#Chile 2030

El hombre y el árbol

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
“Las personas merecen más protección que los árboles”.
 
Sin ánimo de ofender, una idea estúpida y desafortunada. No quiero calificar a quien la pronunció, porque hasta los más inteligentes dicen ocasionalmente alguna estupidez.
 
Lo que resulta obvio es que  pensar de esa manera indica un total desconocimiento de la ecología. Es no entender que nuestra sobreexplotación de los árboles y el reemplazo de especies nobles y nativas por especies exógenas como el eucaliptus y el pino insigne es el peor de los negocios. Dichas especies son muy productivas, pero dañan de manera severa los suelos, que terminan totalmente estériles. Pan para hoy.
 
No es sólo ese aspecto el desacertado. Analizando la idea de que el hombre merece más protección que los árboles, deberíamos ver quién es el protector. Desde luego, en este caso, es el gobierno. El gobierno, a su vez, es un conjunto de seres humanos.   Quienes, en este caso deciden “proteger” a sus congéneres de un ente biológico que son los árboles.
 
El árbol, estimado protector, es el mejor amigo del hombre. Desde épocas inmemoriales ha proporcionado generosamente su sombra, sus frutos, su madera, su látex, su corteza, su leña al hombre. Protegerlo de su principal cuando no único “enemigo” que es justamente el hombre, no es solamente una idea  humana de justicia, sino un raciocinio económico.
 
Hace doscientos años, todas las casas eran de madera, los durmientes del ferrocarril, los puentes, los muebles, las herramientas, también. La gente se calefaccionaba con leña. Cuando llegaron los colonos, decidieron  “limpiar” con fuego el terreno de robles, raulíes, alerces y canelos, que, como todos sabemos, es el árbol sagrado del pueblo mapuche. Un acto de miopía  que en la época resultaba lógico y que ahora nos resulta profundamente errado.
 
Pero más incomprensible es ahora, con todos los problemas que tenemos como especie, con todos los conocimientos que tenemos,  afirmar que el árbol necesita menos protección que el hombre.
 
El hombre, guiado por su codicia, se ha apropiado del planeta con total soberbia. El consumo y el dinero son nuestros únicos dioses. Sacrificamos naturaleza, aire y agua para aumentar el consumo de artículos muchas veces innecesarios o prescindibles. Pensamos que “crecer” es consumir más, que desarrollo es sinónimo de comprar más televisores, más automóviles y consumir más electricidad.
 
Al mismo tiempo,  nos negamos a comprender que la contaminación creada por nosotros se hace día a día más excesiva. Nos estamos envenenando, estamos cambiando el clima, estamos agotando todos los recursos naturales.
 
El árbol en esta batalla de la contaminación atmosférica es nuestro único aliado. Una vez más, el árbol es el más leal y generoso amigo del hombre. Es el filtro que mantiene la atmósfera respirable. Es nuestro protector. Nada, ni nosotros mismos, merecemos y necesitamos  con mayor urgencia  nuestra protección.
 
El hombre, en cambio es el principal enemigo del árbol. Lo tala, lo explota, lo derriba, lo masacra con motosierras y finalmente, lo quema. Es como si lo odiáramos. “Limpiamos” el terreno de bosques, como si se tratara de suciedad, de mugre, de desperdicio.
 
El árbol es noble y paciente. Ha resistido por milenios la acción del hombre con una paciencia casi interminable. Pero les puedo asegurar que llegará el día en que un hombre derribará el último árbol. Solamente entonces se dará cuenta de que su madera sólo servirá para hacer el último ataúd. Porque sin árboles, no habrá hombres.
————–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?