#Sociedad

Libor, los “delitos” financieros y los antisociales

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hemos visto dos fenómenos muy reveladores en este último tiempo. Primero, cómo han ido apareciendo más y  más casos de “corrupción”, colusiones y fraudes dentro del sistema financiero. A nivel nacional fue La Polar, la colusión de las farmacias y el lucro en la educación. Y a nivel internacional fue, entre otros, Goldman Sachs y ahora el “escándalo” con la tasa Libor. El segundo fenómeno revelador es ver cómo los medios tradicionales muestran una reticencia generalizada a catalogar a aquellos que cometen estos fraudes como “antisociales”.

En relación al aparente aumento en los casos de fraudes financieros la primera tentación es preguntar ¿qué está pasando? ¿Por qué en el último tiempo se están “descubriendo” tantos escándalos financieros? Sin embargo, estas preguntas, aunque necesarias, no apuntan al fondo del problema. Las interrogantes debieran ir en otra dirección. La respuesta que debiéramos buscar tendría que responder a otra pregunta: si es “dentro” del sistema que se están produciendo estos escándalos/perversiones o es el sistema completo el que es escandaloso/ pervertido.

Es más, ¿quiénes son estos individuos que han cometido estos “fraudes”? En una reveladora columna recientemente escrita por Naomi Wolf en “The Guardian” ella expone, muy hábilmente, cómo la idea de que estos individuos representan sólo casos aislados dentro del sistema es una idea descabellada. Los casos de fraude en el sistema financiero se están multiplicando y no queda más remedio que pensar que estos “individuos” no son unas pocas personas que se desviaron del camino sino que representan al sistema financiero en su totalidad. Es decir, si ellos están corruptos es sólo porque el sistema entero es corrupto.

En relación a la segunda inquietud, (por qué existe la reticencia a catalogar a estos individuos que cometen los fraudes de “antisociales”), existe una razón fundamental y compleja que va más allá de aquellas explicaciones tradicionales que se suelen dar. Estas explicaciones tradicionales son las que apuntan a la existencia de redes de contacto que los poderosos mantienen y a la existencia de intereses entrecruzados entre los poderosos. Pero esto es insuficiente.

Las razones de esta deferencia en el trato no se reducen a una supuesta solidaridad de clase o la existencia de interese entrecruzados. La razón es que estas personas, en estricto rigor, no son antisociales porque no han violado ningún valor social. Por el contrario; si han cometido algún delito es justamente porque han asumido los valores sociales dominantes en plenitud.

Dicho de otro modo, estos delincuentes de “cuello blanco”, a diferencia de los delincuentes “comunes”, no atentan contra los valores de la sociedad sino que, muy por el contrario, los asumen y los hacen propios. En ellos vemos los valores sociales predominantes reflejados y si cometen delitos es sólo porque han llevado los valores sociales hasta sus últimas consecuencias. No se han rebelado contra esos valores sociales (como sí lo hace el “antisocial” común) sino que son consecuentes con ellos y es justamente porque han sido consecuentes con ellos que, paradójicamente, se han visto envueltos en problemas legales. Entonces mientras el ladrón de banco o el encapuchado se pone fuera del sistema, el que lucra con un bien social está dentro del sistema y lo utiliza a su favor para maximizar su riqueza. He aquí, por lo tanto, la verdadera clave para entender el trato deferencial que reciben estas personas.

¿Cuáles son esos valores sociales que el delincuente de “cuello blanco” asume como propios y que el antisocial rechaza? Los valores supremos de nuestra sociedad son el lucro y el egoísmo. Recuerden a Gordon Gekko en el film “Wall Street”(1987) cuando dijo que “no hay nada malo en la codicia”. Nuestra sociedad está construida sobre esta ética egoísta y atomista. El individuo es siempre el punto de partida y todo lo demás (incluyendo derechos, deberes y obligaciones) se desprenden de este punto. Ganar mucho dinero y maximizar utilidades se han convertido en fines en sí.

Esta es la razón por la cual los que nos estafan y los que lucran con nuestros bienes sociales no son vistos como antisociales, mientras que el ladrón de bancos y el encapuchado sí lo es. Ese delincuente es siempre un marginal, un desadaptado, un rebelde, alguien que se encuentra a los márgenes de la sociedad y sus valores. Alguien que necesita ser “rehabilitado” para aceptar y hacer suyos los valores dominantes de nuestra sociedad. A la usanza de lo que suele ocurrir en los filmes del género Western, el “Outlaw” suele ser visto como un romántico, un ser libre que no está sujeto a los valores predominantes en la sociedad (piensen en Bonnie y Clyde, El Padrino, Caracortada y el forajido Jesse James, entre muchos más. La lista podría ser larguísima).

Por eso, aunque la actual crisis global fue provocada en gran medida por especuladores que utilizaron el sistema financiero para engañar y estafar a gobiernos y personas con la finalidad de hacerse más ricos, la gran mayoría de ellos no ha visto un solo día de cárcel. Y ahora que en Chile se está instalando el tema del lucro en la educación superior donde vemos como los grupos de poder en Chile entraron al mundo de la educación con el propósito de obtener ganancias monetarias (siendo el cultivo del intelecto y la formación de valores un simple medio para aumentar su riqueza personal) es muy probable que tampoco veamos a ninguna de estas personas en la cárcel.

Esto sirve para demostrar que, tal como afirmara Karl Marx, son siempre las condiciones materiales las que determinan nuestra conciencia. Es decir, si el sistema en su conjunto se sustenta sobre valores pervertidos y los seres humanos se mueven dentro de ese sistema es de esperar que dichas personas hagan suyos esos valores pervertidos. Entonces los culpables, en el sentido más fundamental, no son los individuos que han cometido estos fraudes, sino el sistema en su totalidad, que es un fraude.

Es, pocas dudas debiera haber, tiempo de cambiar los valores que predominan en nuestra sociedad. Y la única manera de hacer esto es cambiando el sistema en sí. Esto lo podemos lograr saliendo a protestar a la calle (como los estudiantes en Chile o los Indignados en España) y también nunca más votando por gente de derecha o gente que apoye los valores del neo-liberalismo y que hagan del capital un valor.

*Ignacio Moya Arriagada, Magíster en Filosofía. Blog: http://ignaciomoyaa.wordpress.com/

*Columna publicada originalmente en Cambio 2

—–

Foto: truthout.org / Licencia 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Libor, La Polar y porqué estos estafadores no son “antisociales”. « Ignacio Moya Arriagada's Blog

17 de julio

[…] También lo pueden leer aquí en “El Quinto Poder”. […]

17 de julio

En desacuerdo general…

La mardá del hombre reside en él desde tiempos inmemoriales y fue el hombre con poder, con el paso del tiempo, el que hizo el sistema y no el sistema el que modeló la conducta del hombre…

La Biblia dice que la raíz de todos los males es el amor al dinero y que esta ansia de tener más dinero o poseciones, se ha encontrado también desde tiempos bíblicos tanto en ancianos como en infantes, por lo tanto, es la naturaleza carnal de la mente humana la que es seducida hacia la ambición, pero, todas estas conductas, más que ser categorizadas de antisociales, son catalogadas como maldad o males…

En cuanto al tiempo que le sucede a nuestra sociedad, pienso que las conductas humanas no tienen norte previsible en el que habrían de enrielarse, sino que muy por el contrario, sólo empeorarán…

De hecho, el instinto de preservación al que detonan las conductas humanas de supervivencia las ejemplificó muy bien hoy un programa de NATGEO en el que se hizo un reportaje a determinadas personas que toman previsiones para una especie de cataclismo del sistema en EE.UU. en el que preveen una crisis del sistema financiero, eléctrico, del gas y del petróleo y en el que ellas almacenan provisiones y practican con armas la posible defensa de las mismas y la integridad física de sus familias, lo que muestra, en resumen, que la mente humana es más propensa a la supervivencia que a la fraternidad… Lo mismo ocurre con los componentes humanos del sistema…

Por último, no se cambiará el sistema saliendo a protestar en la calle, ni tampoco votando por alguien de derecha, o de centro derecha, o derecha de izquierda, porque, cuando más, sólo se matizarán o retocarán algunos componentes del sistema, pero, no habrá cambios estructurales o fundamentales sin añadir herramientas institucionales que, asociadas a un poder emergente de la ciudadanía, corrijan las deficiencias fundamentales que tiene el sistema…

http://www.camaraciudadana.cl

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros