#Sociedad

Caso Van Rysselberghe: una mentira lleva a la otra

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La mentira, esa conducta humana de la que quizás nadie escapa  ha sido un problema humano y filosófico desde hace siglos. Filósofos y pensadores de todos los tiempos la han tratado de abordar, analizar y criticar. Algunos la han justificado como un medio válido, cuyo uso depende de los fines pretendidos; otros la han cuestionado a priori como una falta ética, por ser una falta a la verdad o al menos a su búsqueda.

Cualquiera sea el caso, la mentira es un asunto complejo, en cuyo en torno siempre encontraremos justificaciones diversas -filosóficas, legales, técnicas- según quién la use, y el fin que con que lo haga. La actividad política no escapa a esos pretextos.

Cuando se desató la polémica en torno a las mentiras de Van Rysselberghe para obtener subsidios para no damnificados, algunos políticos enarbolaron diversas justificaciones en su favor, y otros levantaron sendas acusaciones en su contra. En todos los casos, se apeló a la ética, la probidad, la legalidad, la piedad, lo habitual que es mentir en política, y un largo etcétera. Todo parecía girar en torno a la doxa política, el mero sentir.

La discusión parecía no tener fin, porque en realidad no existe una sanción concreta para la mentira en política, cuestión no poco habitual, que va desde las promesas de campaña hasta las supuestas rivalidades entre élites políticas. La mentira es una práctica habitual en política y poco sancionada, se quiera o no.

No obstante, cuando se enarboló la posibilidad de una acusación constitucional, de inmediato se pasó del aspecto meramente político al legal. Entonces, la discusión comenzó a girar en torno a los límites jurídicos por los que camina la mentira en política y cuándo se podría constituir en una falta.

La posibilidad de una acusación constitucional implicaba que existían razones más allá de la mera doxa política para sancionar a la ahora ex intendenta de la octava región. Esa, al menos, parecía ser la situación hasta que los mismos que levantaron esa posibilidad legal, la descartan ante la renuncia de Van Rysselberghe.

Si la gravedad de la mentira ameritaba una acusación constitucional por un imperativo ético, ¿por qué se deja sin efecto ante la renuncia de la intendenta?

¿Es que acaso el tema jurídico no era tal o pierde importancia con la mera renuncia? ¿La acusación constitucional sólo fue otra mentira más dentro la natural mentira del show business político?

Peor aún ¿Eso no hace prácticamente cómplices de la mentira de Van Rysselberghe, a sus propios acusadores, los miembros del Congreso?

Parece ser que en todo esto, no sólo Van Rysselberghe mintió, sino también quienes le dijeron a la opinión pública que esa mentira rayaba en lo ilegal, que ameritabaacusación constitucional, y que ahora desisten de ejercer la legalidad en “pro de la verdad”.

Como es habitual en política, siempre tras una discusión hay dos dimensiones del debate: una que se reduce a la trinchera simplona de la política; y otra, la discusión profunda, donde se encuentran los temas de importancia radical: La Política. El caso Van Rysselberghe ha mostrado como la primera termina por dominar el debate público, mientras que la segunda pasa al olvido ante los ojos desatentos del público, aunque es la más importante.

Quizás no debería extrañarnos, porque lo que nunca se reconoce es que la mentira está presente siempre en política, en esa discusión de trincheras que tanto atrae al público y que tanto lo distrae.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de abril

Parece haber una confusión. Una acusación constitucional no es un acto juridico, sino más bien un acto político.

Por lo tanto, el desistir de tal acusación cuando esta renuncia me parece, al menos, razonable.

06 de abril

Estimado Nicolás:

La acusación constitucional en el presidencialismo, no es sólo un acto político al modo de voto de censura, como ocurre en el sistema parlamentario, sino que involucra una cuestión jurídica, que tiende a judicializar cuestiones de índole política.

Así, la Ley Orgánica Constitucional del Congreso Nacional 18918, Título IV, Artículo 51.- establece que: “Cada capítulo de la acusación se votará por separado. Se entenderá por capítulo el conjunto de los hechos específicos que, a juicio de la Cámara de Diputados, constituyan cada uno de los delitos, infracciones o abusos de poder que, según la Constitución Política, autorizan para imponerla”.

De hecho, lo que el propio Navarro indicó hace tres días atrás luego de la renuncia, denota que lo de la Acusación fue usado más como instrumento ante la falta de un mecanismo revocatorio como un voto de censura: “La ex intendenta tiene todo el derecho y la legitimidad para competir en la próxima elección senatorial. Yo dije que si daba un paso al costado, la acusación constitucional pierde validez, porque no se trata de inhabilitarla para que no pudiera competir, sino que era para generar un cambio y eso se ha producido”.

El propio texto de la acusación plantea que “respecto de los intendentes y gobernadores, que es la situación que nos corresponde considerar, la Constitución establece dos causales: la infracción de la Constitución y la comisión de ciertos delitos (“traición, sedición, malversación de fondos públicos y concusión”) (art. 52 N° 2, letra e)).

Luego agregan “Nosotros, en cambio, consideramos que hay antecedentes suficientes para acusar constitucionalmente a la Intendenta”.

Desistir puede ser razonable, pero no deja de ser sospechoso.

Saludos

09 de abril

La política y la mentira, la mentira y la política, ¿qué es primero, el huevo o la gallina? No pretendo ser purista, la mentira coexiste con el ser humano no sólo en la política si no en cada ámbito de la vida, sin embargo, quienes ejercen cargos de representación o desiganados por el gobierno electo (como los Intendentes, que pasan a ser el representante del gobierno) tienen una responsabilidad mayor de acercarse a la verdad, debieran ser líderes, ejemplos, y no sólo meros ejecutivos de sus ideas a como dé lugar. La acusación constitucional en mi opinión era importante desde el punto de vista ético, ¡hay que sancionar a quién miente con tal desparpajo! no podemos aceptar esas mentiras sin sorprendernos y que se nos atore un grito de rebeldía. Una vez más me siento desilucionada de que solo por que haya renunciado se desista de la acusación, porque logicamente volverá a las lides políticas, y en este país sin memoria vaya que han resucitado muertos!
Saludos!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?