabras; en busca de apaciguar sus propios miedos al ver más allá del entorno corriente y patético de una sociedad destruida hace años atrás.

Ese hombre libertario  inmerso en una moral religiosa fanática, no espiritual del libre albedrío, vive atrapado entre fatuas tradiciones y creencias que no permite a cierto sector de la humanidad avanzar sobre la percepción de “lo bueno”; un simple concepto creado para impedir a la civilización evolucionar a una esfera más crítica de su misma humanización sin celdas impuestas por las masas que abarcan todos los estratos de la sociedad.


La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.

Siempre los individuos atrevidos, visionarios y destructores del orden serán apartados de las sociedades blandas e hipócritas. Estos difundirán el caos y la destrucción sobre lo vulgar y común vendido como dogmas de “lo bueno”, ya que como la ignorancia ha sido vaciada de generación tras generación y la reacción violenta se presenta como la única respuesta a las críticas hacia aquellos buscadores de nuevas preguntas y respuestas. La mediocridad posee sus ventajas y es la indiferencia crítica hacia los problemas existenciales junto a una falsa definición del bien. Si este bien fuera la premisa en las sociedades actuales, no existieran reacciones sociales de extrema violencia e indiferencia total hacia las hambrunas en naciones completas.

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.

El “ser algo” refleja seres humanos desesperados por tener posesión de la materia física. No importa cuanta basura sea, se debe poseer por razones vitales del éxito sobre el fracaso. La mayor ley es no compartir, pues al hacerlo no se es bueno. Se alimentarán las ansias de que otros posean lo mismo y eso los asemeja a este “humano algo”. Esta percepción se come los ideales espirituales puros.

El “hombre algo” no reflexiona. Simplemente actúa como un títere estimulado por mensajes con eslóganes falsos y apelando a su imbecilidad más primaria del poseer o casi abrazar un objeto. Busca depositar todo su amor y,  si es posible,  tener algún tipo de fantasía casi sexual cuando se pasa al nivel del consumismo- fetichismo.

El “hombre alguien” marchará por el camino contrario. No permite moldearse por manos sucias e impuras. Posee una fuerza vital sobre sus mismos dogmas que conforman su estructura analítica. Conoce sus debilidades y despeja su psiquis en la mayor posibilidad de emociones débiles como el amor-sexo o el amor-producto, lo sustituye por un amor-racional y no permite ser presa de un objeto sobre su vida misma.

Vomita valores utópicos como la belleza, el bien y lo verdadero; conceptualizaciones formadas por sociedades nacidas de estructuras parásitas o mal copiadas de reinos imaginarios de la perfección injustas y terriblemente felices en medio del dolor humano.

El poder de desmarcarse de las aburridas ilusiones lleva a un eje dinámico de la vida, traspasando los límites de las fronteras instaladas por superestructuras del pensamiento caducos, que han dirigido a la humanidad a un caos sin esencia ni objetivos claros como soluciones.

Este hombre no le temerá a las nubes oscuras. Las espera y soporta su choque con la boca abierta, gritando mil maldiciones para expulsar ángeles y demonios, los cuales le sesgan su visión de él mismo y su derecho a equivocarse o estar en lo correcto sin ser prejuiciado por grupos de “intelectuales” paridos de un sistema casi muerto y corrupto.  Él mismo se cuestiona y reflexiona desde su interior complejo.

Los individuos deben luchar siempre para no terminar siendo parte de los despojos humanos que hablan sin pensar. Intentarlo llevará a un desierto y marginación y el pánico  podrá ser presa de ellos; pero, al final de la vida, el eterno privilegio de convivir consigo mismo, con su propia identidad y razonamiento, no tiene costo ni se compra en un almacén de baratijas.

Es aquí que ese nuevo hombre hermoso, perfecto y librepensador  puede verse al espejo y pensar que al menos fue libre entre los que siguen los dictámenes absurdos de una sociedad muerta y falsa.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de Mayo

“””””””””””””””La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.

Acéptame, jajaja… Adóptame, jajaja…

14 de Mayo

Pienso que hay que tener cuidado, cuando se dice “siempre los individuos atrevidos, visionarios y destructores del orden serán apartados de las sociedades blandas e hipócritas”, se me vienen a la mente una serie de asesinos inmisericordes, gente brutal, genocidas que fueron atrevidos, visionarios y destructores del orden,. Por otra parte, ¿quién es libre pensador realmente?, ¿acaso no somos producto de nuestro medio?. En realidad no son los individuos los que generaran los cambios para el bien, son las sociedades, los grupos de individuos y sus acuerdos llenos de incertezas, errores y también de creencias, porque al fin y al cabo somos una suerte de huérfanos cósmicos tratándonos de explicar porque estamos aquí.

19 de Mayo

Gracias, excelente artículo, me quedo con una frase que percibo día a día: “La mediocridad posee sus ventajas y es la indiferencia crítica hacia los problemas existenciales junto a una falsa definición del bien”

Saludos

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador