#Salud

La mala salud

16 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Tenemos que mejorar muchos aspectos humanos en la atención de salud. Pero también redundaría decir que “no es casualidad” que tengamos los indicadores macro de Salud Pública con niveles de país desarrollado.

Hablar mal de la Salud Pública es un deporte bien parecido al fútbol. Es popular, es posible hacerlo en casi cualquier parte, necesitas un par de personas para eso y además, todos creen que saben. Eso sí, la Salud tampoco es un oscuro conocimiento reservado para algunos pocos iniciados.

Por eso, me dieron ganas de informarles un poco. Nada más que para despertar ese lado curioso que tenemos todos los seres humanos y empezar a meterle más cabeza a las cosas que escuchamos o vemos. Esas cosas que hemos visto y escuchado por años de años. Esas cosas que nos hacen decir, sin espacio a ninguna duda que: La Salud Pública en Chile es mala.

Los siguientes datos  espero que ilustren primero, el tamaño de este sistema y segundo, que  siembren la duda, respecto de lo que nos dicen todos los días.

Eso que nos dicen todos los días, me temo, es lo mismo que nos dijeron de la Educación Pública, y ahí la ven, como se arrastra vieja, pobre e inútil, lista para ser desahuciada con un certero golpe de hacha del Liberalismo sonriente que todavía se enquista en el poder, aunque sean unos muy poquitos.

Nos dicen que en la salud pública flojean. Lo que ocurre es que se hace mucho en realidad, pero necesitamos más recursos para dar más salud. Si hay alguien esperando, es porque hay alguien que lo puede atender, y ese alguien está atendiendo a otros que sí lograron entrar al sistema.  Veamos.

En un año promedio, los médicos del sector público atienden:

– 17 millones de consultas de nivel primario (consultorios)·
–  7 millones de consultas de nivel secundario·
–  18 millones de atenciones de urgencia.

¿Y qué pasa con  enfermeras y matronas?

– 9,6 millones acciones de nivel primario (consultorios)·
– 980 mil acciones de nivel secundario·
– 730 mil atenciones de urgencia.

Y faltando muchos otros profesionales y técnicos, podemos decir de Odontología :
– Atenciones por tratamientos: 7,9 millones.

La gente se muere en los hospitales, nos dice el saber popular: Considerando un promedio de 1,2 millones de estadías hospitalarias (hospitalizados), tenemos un promedio de 28 mil fallecidos. 2,3% de hospitalizaciones termina con pacientes fallecidos. Es lamentable, pero es posible morir enfermo. Con estas cifras duras no podríamos decir que la gente “se muere como moscas en los hospitales”.

Todos los días aparece un caso de negligencia médica. Bueno, tenemos 1.180 casos de negligencia médica en los últimos informes. Podrían ser más de 3 diarios. Pero veamos, hay 42 millones de atenciones médicas al año. A eso le sumamos el 1,2 millones de hospitalizaciones*.  Entonces estamos hablando de una tasa de “negligencia médica” de 2,7 casos por cada 100.000 atenciones. Supongamos que está sub denunciado, pues, multiplique por 1.000 veces la tasa, y llegará al 2,7% de los casos.

Tenemos que mejorar muchos aspectos humanos en la atención de salud. Pero también redundaría decir que “no es casualidad” que tengamos los indicadores macro de Salud Pública con niveles de país desarrollado.

Lo importante es que no dejemos que nos destruyan un sistema de salud que puede ser uno de los mejores del mundo, si lo cuidamos, si le exigimos y le damos lo que necesita para ser exigido. Si desde dentro no permitimos que la ética se pierda o que gane la desidia.

Es Salud Pública, por lo tanto nos pertenece a todos y nos beneficia a todos. Por eso, no es un asunto meramente técnico, también es político, y desde ahí debemos enfrentarlo también.

———————————————————————————–

*Con estadías promedio de 6 días, un médico al menos lo verá por lo bajo, 2 veces al día, por lo tanto deberíamos sumar  14,4 millones de atenciones médicas, pero seremos conservadores y asumiremos que el riesgo se reparte en cada hospitalización.

Foto: Fujur / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
alejandro barrera. Cirujano Colorrectal. Hospital San Borja Arriaran

19 de febrero

Además hay que considerar que muchas denuncias traducen una disconformidad con el resultado de un tratamiento y no necesariamente una negligencia.
Esto es para hacer notar que no todo lo que hacemos en la salud publica es noticia.
Se agradece el articulo

jrpaves

19 de febrero

Gracias.Siempre me ha sorprendido que se habla de aquello que no está o resulta mal. Es más o menos obvio que así sea. Pero no puede ser que oculte lo que se hace día a día. Y aquí faltan muchas cosas, se me olvidó por ejemplo hablar del 1,1 millones de cirugías mayores y menores [sorry doctor 🙂 ]
..y casi 70 millones de exámenes y 6 millones de Imágenes.
saludos¡¡¡…

19 de febrero

Hay dos parámetros que mencionar, para poder evaluar:
1) Cantidad de doctores que hacen las 17 millones de consultas y las 18 millones de urgencias
2) Cantidad de solicitudes que son tramitadas de inmediato v/s postergadas; los tiempos de atención.

Y, sobre eso, establecer cual es el potencial, en general de un doctor para atender. Cual es el parámetro con el que comparar.

Me parece que hay una percepción de que la salud pública es mala en cuanto a pasos administrativos, a los tiempos de espera, etc; no así a la calidad de doctores ni a la calidad de sus diagnósticos, que se presume bastante buena.

jrpaves

19 de febrero

Gracias.

En Consultorios me es más facil responder. No puedes dividir lo que puse aquí así no más, porque los médicos trabajan en diferentes jornadas y con diferentes asignaciones. O van al poli, o atienden en sala, tienen pabellón, turno de 28 hrs., etc.

Pero hay 12.800 doctores en el sistema público.

Si tomas el dato de consultorio como te dije, verás que en el turno diurno de consulta (de las 17 millones) las consultas que hacen los 2.300 doctores que están contratados en APS, hacen un promedio de 32 consultas diarias. 4 pacientes por hora. Lo que es MUCHO. Además los tiempos están subestimados. En realidad les dan 12 minutos.

En especialidades, la de los 7 millones, les dan como 15 a 20 minutos, pero debería poder hacerlo en 30 a 1 hora por paciente en algunos casos muy especiales. (Ojo que el drama aquí además es que los médicos trabajan hasta las 13 hrs por lo general porque NO hay cargos para más horas, o plata para pagarles)

No tengo el dato de las citas “postergadas”, porque depende de la especialidad, y no hay muchos registros públicos. Pero si te puedo decir que los que no llegan a la cita o la suspenden sin avisar a nadie, son un de 25% a 33% de los PACIENTES¡¡¡. Eso explica mucho de la las listas de espera. Porque esa hora se pierde para el que sí podría ir. Los hospitales/consultorios están invirtiendo en mensajería celular, IVR, y coordinación cuanta cosa pueda haber, porque como veras, en 3 a 4 días pierdo un día de médico. Oye, si hasta a las cirugías no llegan, ni a los controles ni a los exámenes.

Saludos y gracias¡¡¡

Andres Pons

19 de febrero

Tenemos un sistema de salud que sin duda puede mejorar, pero que funciona, tenemos indicadores de salud de país desarrollado. Gracias en buena parte a que en cada pueblo de Chile hay una posta, consultorio u hospital atendido con dedicación y profesionalismo por paramédicos, enfermeras y médicos con gran vocacion.

Juan Ricardo Paves Carvajal

19 de febrero

Es cierto.Creo que es oportuno empezar a defender al sistema que tenemos, para que mejore aun mas. La dedicacion que pone la mayoria de la gente es impresionante. El problema es que hay gente que hace las cosas mal, o con desidia y eso se multiplica en la vision de las personas. Ademas los medios tratan de sacar provecho de esto y se alimentan del escandalo. A mi juicio, defender a la salud publica no significa “encubrirla”, al reves, mostrar todo lo bueno y lo malo, para que podamos tener la buena salud para todos. Saludos.

20 de febrero

Quisiera poner paños fríos a tu algo exitista columna. Desde cierto punto de vista, concuerdo con la idea de que la calificación negativa de la atención médica pública en Chile es desmedida si atendemos a las cifras que nos entregas. El problema, no obstante, es que ese juicio se basa sobre números, los cuales, como las palabras, siempre son insuficientes para sopesar nuestra realidad. ¿Dónde queda el malestar de miles de pacientes que deben vivir verdaderos calvarios a la espera de una cirugía, una consulta o un tratamiento? Esa vivencia no es algo que le hayan “metido en la cabeza a la gente” sino que nace de experiencias del día a día.
También me parece poco preciso los vínculos con el medio externo que haces para explicar esta rara percepción sobre la SP. Por un lado, no atribuiría en un 100% los buenos indicadores sanitarios a la gestión médica ya que está históricamente demostrado que los avances de la cultura material influyen directamente, para bien o para mal, en nuestra salud. Por otra parte, no atribuiría al “cuco” del liberalismo la calidad de amenaza para la SP puesto que esa doctrina no es responsable de que los cientos de estudiantes de carreras vinculadas a la salud opten por la rentabilidad que les ofrece el sector privado antes que el sistema público. Me preguntaría antes que nada qué hacen las escuelas de medicina más reputadas del país por enseñar el concepto de BIEN COMÚN y SERVICIO PÚBLICO entre sus futuros egresados.
En resumen, concuerdo contigo en que hay una “capital sanitario” (me carga esa palabra) que cuidar, pero por favor, cuidado con la autocomplacencia que entregan los números porque al igual que ocurre con la economía, pueden contribuir a ocultar realidades. En todo caso se agradece tu preocupación por un tema que generalmente no suele ocupar parte de la agenda.

jrpaves

20 de febrero

Hola, gracias por el comentario.
No ha sido producto de una fiebre súbita el escribir esta columna, ni mucho menos caer en un afán exitista.

Los miles de personas que esperan y viven calvarios, son la razón para escribir esta columna y llamar la atención sobre el trabajo de la salud Pública. Lo son porque el velo de duda que ponen sobre ella todo el tiempo, no es otra cosa que la estrategia para conseguir que sea cada vez más reducida y orientada a aquellos que definitivamente “no son negocio”, ni para los seguros privados ni para los prestadores privados.

Pero quise esta vez, no hablar del lado oscuro, porque suele verse a esas miles de personas que sufren como el universo total. Y es cierto, son lo más importante y el afán que nos debe guiar, pero ojo, que los millones que si se atendieron y sí lograron recuperar su salud o bienestar, eran antes gente que requería atención y se le pudo dar. Destruir a la salud pública arrastraría a este grupo también.

Sobre el tema de los otros factores que mejoran la Salud Pública, por cierto que no es atribuible solo a los equipos clínicos (ni solo a los médicos),es de muchos otras personas que en distintos roles cooperan con estos mejores estados de salud. Pero déjame decirte que si te fijas, desde hace unos años, todo ha ido en contra de eso. La educación es pésima, y es un determinante de la salud.

La calidad del contrato es un determinante de la salud de las personas¡¡¡.La clase social, la educación, el género, el origen étnico, la discapacidad y la situación geográfica de las personas determinan su bienestar, su salud. Piensa en Chile y podrás ver que si no le puedes arrogar al equipo clínico todo el buen resultado, también hay a otros muchos sectores a los que les puedes responsabilizar por el malestar y mala salud.

Por eso, es que le temo al Liberalismo. Por lo mismo que tú dices, no es sino el liberalismo de Chile o neoliberalismo, el que sacó de las escuelas de todas las profesiones, la conversación acerca del otro, de darse, de trabajar para el bien común, para construir patria no con fronteras, sino que con los demás.

Las escuelas de todas las profesiones dejaron de hablar de BIEN COMÚN y SERVICIO PÚBLICO. Una gracia sí es que los del área de la salud (Técnicos y Profesionales) pasan en su mayoría por Hospitales y Consultorios públicos. Por eso aún tenemos a miles de ellos trabajando en el sector. 61.000 técnicos y profesionales de la salud. De ellos, unos 40.000 son mujeres.

Gracias por hacerme escribir y pensar más en esto. Quiero decirte que al revés, no intento ocultar realidades detrás de las cifras, al revés, frente a la innegable realidad de lo que está ocurriendo, también quería develar que hay esperanza, que hay calidad, que hay trabajo y trabajadores. Nos falta poner confianza en ellos, y sobre todo, las lucas necesarias para que esa calidad llegue a todos los que la requieren.

saludos.

Crojas

08 de agosto

Hola, de donde sacaste esas estadisticas que avalan todo aquello mencionado?

GemA Carrasco

23 de febrero

Gracias por pensar en la salud pública .hace 34 años trabajo como tecnólogo médico de un hospital y conozco muy bien lo bueno y lo malo del sistema pero como dices se puede mejorar con la VOLUNTAD POLÍTICA de invertir en lo público y no seguir apostando a los seguros privados y las enormes transferencias de recursos públicos a clínica S y equipos profesionales armados dentro de los mismos hospitales que licitan las mismas listas de espera que debieran sacar en los hodpitales donde como no hay cargos no hay horas suficientes para resolver y hacer que no aumenté la espera de los pacientes. Y no hablemos de las concesiones hospitalarias que ahí si que hay otro temazo!!!!!!!

jrpaves

25 de febrero

Gracias. Una medida que han usado algunos hospitales es pedirles metas a los equipos clínicos, de manera que lo que hacen en la mañana, no sea menos de lo que se puede hacer normalmente y en las tardes se haga lo extra. Así si te comprometes a 100 amigdalectomías en la mañana, si haces 99, esa te la rebajan de las listas d espera.

Gracias por trabajar tanto tiempo, es un gran sacrificio…

Sergio Alavrez Villagran

12 de marzo

Sr.
Debo comentar que son interesantes las cifras vertidas en su comentario,favor podría usted señalar las fuentes.
La salud de un país,no depende exclusivamente de las acciones que pueda desarrollar un servicio de salud determinado,más bien constituye un aporte. La expectativa de vida,la calidad de vida,etc. de las personas tienen que ver con otros elementos como lo son los determinantes sociales.
Por principio creo que debemos defender la salud publica como un bien colectivo
Me atiendo en la aps. y dejeme decirle que sus cifras no satisfacen mi insatisfacción usuaria. No se trata de calificar negativamente a los trabajadores del sistema publico,pero el sistema de salud publico imperante en el pais se encuentra enfermo y dbe considerarse como un determinate social mas.

04 de julio

La fuente es el sistema de estadisticas de Salud. http://www.deis.cl
Los determinantes sociales definen la salud de una población, pero yo estoy hablando de acciones curativas fundamentalmente.
Su insatisfacción usuaria es muy valiosa y considerable, pero el sistema no se encuentra enfermo, lo enferman, lo maltratan y le quitan el oxigeno para convertirlo en un negocio.
La intención de lo que escribí es precisamente que veamos que hace mucho, que las cifras son mitos y que por experiencias tristes de algunos, dolorosas, no podemos dejar que nos quiten la salud pública, porque si responde para muchisimas personas, y necesitamos que responda a todas los que lo necesitan. Si está “enfermo” como dice, facil es que alguien quiera sanarlo privatizandolo. Y ahí estaremos en peores problemas

Maria Soledad Valenzuela Jaque

12 de mayo

Seguro que la “justificación” de la mala atención escrita acá la hizo un funcionario del área, familiar de funcionarios del área, o un coimeado por funcionarios del área o sencillamente alguien quien JAMÁS a tenido que atenderse en centros médicos hospitales Samus etc mas abajo de Plaza Italia… justificando lo injustificable!!! El tener mucha pega no justifica atender de mala manera, o creerse “Dioses” sino les gusta, dedíquense a otra cosa, quizás la carnicería es buena opción

Juan Ricardo Paves

05 de julio

El coimeado sería yo?. No cache. Lo escribí porque se más de lo que parece que crees acerca de la Salud. La conozco de Arica a Punta Arenas. Se de lo malo, se de lo bueno. Y puedo discutir todo lo que quieras, pero que me insultes, no tiene sentido. Lo lamento.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje