#Ciudadanía

¿Cuántos o quiénes son las gentes de las aguas?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La ocupación de los espacios públicos, la manifestación ciudadana y la presión directa, apuntan al gobierno, al parlamento, a una asamblea constituyente o a ciertos ministerios y servicios públicos como la Dirección General de Aguas y el Sistema de Evaluación Ambiental.

Quizá vale la pena partir por señalar que esto es escrito desde “dentro” de estas gentes, de uno más; o sea, de uno que integró una de las cuatro columnas que trajeron al centro del poder en Santiago una nueva visibilización de los asuntos con las aguas de norte a sur en Chile. Tal vez no resulta superfluo añadir que lo hago en la doble calidad de activista ambiental y filósofo. Calidades que se dan sin distinciones, y lo hago ver porque no se trata de teoría y práctica, de pensar y hacer, de modelo y aplicación, sino de una praxis donde el discurso no constituye en objetos lo que piensa, no los separa y observa, mientras lo que se hace es acción y dice lo que se piensa.

Al asunto: hay una cuestión en estos actos políticos de ocupación del espacio público como calles, plazas y ciudades que nos parece todavía determinante: ¿cuántos? ¿cuántos miles o cientos de miles juntó la segunda marcha nacional del agua confluyendo sobre Santiago? ¿Muchos o pocos?

De alguna respuesta derivamos un: ¿qué significado social y político ha tenido ya y va a tener con los días y semanas esta segunda macha 2014? ¿Vamos ahora a aumentar nuestra influencia sobre las prioridades en la agenda política nacional? –en la derogación del código de aguas de 1981 y su reemplazo, en la tramitación pronta de una ley de protección de glaciares (para que nunca más Pascua Lama o Andina 244).

La ocupación de los espacios públicos, la manifestación ciudadana y la presión directa, apuntan al gobierno, al parlamento, a una asamblea constituyente o a ciertos ministerios y servicios públicos como la Dirección General de Aguas y el Sistema de Evaluación Ambiental. 

¿Cuántos, pues? Tanto la prensa de radio Cooperativa como de El Dínamo (medios que más bien simpatizan con estas movilizaciones) hablan de “cientos” de gentes en las columnas. Cientos, sin duda, es poco. En el caso de la columna oriente, donde caminé, entrando a plaza Baquedano (o plaza  Italia para la voz popular), éramos alrededor de quinientos. En el Parque Almagro, lugar de confluencia de las cuatro columnas y de la convocatoria al acto público de las  aguas, fuimos sin duda miles, basta revisar imágenes del parque. Pero, volvemos a lo mismo, ¿cuántos?

La cuestión que propongo en esta reflexión es que, siendo importantes los cuántos, en las movilizaciones del agua son todavía más importantes los quiénes. Entonces, ¿quiénes marchamos? Lo que pasa es que hay una diferencia sociopolítica entre “movimientos de masas” –que son urbanos, modernizadores-, y “movimientos comunitarios”, donde el lugar, el territorio y la comunidad son el centro de la convocatoria.

En estos movimientos de masas lo político cuando ciudadano tiende a funcionar como representación; en los movimientos comunitarios como asambleas (no como casiquismo). La marcha de las aguas del 26 de abril pasado se distingue por quienes caminaron y se juntaron mucho más que por la cantidad de los que había. Fuimos mayoritariamente gentes pertenecientes a comunidades locales, que hablan de asuntos reales y no de ideologías abstractas de lo social.

También de la gran metrópolis urbana de Santiago.  Porque las comunidades políticas aparecen acá como “barrios”, comunas y gentes de Santiago enfrentan por estos días problemas concretos de aguas: dos megaproyectos minero e hidroenergético los que, para empezar, amenazan el adecuado abastecimiento de aguas para miles y millones.

El agua industrializada, esa que “sale de la llave”, comienza a no estar “asegurada”. Andina 244 y Alto Maipo son amenazas concretas de destrucción de glaciares y de perturbaciones generales en el régimen de aguas de la cordillera vecina a Santiago. Ni que decir que, además, prometen destruir vastas áreas biodiversidad, humedales, fauna nativa, todo eso que está en los paseos que los santiaguinos encontramos a pocos minutos, y como tierras limpias y aires frescos: un alivio necesario de la contaminación del alma urbana.

La naturaleza está viva y ello importa más que cuánto vale (o cuánto renta).

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Esta es la oportunidad de cuestionarnos qué entendemos por excelencia, trabajo y calidad de nuestras vidas
+VER MÁS
#Educación

Tengo sueño

Donde hoy terminar con las bolsas plásticas o ayer con la extracción y uso de asbesto han sido cuestionados porque afectarán el empleo.   ¿Lo mismo para el término de enfermedades asociadas a lucrati ...
+VER MÁS
#Economía

Producir/comprar local: Ni chovinismo ni moda, una opción sustentable

El lucrativo negocio inmobiliario contempla 471 departamentos, un local comercial, 133 estacionamientos y sus faenas preliminares comenzaron en octubre de 2018 con la excavación del terreno.
+VER MÁS
#Ciudad

Alcalde Delgado ¿Hará cumplir el dictamen de Contraloría?

La COP25 se presenta como un momento estratégico para elevar la agenda ambiental hasta las prioridades de la agenda pública chilena
+VER MÁS
#Política

Dentro y fuera de la #COP25

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

¿Usted piensa que están vigentes los principios de libertad, igualdad y fraternidad? ¿Los vive en las calles, o cuándo busca su atención de salud, o cuándo pide ser atendido en un servicio público? ...
+VER MÁS
#Sociedad

Laicismo ¿Vigencia de los principios de libertad, igualdad y fraternidad?