#Política

Aysén: ¿quién es el intransigente?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Como en la novela, y tal como se están dando las cosas, no cabe otra interpretación que la que indica que nos dirigimos directamente y a paso acelerado, a un desenlace trágico.

La urdimbre cruza al entramado de la historia de manera tal que salidas favorables o, al menos, seguras, son casi imposibles de vislumbrar. Porque en todo conflicto se requiere de una cabeza fría, de un accionar prudente y de una cierta cuota de humildad y generosidad. Y nada indica que, de parte del gobierno, exista alguna de estas condiciones.

Siempre se podrá cuestionar la imparcialidad de este o de cualquier otro análisis, pero en el caso de Aysén, hay una curiosa e inédita unanimidad, de la que se excluye solamente  la versión que entrega el gobierno. La ciudadanía, basada en múltiples testimonios que se han mostrado a la opinión pública basa sus conclusiones en testimonios que no acusan militancia política y cuando la tienen es variopinta. Pues bien, el gobierno los califica de marionetas que son digitadas desde Santiago. La ciudadanía percibe que hay justicia en sus demandas, el gobierno las califica de desmedidas.

En cuanto al manejo del conflicto, éste es tan increíblemente deficiente que sólo cabe sospechar que la intención verdadera que hay detrás de cada una de las acciones es concientemente dirigida a escalar el nivel del conflicto.

Mientras repite con insistencia que su intención y disposición es al diálogo, una y otra vez lo hace fracasar. Cuando la libertad de acción de las autoridades locales resulta manifiestamente insuficiente, envía  a un ministro, o dos. Uno tiene los medios para negociar y logra un acuerdo en un santiamén. El otro está severamente limitado y se vuelve con la cola entre las piernas.

En todo momento, y amparados en la supuesta necesidad de mantener el orden público, se han enviado fuerzas policiales entrenadas con criterio militar a combatir la disidencia social con las armas de la guerra. La prístina atmósfera de Aysén, conocida en el mundo entero como un patrimonio de la humanidad, se contamina con guanacos y zorrillos. El aysenino conoce el triste privilegio de las grandes ciudades, Santiago, Valparaíso y Concepción, donde la protesta de los estudiantes lleva al envenenamiento del aire y la lluvia se reemplaza con aguas servidas y excrementos.

Un senador partidario del gobierno, honesto e insobornable, nos da el testimonio de cómo fracasaron los diversos intentos de diálogo. No es preciso un alto nivel de perspicacia para comprender que en cada una de las instancias, la ruptura se produjo por acción deliberada del gobierno.

Cabe preguntarse entonces cuál es la estrategia que está siendo usada. Se concluye que hay un afán de vencer, de imponer criterios y de aplastar disidencias que sólo se puede comparar a los desplegados en la dictadura. No puedo responder a la pregunta de quién es el inspirador de esa estrategia. El mandatario está de viaje y ha dejado la responsabilidad a quien lo sigue en la cadena de mando. Con humildad quisiera decirle que esa estrategia está condenada al fracaso y justifica el título ( plagiado por cierto) de la columna.

Tragedia porque es perfectamente posible y hasta probable, que en las escaramuzas que se anuncian, alguien puede lastimarse seriamente. Los balines, las escopetas anti- motines, las granadas lacrimógenas son de sí peligrosas. También puede ocurrir que un indignado  o su molotov causen daño a un policía. Ambas posibilidades son igualmente lamentables o trágicas.

Pero también lo es  el que una región clame por justicia en el desierto y no obtenga ninguna  respuesta de parte de quienes han vencido gracias a su votación. Los niveles de frustración que se desprenden de la manera en que han sido tratados son negativos para el desarrollo de la región. El enojo, la ira, la indignación  los harán cambiar seguramente el color de su próxima votación y eso, desde luego, no es una tragedia. Pero sí lo es el hecho de que, en vez de discutir racionalmente las mejores opciones para cada región y su vínculo con el gobierno central, nos estemos combatiendo de esta manera. La estrategia que ha elegido el gobierno para enfrentar la legítima demanda de la región es tan ruin en su génesis como lamentable será en sus consecuencias.

No sé si todavía estamos a  tiempo de corregir el trato, de enmendar el rumbo, de tomar mejores opciones en la manera de relacionarnos con los compatriotas. De lo contrario, Aysén será lamentablemente la crónica de una tragedia anunciada.

——–

Foto: elpatagondomingo.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jannie

18 de Julio

As duas redes sociais: a inarfmotiva e a produtiva As empresas precisam se redesenhar ao redor de um novo tipo de indivedduo, que sabe muito mais, que este1 mais conectado. Agora he1 um ‘homus conectadus’ na jogada Silvio Meira, da colee7e3o.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
¿Es posible hacer una invocación a la guerra, que por lo demás ni siquiera las Fuerzas Armadas aceptaron como tal y pocos días después hacer un llamado a la paz?
+VER MÁS
#Política

Del ´Estamos en Guerra` al ´Acuerdo por la Paz`, o las dos caras de la misma moneda

El llamado hoy, es a la juventud, tanto de los partidos oficialistas, como los de oposición, a que copen los espacios políticos, allí donde el Gobierno ha abdicado el poder, ustedes deben tomarlo con ide ...
+VER MÁS
#Política

Movilización ciudadana, grupos de interés y alternativas en Chile 2019

La sociedad chilena no propone una destrucción absoluta del sistema, únicamente quieren sustituirlo por otro: esto los hace contra sistemáticos, no antisistema.
+VER MÁS
#Política

El materialismo histórico en los conflictos sociales de Chile

Cada introducción de un medio de difusión genera una verdadera “catástrofe” en la sociedad, en el sentido matemático de la morfogénesis, que la confronta con posibilidades nuevas y excedentes de co ...
+VER MÁS
#Política

Crisis política en Chile y la ´catástrofe` de las nuevas tecnologías

Popular

¿Es posible hacer una invocación a la guerra, que por lo demás ni siquiera las Fuerzas Armadas aceptaron como tal y pocos días después hacer un llamado a la paz?
+VER MÁS
#Política

Del ´Estamos en Guerra` al ´Acuerdo por la Paz`, o las dos caras de la misma moneda

El llamado hoy, es a la juventud, tanto de los partidos oficialistas, como los de oposición, a que copen los espacios políticos, allí donde el Gobierno ha abdicado el poder, ustedes deben tomarlo con ide ...
+VER MÁS
#Política

Movilización ciudadana, grupos de interés y alternativas en Chile 2019

La sociedad chilena no propone una destrucción absoluta del sistema, únicamente quieren sustituirlo por otro: esto los hace contra sistemáticos, no antisistema.
+VER MÁS
#Política

El materialismo histórico en los conflictos sociales de Chile

Cada introducción de un medio de difusión genera una verdadera “catástrofe” en la sociedad, en el sentido matemático de la morfogénesis, que la confronta con posibilidades nuevas y excedentes de co ...
+VER MÁS
#Política

Crisis política en Chile y la ´catástrofe` de las nuevas tecnologías

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales
+VER MÁS
#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista