#Sociedad

Informe Comisión Bravo, 58 aspirinas para validar un cáncer terminal

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Decepcionante y penoso. Eso es lo que me parece el informe de la Comisión Bravo. No se abordó el problema de fondo: pensiones miserables que deben ser mejoradas con un adecuado y justo financiamiento. En mi opinión ello se logra con el sistema de reparto, que es el que funciona en casi todos los países del mundo, con solidaridad y suficiencia necesarias para pensiones dignas.


La seguridad social digna es un derecho fundamental irrenunciable de toda persona, y un deber ineludible del Estado, en cumplimiento de su obligación principal de buscar el bien común de sus mandantes, los ciudadanos.

Ahora bien, si se quiere mantener el nefasto sistema de AFP, se podrían mejorar las pensiones reuniendo más fondos, por ejemplo, aplicando el derecho vigente: cumpliendo con los tratados internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), convenios números 35 al 38, al menos en cuanto a la triple cotización (de trabajador, empleador y Estado) que prescriben, en cantidad suficiente cada aporte, para asegurar pensiones decentes.

El aporte del 4% (en realidad sólo 2% iría a la cuenta individual), que se propone es insuficiente. Si del aporte del 10% del trabajador, resulta una pensión del 25% de las últimas remuneraciones, ¿cuánto resultará del aumento propuesto del 4% de cargo del empleador? En el mejor de los casos, 35% de las últimas rentas, sigue la pobreza. Pues si usted ganaba $500.000, con el aumento propuesto del 4% (que el empleador deduce de impuestos, por lo que en la práctica también lo subvenciona el Estado, es decir, todos) obtendrá una pensión de $175.000. ¿Le alcanza, considerando la vida que llevaba y el costo de la vida? No. ¿Es suficiente la propuesta? No. Ni hablar de la inmensa mayoría de los chilenos, que gana menos de $300.000.

Nada se dice de cotización suficiente del Estado. Que si la hiciera, se ahorraría dinero del inmenso gasto fiscal por Pensión Básica Solidaria y Aporte Previsional Solidario, que por enorme que sea la suma de todos estos aportes fiscales (para paliar algo las bajas pensiones), el incremento en cada pensión que se obtenga del beneficio no la saca de su indignidad.

También, que la AFP indemnice al afiliado, restituyendo la pérdida, cuando éste ha perdido dinero de sus fondos de pensiones por rentabilidad negativa. Cuando hay rentabilidad negativa, hay pérdida de los fondos, y esto es, en casi todos los casos, por una mala inversión; es decir, por una gestión negligente. Por lo que la AFP, que es el administrador, gestor o mandatario, por una cuestión de ética, debe responder pecuniariamente. Así lo regla el Código Civil chileno, donde responsabiliza al mandatario (la AFP) de la culpa leve, y más estrictamente que lo normal, por ser el mandato remunerado (por comisión), según se dispone en el artículo 2129, aplicable al caso por así prescribirlo del artículo 2118, ambos del Código de Bello. Entonces, cada vez que haya pérdida, la AFP saca el dinero equivalente de su abultado bolsillo y lo entrega a la cuenta individual del afiliado.

Luego, que sobre una cierta cantidad de ganancia de la correspondiente Administradora de Fondos de Pensiones, se forme un Fondo para ir en auxilio de las pensiones de modo de hacerlas suficientes. Y que los dueños de la respectiva Administradora de Fondos de Pensiones sean los propios afiliados, de manera que las ganancias, hoy de las Administradoras, vayan en beneficio de aquellos, financiando sus pensiones y proyectos solidarios y empresas importantes, de cara a un mejor y más equitativo desarrollo del país y mejor distribución del ingreso.

Que se prescriba que la AFP estatal (que se propone en el Informe Bravo colgándose de un proyecto en trámite, que como está propuesto y planteado al parlamento es más de lo mismo), una vez cubiertos los gastos fijos de la AFP para funcionar (sueldos de sus empleados, consumo de servicios básicos), ésta reparta sus utilidades entre los afiliados para sus cuentas individuales. En pocos meses habría una estampida a esa AFP estatal, a menos que las otras se adapten a la competencia y también ofrezcan lo mismo, que hoy podrían hacer perfectamente.

Atendido la realidad de una gran mayoría de pensiones insuficientes, y consecuente imposibilidad de pensionarse por vejez, que provoca a una inmensa cantidad de los afiliados, por tener que seguir trabajando más allá de los 65 años, quedar fuera de la cobertura del seguro de invalidez y sobrevivencia, y entonces ganancias de las compañías de seguros, debería legislarse: primero, sobre una devolución a los afiliados, antes de pensionarse por vejez, de las primas pagadas, con las que la compañía de seguros ha obtenido durante años rentabilidad a su favor; y segundo, que no quede la persona fuera de la cobertura del seguro de invalidez y sobrevivencia después de los 65 años, pudiendo el afiliado después de esa edad, y siempre, pensionarse por invalidez y sus beneficiarios de sobrevivencia acceder al aporte adicional en caso de fallecimiento del afiliado.

El caso es que esta propuesta de “no reforma” se ocupa de validar el dañino sistema de AFP, de incrementar el déficit fiscal mejorando un poco la cantidad de destinatarios de las migajas con que se pretende aumentar mínimamente las miserables pensiones que siguen igual de míseras. Y para que parezca reforma, se propone fortalecer las instancias institucionales al servicio del sistema privado de pensiones.

En ninguna propuesta del Informe Bravo, como con la reforma del 2008, se le saca un peso a la AFP. Al contrario, se les asegura más dinero por más comisiones y por más cotizaciones. Demasiado dudoso, entonces y ahora. Porque la propuesta N°30, de que la comisión por las inversiones sean enteramente asumidas por las AFP y no por los afiliados, es de una mínima justicia. Como lo vaticiné en una columna (no hay que ser pitoniso en este caso) ninguna propuesta es suficiente, sólo dipironas para atacar una grangrena agresiva. Y varias beneficiosas para la industria previsional privada.

Y pensar que la seguridad social digna es un derecho fundamental irrenunciable de toda persona, y un deber ineludible del Estado, en cumplimiento de su obligación principal de buscar el bien común de sus mandantes, los ciudadanos. ¿Cómo debe hacerlo en materia de pensiones? Fijando un sistema de pensiones decente, que dé pensiones dignas, que el sistema de AFP chileno no da.

Y no es capaz de hacerlo porque es un sistema de seguro privado, no de seguridad social, al servicio no de la gente sino de los grandes capitales y así aseguran un sistema abusivo, usurero, explotador. Qué ironía, celebramos estos días la independencia de Chile, desde nuestra esclavitud por el señalado sistema infame y sus servidores.

TAGS: AFP´s Pensiones Seguridad social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Mauricio Kramm

23 de septiembre

He visitado esta página y objetivamente, uno llega a la conclusión mirando diversas publicaciones , que estamos por decirlo suave ” muy cagados como sociedad”, las pensiones , isapres y para que seguir con lo que sabe todo el mundo.
La única cosa positiva es que se puede expresar lo que se siente , sacar la rabia acumulada por tantas injusticias que no paran y pensar en que país les estamos dejando a los jóvenes.
Además he tenido la mala fortuna de ver en internet al Senador Pizarro viajando en primera clase- por supuesto- a su amado mundial de Rugby mientras que la zona que él representa esta devastada y me pongo a pensar quien vota a esta gente para cargos tan importantes.
Somos todos responsables en alguna medida, por lo que sucede, pero todo huele mal, el abuso instaurado en este país, una clase política de lo peor.
Mejor no sigo, que engan un buen día todos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco